sábado, 13 de junio de 2015

Dejar de fumar (por fin): Mi experiencia (III) - BUSCAR INFORMACIÓN EN LA RED y VOLUNTAD

Sigo hoy con dos reflexiones más dentro del pequeño diario de "ex-fumadora" que he ido construyendo en estos días y semanas de alejarme de este feo vicio. Hoy reflexiono sobre mis primeras incursiones en foros para dejar de fumar...y sobre ese gran valor que es la fuerza de voluntad.

1. “MIS FUNCIONES NORMALES Y LEER EN INTERNET”
Información: Hay que saber diferenciar el "agua clara"
de "la turbia" ;)
Algo que me daba miedo también cuando me planteaba dejarlo era perder capacidades “normales”. Me explico.
Cuando te planteas dejarlo, buscas información. Siempre he tenido muy claro, por deformación profesional, que la información  - de calidad – es el primer paso para la toma de decisiones. En este caso, es una decisión muy importante que acabaría modificando un viejo hábito pernicioso para mi salud, una adicción por ende.
Cómo no: tecleas “dejar de fumar” en google y te preparas para ese “todo vale” que es Internet en que comienzan por venderte la solución milagrosa y terminan asustándote para siempre. Intentando buscar un término medio con juicio, entré en varios foros.
Encontré cosas interesantes, como gente que te recomienda cómo actuar ante el mono (eso de esperar nos minutos porque al final se va) pero también otras que me asustaron: gente con insomnio, gente que no va al baño, incluso una que decía “tener la cara como una paella” (¡¡leches, no decían  que la piel era de lo que mejor se ponía?!).
Tonterías aparte (también leí a una que decía que se había puesto prótesis en los glúteos y se le habían caído. Tras llorar de risa llegué a la conclusión de que la señora se había equivocado de foro porque de tabaco no decía nada), me preocupaba no “hacer bien mis funciones normales”. Es decir, podía aguantar un poco de ansia o mono…pero no dormir o no ir al baño, eran palabras mayores. En mi caso y por ahora, nunca me ha pasado, por fortuna.

2. VOLUNTAD
Voluntad para empezar a recorrer el camino,
aun sabiendo que tendrá curvas ;)
Siempre me he considerado una persona con fuerte voluntad (mi cabezonería como rasgo de personalidad realmente ayuda): la he tenido para estudiar, para practicar deporte, para ponerme en forma tras los embarazos. También como madre, y en el ámbito profesional, pienso que soy voluntariosa y que ese tesón y esfuerzo son un componente importante de mis logros en la vida.
El tabaco era mi talón de Aquiles, mi oveja negra. No me veía con voluntad de dejarlo, o mejor dicho, me daba miedo ser incapaz de hacerlo. Siempre que lees/hablas sobre dejar de fumar te queda claro que la voluntad es importante pero en algunas ocasiones la gente recurre a ayudas extras: parches, pastillas, chicles de nicotina, hipnosis.

En mi caso yo tuve claro desde el principio que la nicotina iba para afuera del tirón. No creo que en mi funcionen ese tipo de ayudas que menciono anteriormente. Tampoco sé, sinceramente, hasta qué punto muchas de ellas no juegan con el efecto placebo: todo esto de la adicción tiene su claro componente físico, pero cuando por fin lo has superado, cuando has saltado al abismo, lo has mirado a los ojos y has aguantado como una campeona…no bajes la guardia, que siguen viniendo curvas.

@gadirroja en INSTAGRAM