sábado, 23 de julio de 2016

Reflexiones sobre la lectura. ¿Qué "hay que" leer?

Desde que estoy en el club de lectura del que os hablé en este post, mis reflexiones sobre el simple hecho de leer han aumentado.
Leer ahora ya no es un acto individual: aunque a menudo me gusta hablar sobre qué leo, que me recomienden...pocas veces hasta ahora (una vez en mi juventud, mientras me formaba como animadora socio-cultural) había leído en común y hecho foro después. 
Esto -pienso- me ha hecho madurar como lectora.

Y hoy quiero compartir con vosotras unas reflexiones al respecto.


1. Qué leer: ¿Me obligo a terminar "ese" libro?
Este punto es una reflexión relativamente reciente y muy personal que quiero compartir con vosotras por si opináis lo mismo.
Hasta hace unos años era de las que "me obligaba" a terminar de leer todo lo que empezaba. Me gustase más o menos, me sentía que había establecido un cierto compromiso con aquella obra,  le iba dando oportunidades hasta que la terminaba.
Sin duda me estoy haciendo vieja, porque estos últimos años he cambiado radicalmente de idea: si un libro no me atrapa en las primeras 70-100 páginas...a otra cosa, mariposa. 

Además, he notado que antes - cuando me obligaba - al final leía menos porque claro, pensaba en enfrentarme a lecturas que no me habían atraído y al final, un día or otro...no sacaba un rato. En cambio, cuando la historia y/o los personajes te llegan, estás deseando sacar un rato para leer...y lo encuentras, más fácil.

¿Y tú? ¿Eres de los que acaban "por fuerza" una lectura, o abandonas cuando no te atrapa?

Regalos y autorregalos de mi último cumple: libros, y más libros :)

2. Qué leer: "Yo no leo best-sellers".
Participando (en chándal y como lectora de best sellers
que soy, a veces) en un acto cultural de lectura en mi
localidad.
No leer best sellers es una opinión personal tan respetable como la religión que practiques o el partido al que votes. Así que, si tú no lees best sellers por opción personal, a mi me parece fantástico.
Lo que no me lo parece es cuando, las personas que eligen leer sólo "clásicos" tratan a todos los best sellers (y por extensión, a sus lectores) como "obras de segunda categoría". Como lectora, leo clásicos y best sellers. Voy por épocas, lo que me pide el cuerpo. Pero me gustaría reflexionar con vosotras:
  • El mundo de los best sellers es amplísimo. Abarca un amplio e internacional elenco de autores, géneros y, por supuesto, CALIDADES. Meter en el mismo saco a EL James que a Isabel Allende, Ken Follet o Juan Eslava Galán me parece una aberración.

  • Para que a una obra le den el título de best seller, tiene que vender mucho, como su nombre indica. Eso no quiere decir más que ha gustado mucho o que se ha puesto de moda. Detrás de ellas (como detrás de algunos premios literarios) hay todo un negocio. Y eso no quiere decir más que, igual es merecido...o igual no. Pero no por eso son todas despreciables. Personalmente, he leído Premios Planeta que me han encantado y otros que me han parecido una basura...pero no por eso desprecio todos los autores con ése premio: me acerco a ellos con curiosidad o prudencia, según el caso.

Por si fuera poco, a veces leo comics...
  • Me hace gracia quien dice con cierta superioridad que "solo lee clásicos" porque, ¿quién sabe si, dentro de doscientos años algún autor de best sellers será un clásico? ¿No tiene sentido que alguien con madera de perdurar en la historia venda muchas obras? 
  • Mucho más me preocupa quien da clases de literatura tratando con cierto tufo de superioridad a quienes sí leemos best sellers: Si te gusta el cine clásico, ¿te burlas de quien disfruta de una buena película actual? Si te gusta el drama, ¿crees que eres mejor cinéfilo que alguien a quien le gusta la comedia? Sinceramente, no le veo sentido, la verdad. Es, como decía antes, como despreciar a alguien por ideología o religión. Son opciones, punto.

En ningún caso - insisto aunque ya lo he dicho - leer best seller y leer clásicos es incompatible. Lo ideal - opino - es dejarse llevar. En la vida, una pasa por diferentes épocas. Diferentes momentos afectivos, emocionales y de maduración. Y el cuerpo, le puede pedir leer cosas diferentes. Eso no hace a nadie mejor o peor lector.

¡Ojo! Este punto no es una crítica a quien sólo lee clásicos porque sólo le gustan los clásicos. Es una crítica a quien trata al resto de los lectores con cierto desprecio por leer best sellers. En mi vida me he encontrado con alguno más que otro.

Finalmente, creo que - como ya he declarado en algún momento - dejarse sorprender y acercarse sin prejuicios a la lectura (y a muchas otras vivencias de la vida) es signo de amplitud mental y de inteligencia. La tolerancia, es siempre más culta que la cerrazón :)

Pronto volveré con lecturas, pero en este caso, con recomendaciones (o no!).

¿Qué opináis de estas líneas de reflexión?
¡Necesitaba escribir este post!
¡¡BESOS!!

Me gusta