viernes, 15 de abril de 2016

Compras de Abril (Haul): Tratamiento, velas, productos de herbolario...


En una de mis escapadas a la ciudad aproveché para hacerme con algunos productos de herbolario que quería probar. Y cómo no, también pasé por La Casita de Cocó…no es solamente que a mi me guste ir…es que mis hijas me lo piden.

Os enseño hoy las cositas que compré.






1. Herbolario: Aceite de lavanda y mascarillas Armonía.
He descubierto un herbolario cerca del piso de Granada y la verdad es que me ha venido de lujo: allí puedo comprar mis infusiones Yogi, en esta ocasión me he hecho – como ahora os contaré – con un aceite esencial y para otras futuras ocasiones ya le tengo el ojo echado a unas semillas de chía (también tienen cositas de alimentación muy interesante). 

Es una tiendecita pequeña de Camino de Ronda, 168 y pertenece a la cadena Diman, que también tiene web y tienda online: http://www.herbolariosdimam.es/

Pues como os decía, aproveché para hacerme con el aceite esencial de lavanda porque leí sus propiedades en un post de Gaia Vlog . Vi además un pequeño stand con mascarillas diversas de Armonía y cogí dos diferentes para hacerme una idea. Tienen más en la tienda, así que si me gustan repetiré con otras variedades (la dependienta, que es muy agradable, me enseñó una de noche que me hizo ojitos ;)
Como dedicaré review a estos productos, os ampliaré allí la información y mis impresiones personales sobre ellos.

2. La casita de Cocó: Me estreno con Ziaja.
Como os he contado muchísimas veces, con Ziaja llegué a la saturación (de verla marca todos los días durante un tiempo en muchísimos de los blogs que sigo – y no son pocos - ) y eso me hizo no picar nunca con nada de la marca. Calculo, así a bote pronto que han podido pasar dos años de su boom y, a raíz de una review de Eneri  sobre el exfoliante de la línea de algas, me animé a lanzarme. Ya sé, además, por lo que he leído, que es una marca económica…pero bastante menos natural de lo que ella “se vende”…digamos que iba advertida.
Por eso no me “volví loca” y además del exfoliante sólo piqué con una especie de remedio/ungüento que os revisaré, también, en su correspondiente post.

Como no puedo ir a La Casita de Cocó sin picar “monerías” me vine con sendas velas que huelen…de maravilla. Una es de Sandía y la otra se llama “Besitos de nata” en alusión a las golosinas en las que se inspira.


Jesús es siempre atentísimo con sus clientas y en esta ocasión tuvo el detalle de darme una generosa muestra de la fragancia Emperatriz: Afrutada…y deliciosa, sobre todo de cara a la primavera.

¿Os han gustado las compras? Ya os iré dando más información concreta sobre cada una de ellas.
¡¡BESOS!!

Me gusta