jueves, 24 de diciembre de 2015

Siéntete mejor que nunca...pásate a las infusiones (mi experiencia)

Hace unos meses decidí dar un paso más dentro de lo que entiendo por alimentación saludable y vida activa y ha consistido en reducir de mi dieta de manera muy drástica el café y la leche. Los he sustituido caso en su totalidad por infusiones.
Aunque los sigo consumiendo, como os digo, la disminución de la ingesta ha sido espectacular…y el cambio en cómo me siento también. Por eso hoy quería compartirlo con vosotras.

1. Mucho café…y mucha leche. Cómo me sentía antes de dar el paso.
Vaya por delante que no me considero vegana, vegetariana ni nada que se le parezca. Para mi es una opción tan respetable como cualquiera pero yo no la practico: consumo lácteos, pescados y (muy poca) carne. El reducir el consumo de leche no viene motivado por una ideología, sino que ha sido un paso lógico como respuesta al hecho de “escuchar” a mi cuerpo y responder con alguna estrategia a cómo me sentía. Pero os cuento, por orden.
Siempre me he considerado muy cafetera. Y digo considerado porque en realidad, como todo, era un hábito. Yo podía, tranquilamente, tomarme 4 y 5 cafés al día. En invierno, todos con leche.
Obviamente, era consciente de que no era la opción más saludable…pero – como en cualquier hábito – la verdad es que no me daba ni cuenta del ritmo al que los consumía: el de por la mañana, el de media mañana, a veces otro con un compañero, tras la comida, a media tarde… ¡Gracias a la suerte no me exaltaban demasiado porque era para subirme por las paredes!
De haberme notado nerviosa y/o con problemas para conciliar el sueño, habría considerado la opción de cambiarlo a descafeinado. Pero es que ese no fue el caso. Yo me sentía HINCHADA. Como un auténtico globo. Con muchos gases.
Sobre todo, de un tiempo a esta parte.
No entendía porqué, ya que en general mi alimentación es sana y ligera (los días que como en la calle me paso como todo el mundo, pero en el día a día es muy equilibrada). Mi hinchazón se manifestaba en estómago y tripa y era especialmente molesta tras el almuerzo y, en ocasiones, toda la tarde.
En ese momento no lo supe ver, pero coincidía con la ingesta del café tras el almuerzo, claro está.

2. El cambio: a por las infusiones.
Ahora lo veo desde la distancia, y es que era capaz de tomarme casi un litro de leche al día. ¡Normal que me sintiera pesada!
Una tarde que estaba rabiando, algo hizo “click” en mi cabeza, y decidí probar a sustituir todo ése café (y toda ésa leche) por infusiones. Sólo tomo el primer café con leche del día, y ya no más. Aunque no lo he eliminado, la reducción ha sido drástica.
Y ojo, no he cambiado “café” por “té”, sino por infusiones. Esto quiere decir que consumo té (me gustan el negro, el rojo y el blanco muchísimo…el verde algo menos pero aromatizado está rico también) pero también hibisco, rooibos, manzanilla, poleo… ¡de todo! Y me aprovecho de los beneficios de todas…empezando porque, al ser diuréticas, he notado radicalmente un descenso de la hinchazón.
Os dejo aquí un cuadro de los beneficios de las principales infusiones que consumo, por si os motiva ;):

3. El resultado: ¡me siento ligera! Y algunas que os recomiendo.
Como ya os adelantaba, desde que hice esta modificación en mi dieta, la mejoría ha sido brutal. Ya no me hincho, voy mucho al baño (ya antes iba, pero ahora más) y me noto incluso la piel mejor.
Tengo más variedad y la adapto al momento del día: por la mañana un té negro, tras comer hinojo o poleo, a media tarde un té rojo…¡es imposible aburrirme! Y ahora miro con ojitos tiernos los stands de infusiones de tiendas, herbolarios y supermercados, a la busca y captura de sabores y sabores.
De paso y como trato siempre de hacer, he trasmitido a mi familia el gusto por probar infusiones. Mis hijas las toman siempre sin teína (rooibos, hinojo…) y es una opción fenomenal para media tarde, ahora en otoño/invierno.
No soy una especialista en este tipo de bebidas ni me considero especialmente sibarita. Pero os dejo algunas que me han encantado…

