viernes, 12 de febrero de 2016

Mis adquisiciones en las rebajas (haul de moda)

Ya sabéis que mi filosofía respecto a las rebajas es "dejarme querer si ellas me encuentran a mi". Yo, en principio, ni voy los primeros días ni hago por ir en todo el tiempo que duran porque - mayormente - las rebajas, de un tiempo a esta parte...son una porquería. Ropa de otras temporadas (pero otras...de decenios atrás!), ropa de verano en la época de invierno y viceversa...por no hablar de la locura de las tallas, que si ya está mal de ordinario, en esta época empeora. Pero - como, eso sí, una "se deja querer" - al final, siempre alguna "me encuentra". Os enseño hoy quienes han sido las "atrevidas" que vinieron a tentarme...y se cayeron en mi bolsa de la compra ;)


1. Mi "re-encuentro" con Benetton.
A lo largo de mi vida, mi relación con esta marca ha sido de todo...menos neutra. De adolescente, Benetton era la "marca pija por excelencia", al menos, eso creía yo. Y por eso me mantenia bien alejada de ella.
Luego, cuando empecé a trabajar y me independicé, me atreví alguna vez a entrar en sus "confines" (lo mismo hice con Massimo Dutti pero de esta misma, tras probarme varias cosas, jamás me compré nada porque me parecía un atraco a mano armada con calidad pésima) y comprobé que, pese a mis prejuicios, en rebajas tenían buenos precios...y la calidad, espcialmente de los productos de punto y algodón, era buena. Duradera y con tonos muy bonitos.
Luego, en mi primer embarazo, acudía a menudo porque hace diez años no había tantas opciones premamá como ahora: O ibas clásica hasta el aburrimiento...o Benetton (ya con Irene, un par de años después había cambiado mucho la cosa).
Pues bien...se puede decir que fue salir de los embarazos...y olvidarme de esta marca.
¡Y no sé porqué! No tuve ninguna experiencia negativa con ella. Simplemente, no me pillaba a mano y dejé de ir "a caso hecho".
Así que aquella tarde, de paseo con mis hijas, pasé por delante y pensé "Ostras, qué de tiempo sin entrar". Y entré...vaya que sí.
Arriba tenéis lo que compré: un jersey de lana con cuello de pico, dos camisetas básicas en tonos rosa palo y burdeos y la falda de flores. Os gustó mucho combinada con la camiseta rosa claro cuando os la mostré en Instagram:


2. Fichaje en tienda local.
Cerca del piso hay una tiendecita cuyo escaparate siempre me deja embelesada. Tiene prendas bonitas, pero donde destaca - bajo mi punto de vista - es en los complementos. Bolsos, relojes, collares...¡tiene monerías! Y a muy buen precio. Yo estaba harta de ver la típica pañoleta de cuadros rojos y verdes que tanto se ha llevado esta temporada.Y me gusta mucho, pero como la he visto hasta en la sopa...ya no la quiero para mi. Cuando vi esta fucsia y beige (como mi abrigo favorito)...no me lo pensé. Es gigante y muy calentita. 

3. Compras online en Zalando.
Dos compras muy básicas pero que me vinieron de lujo: un bolsito negro pequeño (el que tengo es tipo saco y con ciertos looks más arregladitos no pega nada) y unos zapatitos con tacón muy bajito. Los estrené una tarde de compras (cuando estuve en Benetton) y anduve de seguido más de ocho kilómetros con ellos...y no me hicieron ni una rozadura...así da gusto animarse con zapatos online.
Detalle del tacón y del interior del bolso, que es muy mono.

4. Un collar en Claire's

Otro caso que "me encontró": había 3x2, mis hijas querían unos diarios...y no me iba a quedar yo sin la oferta, así que cogí este collar de florecitas rojas que ya conjuntaré en algún look.

¿Qué os han parecido mis rebajas?
Al final - como suele pasarme - no escapé nada mal para "no haber ido" ;)
¡¡BESOS!!

@gadirroja en INSTAGRAM