domingo, 24 de abril de 2016

Demasiada psicología puede tener efectos adversos sobre la salud (Reflexión, bienestar, psicología).

Mr. Small, el orientador de Gumball.
No me extraña que ande algo "flipao" :D
Voy a desarrollar hoy una idea que me ronda desde hace mucho; de hecho, en el trabajo la comento a menudo con compañeros/as y padres/madres: la (sobre)popularización de la psicología...nos está haciendo daño.
¡Y lo dice una que "come" de ella! 
Un momento, un momento ...que me explico.
Pasen y lean ;)
Antes de nada (creo que no es la primera vez que lo hago, pero me gusta ser coherente) debo decir que no soy psicóloga: soy licenciada en psicopedagogía. De manera que mi formación académica toma fuentes de la psicología, y también de la pedagogía. Trabajo como orientadora educativa, por lo que mi desempeño profesional también tiene mucho que ver con ambos campos.

No obstante, y en general, cuando digo que soy orientadora, la gente me dice "aaaah, psicóloga escolar/educativa" y bueno, salvando los matices, es parte de mi trabajo, sí.
De la experiencia en los casi 15 años que llevo en activo, y de reflexiones personales, viene el post de hoy.

1. Cuando la psicología era "exclusiva".
Hace varias décadas, ser psicólogo tenía un toque de prestigio que, con la popularización de la psicología, se ha ido haciendo más cercano, más cotidiano. Se asociaba más la figura de este profesional con la de un profesional de la salud (casi como un médico) y también tenía ese "velo" de la psicología experimental: el psicólogo como investigador y teórico.

Como decía, opino que esta visión social de la profesión ha ido cambiando mucho y ahora, los profesionales del campo de la psicología somos más cercanos...y también más "ordinarios", por así decirlo. Esto no me parece ni mejor, ni peor. Pero está pasando. Lo que sí tiene miga es lo que os contaré ahora...

Se asociaba antes al psicólogo con la imagen de un "casi" chamán, que tampoco procede (un "ni juan, ni juanillo", en mi tierra: ni cualquiera debería ir por la vida "diagnosticando" problemas mentales, ni hay que vivir pensando que el psicólogo te lee la mente). Cuento al respecto unas anécdotas, para explicarme:
"Oye, orientadora - un compañero, hace más de 10 años - soñé anoche con mi ex...¿qué crees que significa?"

"....pérate, voy rauda a por la bola de cristal y el péndulo,
y ya te atiendo".

"Oye, orientadora - una compañera mi segundo día de trabajo en el primer puesto de mi vida - tengo dos hijos y el pequeño se porta fatal. ¿Podrías darme unas pautas para que se porte bien?"


"Habla tú con el niño - compañeros y padres/madres, todavía - a ver si a ti te hace más caso porque tú tienes más psicología".

"Échale un ojo a este niño. A ver qué le pasa. Porque no sé el qué. Pero algo, le pasa". 


2. El boom de los términos "psicológicos" y la pseudo-psicología.
Con el paso de los años, gracias a publicaciones mucho más populares como los libros de autoayuda o las secciones de "consulta al psicólogo" de cualquier revista de turno, todos estamos familiarizadísimos con términos como...

Ansiedad – estrés – hiperactividad – depresión – autoestima – C.I. – dificultades de aprendizaje… etc..

No hay ningún problema siempre y cuando no caigamos en el error del punto siguiente (más abajo).
Otro aspecto que me preocupa es que hoy en día, "todo el mundo" es "coach" o va al "coach". ¿Dónde queda la autonomía emocional?
¡A ver, que no quiero dejar de tener clientes!...pero estadísticamente es algo difícil que todos necesitemos orientación psicológica, ¿no?...y si la respuesta es sí...¿qué clase de sociedad estamos desarrollando?
Ahí lo dejo...



