sábado, 7 de noviembre de 2015

Rutas en familia: La Alfaguara granadina

Vengo hoy a contaros otras de mis rutas en familia. En esta ocasión, como nos pillaba el fin de semana por la capital, cogimos el coche y en un ratito nos plantamos en la alfaguara: un parque natural con sierra que pertenece al término municipal de Alfacar (llegáis en 20 minutos yendo tranquilos, desde la capital).
Os muestro hoy la zona tan bonita que mereció la pena recorrer en la compañia familiar que siempre va a caracterizar estas rutas :)




1. Alfaguara granadina: la zona.
El precioso cielo que hacía aquella mañana,
fotografiado por mi hija Marina.


Alfacar, y en este caso, la zona de la Alfaguara pertenecen al Parque Natural Sierra de Huétor. Como os decía antes, está a unos 20 km. de la capital y se caracteriza por ser un conjunto de sierras de media altura con abundancia de formaciones kársticas; esto es, relieves complejos (barrancos, arroyos, tajos…) porque la tierra es caliza y el agua se ha ido filtrando por ella formando y conformando un relieve muy particular.

El ejemplo más ilustrativo lo tenemos en este caso en la Cueva del Agua, que también visitamos en esa ocasión.
Además, la localidad de Alfacar es conocida en la zona por su panadería, siendo el “pan de Alfacar” muy demandado y famoso en las tahonas de la capital.

2. Nuestro recorrido: sendero a la cueva del agua.

En esta zona que os comento, hay numerosos senderos – y bien señalizados, además de bastante amplios para caminar sin problema – que oscilan en extensión. Nosotros escogimos hacer el que termina en la cueva del agua, para así poder ver este fenómeno natural, y haciéndolo de manera circular poder terminar visitando un área botánica que hay también en la zona.
Cueva del agua.


Además de estos elementos tan interesantes, en nuestro recorrido pudimos disfrutar de numerosas especies vegetales propios de la sierra mediterránea, así como algunas aves rapaces que avistamos.



3. Más sitios: Donde comimos.
En esta ocasión, como estábamos cerca de la capital y teníamos coche, no nos llevamos picnic: preferimos almorzar algo en la zona. Dio la casualidad de que nuestro sendero salía y terminaba en el camping de aquella zona, que tiene un bar…¡y qué bar!
Se llama "El Kiosko" y no sólo comimos estupendamente, a precio razonable y con comida casera…es que además el camarero que nos atendió era simpatiquísimo y profesional: de esas personas que saben hacerte sentir a gusto en su negocio con atención y sin agobiar.

Si queréis más información sobre esta zona, podéis consultar:


Sin duda, un buen rato en familia. Lo mejor: los avistamientos de aves, la cueva de agua...y la comida, ¡riquísima y más rica que sabe tras una buena caminata!
Espero que os haya gustado conocer esta zona.
BESOS!!

Me gusta