  •   Todas las de Teterum: Obviamente, con matices porque cada gusto es un mundo, pero lo expreso así para recalcar su calidad. Me las hace llegar mi amiga Miss Potingues que es experta en ellas y sólo puedo decir maravillas de las de té negro, blanco, rojo, rooiboos…
  • De Pompadour os contaba, recientemente en IG, que compré dos que me han encantado (tés verde y rojo aromatizados con naranja/jengibre y piña/lima, respectivamente)
  • De Mercadona me gustan muchísimo el té negro con vainilla y caramelo y el rooibos con ciruela. La infusión digestiva no está nada mal, pero no le encuentro el “sabor a pera” por ningún sitio.
  • El hinojo dulce de Aboca es delicioso y muy efectivo...simplemente me encanta, por su sabor y por como me sienta.
  •  De Yogi Tea he probado recientemente la infusión Detox gracias a mi amiga Mareas y me ha gustado tanto que me planteo pedir varias más.
  • Aparte, compro infusiones al peso y zahareña en Granada, en La casa de las Matanzas, y también las recomiendo.

¡Y eso es todo, que no es poco!
¿Y tú, te has pasado ya a las infusiones?
Ahora que vienen días de comer tanto...es una manera de compensar, hacer mejores digestiones y llegar a Enero mejor ;)

¿Cuáles me recomiendas?
Besos!!

25 comentarios:

GORGEOUS by me dijo...

Pues sí, hace ya unos meses he dejado el consumo de leche, aunque en el trabajo tomo café y leche. Y es lo que tú dices. Sin darte cuenta son dos, tres cortados al día y la pesadez en el cuerpo la noto. Voy a pasarme como tú al mundo de las infusiones que me encantan! a veces por pereza no me las hago. En fin... un abrazo y felices fiestas!

Ginger dijo...

Hola Gadi pues he de decirte que no soy de infusiones pero curiosamente tampoco soy de cafés, es decir, me tomo un cafetito por la mañana en el Mercado de Ruzafa muy cerca a mi casa y a mi trabajo y ya no tomo más, curiosamente nunca tomo leche, mi desayuno es chocolate con agua que está mas bueno, es más sano y tiene muchas calorías, es más, ahora se habla mucho de que no es buena la leche, pero yo no recuerdo haber tomado leche nunca!!! cuando mamé!!! y decía mi madre que era una tragona y entonces nos daban el pecho mucho tiempo, pero no cuenta porque no me acuerdo!!! así que definitivamente no tomo leche!! de hecho no tengo leche en casa porque además tampoco me gusta..., aunque no tomo las infusiones más conocidas, sí que tomo después de comer algo menos conocido, la malta, yo la compro en un bote tipo Nescafé (malta El Miguelete, marca valenciana) y se hace igual que el Nescafé, yo me lo hago con agua fría tanto en invierno como en verano: aquí va mi receta, medio vaso de agua, una cucharada de malta que es soluble, media rodaja de limón y yo le pongo dos cubitos de hielo, en cualquier época, pero si sé es muy friolera se puede hacer calentando el agua y echando la cucharadita de malta, el limón ya es optativo, pero a mi me gusta. Es algo menos conocido pero la malta (cebada) también es relajante y digestiva al igual que otras muchas infusiones, aunque bastante menos conocida!!!!

Besos y Feliz Navidad!!!

Sumayina dijo...

Hola guapa, llevo un par de semanas que he incorporado a mi rutina una infusión después de comer, ahora mismo me ha dado por equinacea para reforzar mis defensas y me noto muy bien.
He tenido un problema en el Feed de Blogger y a pesar de que estaba publicando a mis suscriptores no le han estado saliendo mis posts en la lista de lectura.

Felices fiestas!

sonia b. dijo...

yo soy la loca de las infusiones
en mi casa hay de todo y de todas las marcas a mi alcance, me paro en la tienda en la estantería de las infusiones y compro de todo

Beatriz MissPotingues dijo...