3. Cuidado con los "palabros": ¿Por qué?
Cuando digo que hay que tener cuidado con el uso de términos psicológicos no es, en absoluto, porque pretenda volver a esa imagen del psicólogo como un oficio de prestigio que usaba una "jerga exclusiva" o al que veíamos como alguien lejano, muy "profesional" en el sentido más frío de la palabra. Lo que me da miedo del "abuso" de los términos de la psicología es lo rápido que la gente ETIQUETA y las consecuencias de esa costumbre:


"María no levanta cabeza...está depresiva"
"Este chiquillo no para, yo creo que es hiperactivo"

Identificar un problema, es positivo. Etiquetarlo, puede hacernos caer en el peligroso hábito de justificarnos...y quedarnos ahí.
...si has llegado hasta aquí...
Cuéntame qué piensas!
"Trato así a la gente porque tengo baja autoestima"
"No me enfrento a esa situación porque me da ansiedad".

En resumidas cuentas: conocer (más) de la psicología y darle importancia a la salud mental...SIEMPRE.
Etiquetar, justificar o dar lugar a situaciones inamovibles...MEJOR, NUNCA.

¿Qué opinas de esto?
Espero que os haya resultado interesante.
¡BESOS!

21 comentarios:

Beatriz MissPotingues dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo me encontré un caso de una alumna al que la profesora de su hijo le "diagnosticó" hiperactividad y querían doparlo. Me puse como un pipo, y eso que el niño no era mío (lo de drogar a los críos hay que hacérselo mirar). Le dije que consultara con un especialista, porque, por lo que conocía yo de ese niño, no me parecía que lo fuera, ni que necesitra medicación, simplemente tenía una personalidad líder. Pero claro, yo no soy psicóloga, así que, aunque agradecíd por la confianza, la derivé a quien sí lo era, sin hablar con esa persona para no condicionar el tema, y coincidió conmigo. La solución fue cambiar al niño de aula. La profesora necesitaba niños obedientes que no dieran la lata, y en cuanto uno se salía de madre, ya era hiperactivo y ya había que tratarlo. (no te digo lo que pienso de la profesora)

Y como este caso, un montón. Como cuando vas al médico, no saben qué te sucede, y, según la época, te toca padecer depresión, ansiedad, u otra vaina según el profesional de la salud.
También conozco el caso de un conocido al que le trataron con antidepresivos una gastritis. Sin comentarios.

Y ya en la calle es de traca. Terapia de Choque versión La Vieja del Visillo. En cuanto dices que ese día andas floja (que puede ser cansancio), ya te cae la batería de preguntas: ¿duermes?¿comes?¿has adelgazado?¿tienes pensamientos negativos recurrentes?¿ideas de suicidio? No, coño! Sólo estoy cansada! Uf!!

Y luego los papás que educan y crían a sus nenes con el manual en la mano, que más vale que hicieran memoria de lo que han vivido y viven ellos, y consulten con madres, tías, y abuelas, propias y ajenas.

Besos!

Besos!

maria vargas dijo...

Completamente de acuerdo, vivimos en el mundo de justificar todo a base de aquello que no nos resulta imputable...si el niño es un maleducado, entonces es hiperactivo o similar, si soy un poquito "neurasténica" entonces tengo alguna patología psiquiátrica que me justifica...o es que el mundo me hizo así, como diría Jeanette en la canción de los 60. Me parece genial ir al profesional, pero no está de más el recurso del sentido común y de educar los padres o de hablar con los amigos.

HariRari dijo...

Me ha encantado la entrada y estoy de acuerdo en lo que dices, a mi me asombra la gente que utiliza esos términos de la psicología para justificar su actitud. Y vamos, ahora se ve que todos los niños son hiperactivos, cuando en realidad simplemente son niños, se comportan como tal.. En fin, la gente tiene mucha tontería encima y ya xD
Un beso!

neussina dijo...

Ya sabes que trabajo en el campo y es muy cierto lo k dices, todo en su justa medida y etiquetas nunca y menos a los niños que se les etiqueta de por vida!!!! Bs

Joanna de Cosmética en Acción dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Últimamente hay cada vez más personas que se creen expertos en psicología.

