domingo, 19 de julio de 2015

Uno de mis perfumes favoritos del momento...me inspira una manicura


Ya sabéis que soy muy amiga de mezclar churros con merinas y de inspirarme en cualquier cosa. Hoy os hablo a un tiempo de uno de los aromas favoritos de este verano 2015 (me resta otro, para más adelante) y de la manicura que él mismo me inspiró: Angel Eau Sucrée, de Thierry Mugler y una propuesta de nail art inspirado en su diseño y su dulzura.
¡Vamos al lío!


1. Angel Sucre, la fragancia.
Ya cuando os la mostré en el haul de regalos de micumpleaños de parte de mi amiga Miss Potingues os describí mi sensación:  esta fragancia me “ha roto un mito” pero en este caso, ha sido una ruptura agradable porque el mito era que las fragancias de T. Mugler no estaban hechas para mi.
Womanity, Alien, la versión original de Angel…las reconozco en pieles ajenas y me embriagan…pero en la propia…no me gustan, me cansan.
Hasta que llegó ella: Angel Eau Sucrée , de la familia olfativa Oriental Vainilla – y en esto, no me sorprende la atracción que despertó en mi ya que, como os he contado muchas veces, el aroma de vainilla me fascina-. Además de eso, sus notas son las siguientes:
  • La Nota de Salida es bayas rojas; 
  • La Nota de Corazón es merengue
  • Las Notas de Fondo son pachulí y vainilla.
Aunque se describa a sí misma como una fragancia “dulce” no es para nada empalagosa ni cargante, sino suave aunque muy, muy duradera.




Además su presentación es tan cuidada e impactante como la de todas las fragancias de la marca. En este caso tenemos una estrella de cinco puntas irregulares en las que la superior es el difusor de la fragancia y las cuatro restantes tienen sus filos cubiertos de pequeños cristales que recuerdan a las partículas del azúcar.



2. Una manicura dulce

Reflejar los tonos y motivos de la caja en que viene Angel Eau Sucrée era relativamente fácil, pero quise añadir varios toques que recordasen también al frasco de la fragancia. Y por supuesto, quería que el aire general de la propuesta fuera dulce...como lo es la fragancia.
Así que utilicé básicamente un rosa palo y un azul canastilla o pastel. El rosa lo utilicé en meñique, anular y pulgar mientras que el azul servía de base a los dedos índice y corazón.
Para decorar las uñas, utilicé:
  • Un motivo de rayas verticales en las uñas anulares, a pulso con un pincel finito.
  • Un top de glitter rosa en los dedos corazón, que recuerda - o lo pretende - al toque azucarado de la fragancia y su envase.
  • Unas estrellitas de una rueda de rhinestones en las uñas índice y anular, evocando de nuevo a la forma del frasco.


Os dejo imagen de los esmaltes usados:


Quedé muy contenta con mi manicura.
Ahora me queda enseñaros mi otra fragancia favorita de este verano 2015...y el reto de ver si soy capaz también de inspirarme en ella para otro nail art ;)
¡Espero que os haya gustado!
BESOS!!

@gadirroja en INSTAGRAM