sábado, 9 de enero de 2016

Mascarilla de oliva Original Remedies de Garnier: Review

Últimamente han salido varias reseñas de capilares en el blog  estaréis pensando que cómo me da la cabeza (y el melenón) para tanto (jajaja). Pero no es que los esté usando todos a la vez. La que veis hoy, por ejemplo, la compré y usé este verano y me salvó el tipo (o la cabellera) bastante, la verdad.

He ido postergando esta reseña desde entonces, pero hoy os quiero contar la experiencia, matizando cuestiones que creo que hay que matizar.
1. Remedios originales…PERO NO NATURALES
Cuando Garnier sacó estas líneas, a principios del pasado verano, sus campañas, anuncios e incluso algún que otro post nos daba a entender que eran unas líneas más “naturales” que otras de la marca.
Esto no se afirmaba abiertamente porque no es cierto, pero sí que se ponía su hincapié en diferentes aspectos que podían dar lugar a confusión:

  •  El nombre y estética de las líneas, en plan “los remedios de la abuela”, hacen pensar que van a estar basados en “lo natural” (oliva, miel, limón…)
  • Igual sucedía con los eslóganes y nombres: “el poder de lo auténtico”, “oliva mítica”, “tesoros de miel”
  •  Al describir los productos y líneas se hace mucho hincapié en lo que NO llevan (no parabenos...¿y lo demás, qué?

En absoluto quiero "pagarlas" con Garnier...pero estoy, como consumidora, muy harta de que me "vendan la moto" con que los productos no llevan parabenos y sí llevan siliconas o sulfatos. Sinceramente, no creo que sea "malo" que un producto lleve o no una u otra sustancia...todo depende del uso (y del abuso) y de cómo nos sientan, a cada uno/a, los productos. Personalmente, no me gustan las siliconas en los tratamientos faciales pero las tengo asumidas en los capilares. Odio los protectores labiales con petrolatos (me sientan fatal) pero la vaselina no me va mal en cremas para las manos... En fin...que todo "depende", como dijo aquel...pero lo que no me gusta es sentirme engañada.


Sigamos, pues ;)

2. Mascarilla de Oliva Original Remedies de Garnier.
Esta mascarilla se presenta en el típico formato bote al que estamos acostumbradas (en muchos casos, aunque no tenga porqué ser así. A mi, personalmente no me molesta pero sé que hay muchas partidarias del formato tubo porque es más cómodo). La cantidad es de 300 ml.

Cuando la abrimos tenemos un producto cremoso y denso (más cremoso y denso de lo que suelen ser las mascarillas) con un olor suave pero agradable, que además perdura en el cabello hasta el siguiente lavado.

Su precio es muy asequible para los efectos que deja (más abajo): se encuentra, además, con facilidad en supermercados, hipermercados y otros establecimientos.

3. Impresión personal.
En conclusión, ha sido un producto que me ha gustado mucho por resultados/precio.  Y que, además, llegó en un momento en que, como os decía me “salvó” porque tenía el pelo muy reseco: después de un mes y pico de playa y piscina estuvimos una semana en Portugal (con más playa y piscina) y entre el millón de cosas que lleva una cuando viaja con familia, no iba ni mascarilla ni acondicionador. En aquella época, para más inri, tenía el pelo a media espalda (ya sabéis que luego lo he cortado a ras de hombros hace como un mes, aunque todavía salgan fotos con melenón). Todo eso implicaba que me veía el pelo fosco y mal (para colmo, ya sabéis que es teñido). Así que justo antes de abandonar tierras lusas, me avalancé a por la primera mascarilla que vi en un supermercado.
Y qué triunfo. El aspecto de mi pelo cambió ya en el primer lavado. Y no digo uso palabras como “rescatar” o “recuperar” porque pienso que el pelo dañado no lo recupera nada, hay que cortarlo, pero mi pelo no estaba dañado a nivel de puntas, simplemente estaba seco de la playa, la piscina y los días sin tratamiento.
Además de dejarlo de nuevo suave y bonito, no me lo engrasó en absoluto, como os digo. Por su precio, porque es asequible y porque funciona (sin esperar milagros), no puedo más que RECOMENDARLO.
Eso sí…con sus matices, como ya habéis leído. No me gusta que me engolosinen con historias que en realidad, confunden más que otra cosa.

¿Habéis probado alguna de estas líneas de Garnier?
¡BESOS!

@gadirroja en INSTAGRAM