Besos

María Fernández dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, pero en todo. Me parece increíble que los padres esperen de los profesores que sean educadores y "vigilantes" de sus hijos, ese trabajo hay que hacerlo en casa. También es curioso con que facilidad la gente habla de "este o aquel tiene depresión", confundir tristeza y depresión es peligroso pero ahora todo el mundo parece saber de todo y más teniendo internet. Evidentemente si hay un problema hay que identificarlo para poder dar una solución pero siendo conscientes de lo que decimos y evitando encasillar a las personas en un lugar que no les corresponde. Conocí el caso de una niña a la que tachaban de autista sin serlo sólo porque era tímida y tenía problemas en casa :-( que pena me dan estas cosas! Un besote

Gretel MonoGretel dijo...

Tienes muchísima razón, y me alegra que siendo profesional expongas el tema desde dentro. En mi día a día veo como las personas de manera sistemática se atribuyen todo tipo de desórdenes mentales o se empeñan en atribuirlos a los demás. Hacen como si todo apuntara maneras patológicas, en lugar de verlo como procesos naturales. La pérdida de un ser querido, por ejemplo, implica un necesario y humano proceso de duelo, no una depresión insalvable. Si lo que se pierde es el trabajo, el proceso puede ser de estrés, no un conlleva que ya se sea una persona "deliroide-paranoide". Y así sucesivamente...¿Y con qué fin? Con el de no asumir las responsabilidades de su conducta, de colocarse en la situación de no imputabilidad, o tratar de disminuir su culpabilidad. Veo con verdadera tristeza como la dignidad se diluye cuando preferimos proclamar a los cuatro vientos que actuamos bajo los efectos de tal o cual desorden, que asumir con valentía la posición de libre albedrío que nos desmarca del animal.

Y pasando al tema de los niños...Terrible. No hay proceso en el que esté implicado un menor en el que no se reciban 2000 folios de los psicólogos intentando atribuir todo tipo de secuelas por cualquier cosa. Y realmente lo que necesita el niño es que se le escuche, se le respete y se salvaguarde su seguridad, su desarrollo, y en la manera de lo posible, sus preferencias. Y todo ello dentro de los cauces de la normalidad, no con mil preguntas, visitas a centros de "visionarios de la educación", o en el peor de los casos, tratamientos. Cada niño tiene sus ritmos, al igual que cada adulto, pero no tienen tantos medios como el mayor para liberarse de las situaciones de estrés.
Ojalá pudiésemos ver las reacciones humanas con más normalidad, y como dice Beatriz Miss Potingues, hacer más caso de la experiencia que de los manuales.

Bueno, ¡¡me ha encantado la entrada!!!

Muchos besos!!!!

Aitana Alamán dijo...

Te has explicado de lujo, estoy totalmente de acuerdo contigo. Además, se nota que sabes de lo que hablas muy bien!
Un besito y feliz finde amor

Noahh dijo...

la verdad es que tienes más razón que un santo y realmente estas cosas son para reflexionarlas con calma, como han comentado por aquí arriba, a mi sobrino de peque también todo el mundo decia este niño es hiperactivo... llevadlo al medico no se q... cosas que mi me quedaban a cuadros, porque vale, el niño era movido, pero nada más.
también me hace mucha gracia lo de la ansiedad, porque yo la padezco aunque no en un grado muy muy extremo, pero me fastidia mucho eso, que la gente ya usa la palabra ansiedad muy a la ligera, y cualquier pequeño momento de estres ya dice, ai q ansiedad.. pues no señora, la ansiedad es una cosa muy seria!!
pero si, se habla de las cosas con una despreocupación que no es normal y que no puede ser!! y no todo el mundo tiene una patología cuando a lo mejor lo que te pasa es lo mas normal del mundo
un beso y un post estupendo

LA CAJITA DE DIANA dijo...

Gracias por esta entrada.

Lucía_lamiradadeluci dijo...

Una entrada muy interesante. Yo opino que hoy en día abusamos mucho de ese tipo de términos y (aquí puedo generar mucha controversia) pero creo que los padres de hoy en día están demasiado preocupados por algunos aspectos de sus hijos (tipo si mi hijo es revoltoso es hiperactivo...corriendo al psicólogo). Por supuesto que no estoy en contra de este tipo de tratamientos pero cuando hay un problema de verdad. Un besote

Mariaje Piris dijo...

Yo no soy partidaria de llevar a los críos al psicólogo por cualquier motivo, hay gente que parece que quiere encontrar problemas cuando no los hay.
Un beso.