Ya sabes que yo soy muy tetera e infusionera (gracias por la mención, por cierto), y me gusta probar y probar.
Me alegro de que te haya gustado el té rojo con piña de Pompadour, es un fichaje de supermercado muy interesante.

Sólo una cosita: como el té negro y e rojo son los más cargados de teína (o "cafeína", mal llamada, porque es té, pero bueno) lo ideal no es tomárselos a primera hora de la mañana, cuando, aunque parezca que no, estamos con toda la energía a tope, sino a media mañana, para equilibrar esa bajada y así aguantar toda la jornada. Lo hacíamos mal con el café, y muchas veces lo seguimos hacendo mal con el té.

Yo suelo tomarme uno verde o blanco a primera hora, y el rojo, negro, o el matcha (que también es potente), a media mañana. Incluso, si la tarde promete ser dura, y la noche larga, uno de éstos a media tarde me van bien si me noto cansada.

Ahora, en invierno me encanta tomar un rooibos por la tarde, o incluso por la noche.
Además, es una sana cotumbre, porque es remineralizante, así que va genial para niños, adultos, mayores,...

Un besazo, y que paséis una preciosa noche y feliz navidad tú y tu familia. Os envío un abrazo de esos apretados, y sin prisas.
Besos!

Cosmoadicta dijo...

Genial tu post, y añado una tienda que cuando vaya a Granada tengo que probar sí o sí. Medioevo. Vende on line al peso y tiene de todo. No sé si la conoces, si es así ya me dirás si es tan genial como parece.
Un besote y Feliz Navidad preciosa.

Lyse {Beautysbloom} dijo...

Yo me tomo todos los días un té calentito con leche y me encanta <3 siempre los cojo con base negra pero con sabores, los compro en Tea Shop, pruébalos que están riquísimos!! Te recomiendo el té de Navidad, el de yogur y el de brownie, mmmmm
Muack!

Andrea CR dijo...

Yo también soy de te! Todos los días por las tardes un te rojo, y no consigo que me guste otro tanto como el te rojo solo sin más; una pena porque tengo uno de pionono que huele super bien.
Eso si de la leche no consigue apartarme ni el te jajaj
Un besito guapa!

Virginia Lopez Oliva dijo...

Yo prefiero el café el único té que me gusta es el de piña colada del Mercadona. Pero no me permito tomar más de 2 cafés al día y normalmente tomo uno o incluso hay días que ninguno. Me gustaría engarcharme al té pero no me termina..
¡Feliz Navidad!
El tocador de Mia.

Emeconeme dijo...

Me pasaba igual que a ti y ya no tomo leche. Ni sin lactosa. Me sientan mal, y me dan náuseas. La he sustituido por leche de avena con calcio, y ni te cuento...

El café es que siempre me ha producido mucho nerviosismo, hasta ansiedad, el corazón acelerado, malestar, sudores fríos. Me tomo uno al día y descafeinado cortijo. Pero estoy contigo, como las infusiones, poco. Por cierto que muchos tés son para tomar con leche, así que puedes meterle la leche de espelta y la de avena sin problemas.

Un besito.

María España dijo...

Ay corazón estoy contigo, yo tomo 2 tazas de té al día y me encanta, me gusta mucho y me lo tomo con ganas, lo de la leche yo solo tomo uno o dos vasos al día, es que me gusta mucho no puedo evitarlo, la tomo desnatada eso sí, normalmente por el día y antes de acostarme.

Un besito muy fuerte y feliz nochebuena corazón, que la pases genial con tus seres queridos. Un abrazo

The Magic's World dijo...

Siempre me han gustado las infusiones pero por costumbre como tu tendía al café hasta que también hice el clic y entre lo que disfruto con las infusiones y lo bien que me siento solo me quedado con el cafe solo del medio día :) Yo estoy viciada al chili chai, especiado y toque picante, esta riquisimo, te lo recomiendo :)
Felices fiestas y un miauuuuubesito guapísima!

marifloysuspotis dijo...

Yo que nunca he sido de café, soy más de cola cao, hehco mucho de menos los tés ahora! Pero hay infusiones que si que puedo seguir tomando y me encantan, muy buen post!Feliz Navidad, saludos!

