miércoles, 23 de diciembre de 2015

Estas fiestas, vas a brillar: Maquillaje con purpurina morado y nude.

Como os decia el otro día, hoy daremos un pasito más en este "atreverse con el brillo" en todos sus formatos. Vamos poco a poco, pero ya hemos dejado atrás sombras y pigmentos...hoy nos toca la purpurina, el verdadero glitter. Mi idea es mostraros un look donde la he incluido...sin parecer carnavales. 
A ver qué os parece.


1. El look.
Comencé, como siempre, por crear una base sobre la que aplicar el pigmento. En este caso va a ser una base totalmente en crema, pero mezclando dos tonos diferentes: en primer lugar usé el tono 70 - Metallic Pomegranate de Maybelline en todo el centro del párpado móvil. En la cuenca, y difuminado, usé otra Color Tattoo, en este caso el tono mate 97 - Vintage Plum.

A continuación apliqué el glitter o purpurina (la mía, es de bazar) a toquecitos y sin ascenderlo demasiado por la cuenca. Traté de aplicar más cantidad a ras de pestañas, e irla espaciando según ascendía para que el efecto quedase mas bonito.

Además, dí un toque de plata en el lagrimal con una sombra malva de Pierre René. Es una sombra muy brillante que añade mucha luminosidad al conjunto. No olvidé delinear de negro a ras de pestañas superiores, de morado con mi lápiz favorito de Clarins a ras de inferiores y aplicar máscara, arreglo de cejas, etc..

El resto del look busca la naturalidad, pero la piel está muy trabajada para que ofrezca su mejor versión:


  1. En primer lugar llevo el corrector de Kryolan que os revisé en esta entrada. Posteriormente, llevo mi base favorita de estos meses, la Match Perfection de Rimmel. 
  2. Sobre la base apliqué los polvos de Ben Nye que también os reseñaba aquí, y además contorneé con mi broncer favorito, de Barry M.
  3. Finalmente, apliqué iluminador de MU Revolution en el tono "Peach lights" en pómulos y arco de cupido con y rubor en las mejillas, con el rubor "Fantástico Mauve" de Milani.

 


Los labios sí opté por dejarlos más discretos con un labial que me encanta: el Caramel de Esteé Lauder que ademas de bonito y muy hidratante, huele que dan ganas de comérselo.



Creo que, a pesar del toque festivo de la purpurina, el resultado es un look perfectamente ponible...¡y más estos días de fiesta! Os dejo foto con los productos mencionados:


2. La manicura.


Sencilla y rapidita de hacer, como viene bien estos días: simplemente apliqué un esmalte negro de Perfect Beauty by JC en todas las uñas. En la anular añadí un top coat morado de Wynie y en el resto de las uñas, rihnestones (apliques, teneis ruedas en los bazares) también en tono morado.
 

Y esto es todo.
¿Os atreveríais con esta opción?
¡BESOS!

Me gusta