domingo, 10 de enero de 2016

Falda rescatada (look, manicura y outfit)

¡¡Qué ilusión hace recuperar una prenda pasada...y seguir entrando en ella!! Hace unos meses os lo contaba en Instagram y aquella noche, me puse tan contenta, que elaboré un look para mi falda "vieja"...que tiene 13 años y se dice pronto (no había sido madre entonces). Os enseño hoy un look y manicura combinados con esta prenda que tanta ilusión me hizo re-encontrar.

1. El look.

Como veréis luego, la falda es negra y de corte clásico, aunque tiene una amplia abertura que le da un toque pícaro. La combiné con un jersey rosa bebé para contrarrestar ese toque con un tono inocente y aproveché la abundancia de tonos de la paleta que aquí os reseñé y que me siento muy cómoda y favorecida con rosados, hice un degradado que ahora mismo os explicaré.
Como os decía arriba, la paleta es de unas compras que hice en la web Eva Edén Paraiso, y es de la marca Blush Cosmetics. La tenéis abajo, en la foto de familia, para que podáis haceros una idea de los tonos. Comencé aplicando un tono hueso en el lagrimal, para iluminar y a continuación usé un tono rosa palo satinado para el resto del párpado móvil.


Para marcar y oscurecer el pliegue, y de paso combinar con la falda, usé un gris muy oscuro que difuminé con un toque de un rosa palo mate: los otros tonos eran satinados, y ya sabéis que siempre me gusta equilibrar en este sentido.

Como siempre, usé un vainilla mate para el resto del párpado fijo o arco ciliar. Y perfilé con eyeliner líquido negro de Essence. A ras de pestañas inferiores usé un tono marrón rosado muy cálido que difuminé bajo el toque negro de la línea de agua, de un lápiz de Bourjois.
Apliqué máscara, de L'oreal, y fijé/rellené mis cejas, como siempre. Listo el look de ojos.


Para completar el look decidí optar por rosas más subidos, con leve subtono morado, como son los del colorete "Fantastico Mauve" de Milani y el precioso labial Wrapped in pink de Essence de la EL Come to town.

 


El resto de los productos usados los tenéis en la imagen de abajo:



2. Manicura:


Tengo varias ruedas de apliques de fimo pero la verdad es que casi nunca los uso porque los encuentro muy poco prácticos: por bien cortados que estén, no se adaptan a la forma de la uña y terminan enganchándose en cualquier sitio, dando la lata hasta desprenderse.


No obstante, esa noche hice una excepción y opté por usar dos rositas de fimo que tenía en mi colección en esta sencilla y rápida manicura. Apliqué un tono rosa bebé en todas las uñas salvo en el anular, donde usé un tono negro con glitter de Essence, de la colección Vampire Love.



Lo dicho, rapidita y sin complicaciones, aunque para nada es de mis favoritas, sinceramente.


3. El outfit.
Aprovecho el outfit de hoy y la excusa de la falda para hacer una reflexión que no es la única en la red...pero que, por ahora, no está terminando de cuajar en las multinacionales que hacen ropa: ¿PARA CUANDO TALLAS UNIFICADAS?...
  • Hace unos años alguien se gastó un pastón en encargar un estudio sobre la morfología de los cuerpos y las tallas (sí, seguro que os acordáis de aquella estupidez de "manzana, pera y reloj de arena" que estuvo saliendo semanas en las noticias). Personalmente, me parece una tontería categorizar así los cuerpos (no dejan de ser categorías en las que al final, muchas no encajamos) pero es que además...¿qué ha sido del famoso estudio? ¿Para qué ha servido?... 
  • La falda que veis en las fotos es una 36. Sí señoras, una 36 de hace 13 años. Mido 1'69 y peso 65 kilos. Ahora tengo que comprarme una 40 en muchas tiendas Inditex (de donde es esta prenda que llevo). ¿Por qué ese cambio de tallas en estos años?  NO LO ENTIENDO. Y ojo, no me parece lógico tener una 36 con mis medidas...pero no entiendo porqué han cambiado tanto.
  • Todo este tema, aparte de volvernos locas (porque he dicho una 40 pero a veces tengo una 38 y otras, no me cierra la 42...un pitorreo total), influye en la autoestima de personas que están en proceso de formar su personalidad y su capacidad crítica, esto es, niños/as, adolescentes y jóvenes.
    Esto puede degenerar en trastornos tan graves como los de la alimentación (no es un factor único pero sí co-adyudante) y, por supuesto, que afecta en la autoestima entrar en una tienda donde "todo el mundo compra" y que la ropa no te entre.
  • Como madre de dos niñas, que además son grandotas, este tema me da de cerca y me cabrea mucho.

Desde este humilde rincón solo os aconsejo que, si alguna marca no encaja con vuestro cuerpo... EL PROBLEMA NO LO TIENE TU CUERPO...LO TIENE LA MARCA. ¡¡No la compres y punto!!

Afortunadamente, hoy por hoy hay marcas con tallas y patronajes más "normalizados" como Kiabi, Asos, C&A, H&M...donde a menudo compro, como sabéis. Ojalá cunda el ejemplo.


De todas formas, si todo este tema os interesa, os recomiendo la web WELOVERSIZE, donde no sólo tocan estos temas, sino muchos más, desde un enfoque crítico y diverso que me parece intersantísimo.


Con este toque reivindicativo me despido hoy.
Espero que os haya gustado!
BESOS!!