Milena dijo...

Yo solo bebo leches vegetales, primero bebía leche de soja y ahora me he pasado a la de coco porque es buena para los músculos.
Me encantan las infusiones, desde hace un tiempo, siempre tomo una taza de té negro a las 17:00 (por la mañana desayuno avena con leche de coco) y me da energía para el resto de la tarde. En España solía tomar un té de la marca "Hiervas vivas", que llevaba té negro, pimienta negra y otra planta que ahora mismo no recuerdo. Ah, y también otro de una tienda que se llamaba "Quiero té" y que venía con granos de café, hojas de lavanda y trocitos de chocolate negro.
Ahora el que más me gusta es el té negro con vainilla y caramelo de Lipton y también el té negro con cereza de Pickwick.
Respecto a las infusiones, me encantan las de frutas del bosque, manzana y canela, melocotón, hibisco, y naranja y canela de Pickwick.
Un beso muy fuerte y feliz Navidad a todas!

Milena dijo...

Perdón, "Hierbas vivas" no "Hiervas vivas".

Noahh dijo...

yo la verdad que cafetera no soy no suelo tomar café casi nunca, pero si que suelo tomar un par de vasos de leche al dia, bien sea con nesquick, sola, o con eko. Y también suelo tomar uno o dos tés al día, tambien voy variando, porque como hay tantos y tantos!
pero me alegro de que ahora te encuentres mejor y que nos cuentes la experiencia por si alguna le pasa lo mismo que seguro que le ayuda
un besazo preciosa, y aprovecho para desearte unas felices fiestas

Lucía_lamiradadeluci dijo...

A mí me gusta muchísimo el café pero también el té y las infusiones y es cierto que se nota mucho y te sientes muy bien tomándolas. Un besote

Maval Sanca dijo...

No me gusta el café (uno de los pocos vicios que no tengo jajaja) pero me ha gustado conocer tu experiecia porque puede ayudar a mucha gente a mi alrededor que es auténticamente adicta.
Un besote

Eneri dijo...

a mi como nunca me ha gustado la leche siempre he tomado infusiones :)

Naishi dijo...

Yo no tomo café, me pondria más nerviosa, solo descafeinado y cuando lo tomo en la calle, ahora me ha dado por el te pakistaní que es de los pocos que me gustan y lo infusiono con leche pero estoy pensando en probarla con leche que no sea de vaca, tomo nota de las que nos propones tu, besos! :)

Iuliana Munteanu dijo...

A mi me sientan mal las infusiones y el café :(

tita hellen dijo...

Pues genial, porque además tienen muchas propiedades, como bien dices. Yo soy muy fan de las de anís estrellado, porque además de eliminar gases y aligerar las digestiones pesadas, me gustan con miel.

Besotes

Diana entrebrochasypaletas dijo...

Había una riquísima de menta y regaliz pero creo que la han retirado :(
Ahora mismo me da rabia pero quitando los rooibos que no tienen teína ni similares no puedo tomar casi nada, porque la manzanilla no me agrada demasiado, pero también me gusta mucho tirar de las de frutos rojos y esa que comentas de te con vainilla o caramelo de mercadona.

¡Un besote!

PLAlimentación dijo...

Yo tomo muchas infusiones. A primera hora del día si suelo tomar café con leche (siempre sin lactosa o alguna variedad vegetal que son las que mejor me sientan) pero si no me noto cansada/dormida lo sustituyo por té negro. Mientrás preparo la comida suelo tomar alguna infusión y a media tarde siempre otra. La que no tomo a veces es la de después de comer, depende de si me tengo que ir pitando de casa o no,jeje.
Me alegro de tu mejoría en el tema del malestar del estómago, a mi me suele dar guerra y lo entiendo perfectamente. Bsts y Feliz Navidad!

Mareas. dijo...

Para mí Yogi Tea está siendo un descubrimiento muy bueno este año. Algunas más que otras pero en general me gustan mucho. Ya hablaré de ellas.
Yo voy a dejar la leche dentro de nada (ahora la tomo desnatada) pero es que no puedo con las leches vegetales y estoy probando a ver que hago.
Un beso.

Me gusta