Sony Mingoss dijo...

Un post que merece una lectura estupenda para reflexionar..me ha gustado.
Besos guapa!!

Noelia NW dijo...

Gracias por abordar estos temas porque a todos nos interesan, digamos lo que digamos. Esto de etiquetar conductas o adjudicar un trastorno mental sí noto que en la calle la gente es dada a ello y quizá es por hacerse los entendidos sin saber las consecuencias. Ahora los niños movidos todos son hiperactivos, pero casualmente todos los que lo dicen deben de ser psicólogos, pero de pacotilla.

Un beso.

Xonia Diego dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, pero sin querer,tendemos a etiquetar además negativamente,los seres humanos.
Menos mal,que las mentes están cambiando, e ir al psicólogo/psiquiatra ya no se ve,de locos.
Estupenda reflexión morena!

Naishi dijo...

Me ha encantado la entrada, estoy de acuerdo contigo, ahora todo el mundo tiene la manía de psicoanalizar a los demás o a ellos mismos, a mi personalmente me parece bien la elección de ir a un psicólogo por si hay algún problema que superar o que den algunas pautas para seguir y ayudarnos, incluso a los niños que a veces pasan por situaciones que no saben manejar, pero de ahí a que todos tengamos que ir a que " nos vean la cabeza", como le he escuchado alguna vez a algunas personas mayores, ya es trecho, jajaja, besos! :)

ailec877 dijo...

Caer en el fallo de etiquetar a las personas esta muy mal, no ayuda en absoluto a la persona a la que se le pone la etiqueta. En el caso de las personas con hiperactivo das pasa mucho, solo porque el niño es movido ya es hiperactivo, muy mal!bsts

Gafitas dijo...

Todita la razón te tengo que dar ya que aqui es muy propio que eso suceda. Afortunádamente para cualquier duda que pueda tener mi hija, estoy yo y no paro de decirle que sea ella misma, que no se deje condicionar por los demás. Si yo te contara...

Mareas. dijo...

Muy buena entrada.
Yo creo que los niños tienen que ser ellos mismos, disfrutar del momento de ser niños y creo también que las enfermedades mentales son también cosas de salud por lo que alguna vez en nuestra vida es bueno pasar por el psicólogo.
Un beso.

tita hellen dijo...

Más razón imposible: andamos muy perdidos sobre qué es sano, qué no, y nos perdemos de vivirnos de dentro a fuera, buscamos muchas recetas de resolución instantánea y pensamos que el psicólogo va a hacernos mucho más fácil todo porque tiene estudios. El psicólogo es una figura necesaria, obviamente, pero se crea una dependencia brutal, porque puede volverse paternalista, dejándole las decisiones de tu vida en sus manos.

También el psicólogo es una figura que habla de la carencia de relaciones de calidad que tenemos, porque muchas veces, lo mismo que te dice un psicólogo, te lo dice un amigo que te escucha y te quiere bien, pero parece que el psicólogo, como pones en un ejemplo, se le hace más caso, porque tiene título.

Igual que no nos vamos al médico por un simple dolor de cabeza, no deberíamos esperar que un psicólogo paute todos los comportamientos que tenemos, debemos explorarnos, probarnos y sobretodo, generar mecanismos humanos de soporte de la frustración, que parece que ahora los niños y adultos no pueden frustrarse, y eso a veces es sanísimo.

Besotes guapa

dong dong23 dijo...

nfl jerseys wholesale
nike roshe run
timberland outlet
nike air force 1
pandora jewelry
coach outlet
jordan shoes
michael kors outlet
coach outlet store online
mont blanc
coach factory outlet
coach outlet
michael kors outlet
fitflops
coach outlet
louis vuitton outlet
kobe bryant shoes
toms
oakley vault
tiffany and co
cheap jordans
ralph lauren polo
nike air max
celine
louis vuitton
burberry outlet
nike running shoes
replica watches for sale
lebron james shoes 12
kate spade
michael kors handbags
nike store
louis vuitton outlet
beats wireless headphones
air max 90
supra shoes
true religion
basketball shoes
air jordan retro
hollister uk
20165.18wengdongdong

Me gusta