sábado, 20 de agosto de 2016

Razones para vivir en un pueblo (vida saludable+reflexiones)

Hace unas semanas leía en El mundo de Carmen una reflexión suya, titulada: Vivir en un pueblo es más saludable. Y sí, después de 13 años viviendo en uno, hay varias conclusiones que me gustaría hoy compartir con vosotras en un post muy personal.
Para empezar, os recomiendo que leáis su post y os adelanto mi respuesta... 

Pues mira, yo te digo que quien se aburre...es porque es un aburrido. Jajaja.
Vivo en un pueblo de menos de 2000 habitantes y además de trabajar en mi centro de secundaria y en casa, hago senderismo, estoy en un club de lectura, tengo mi blog, salgo al parque o a tomarme algo en algún bar...y el año que viene, igual me apunto a flamenco. Además de flamenco, tenemos  kárate, informática, inglés, gimnasio y una asociación de mujeres...¡vamos, que el que se aburre, es porque quiere! Jajaja.
Por otra parte, la vida es más tranquila, apenas hay que coger coche (salvo que quieras salir del pueblo, claro), es todo más saludable, vivimos en comunidad, no hay delincuencia, todos nos conocemos...
Yo nací en Cádiz capital, pero llevo viviendo en un pueblo de sierra de Granada 13 años. A veces, cuando lo cuento entre compañeros del gremio (educación) me miran como con pena...y yo me sonrío. Sin duda, soy una afortunada. A la ciudad voy para comprar, ir al cine, a exposiciones...cuando quiero y me apetece. El resto del tiempo, mi familia y yo....vivimos en la gloria.
Así que como puedes imaginar...estoy totalmente de acuerdo contigo :)

...y ya que hemos "entrado en faena", sigamos con mis reflexiones...


1. Vivir en un pueblo...los prejuicios.
Todos tenemos prejuicios. No hay que "autoflagelarse" por ello, simplemente tener la capacidad y la humildad de detectarlos y reconocerlos.
Yo misma, a menudo, os cuento mis prejuicios potinguiles (y cómo luego caen por su peso,jajaja). En mi vida personal, también tengo los míos (no soy perfecta, quiero decir). Pero hoy quiero hablar de los que me encuentro a menudo, cuando digo "yo vivo en..." y algunas personas me miran CON PENA.
¡En serio! Muchos compañeros de trabajo, que quieren acercarse a la capital (o que viven en ella) me miran con lástima (o con horror). Como si les hubiera dicho "Yo vivo en Mordor" (jajaja).
...lo que ellos no saben, es lo que se están perdiendo...


2. Vivir en un pueblo, es...

...reconciliarte con la naturaleza. Desde el ser vivo más pequeño, al más grande. Vivir en comunidad con tu medio: con tu verdadero medio.

...vivir en un sitio tranquilo, donde los niños son felices y la oferta formativa, no tiene porqué ser pobre (hoy en día hasta pueblos pequeñitos como el mío tienen una oferta de extraescolares más que aceptable).
Mis dos super karatecas :)

¡Dormir en la gloria! (La paz es tal, que cuando me toca dormir en la ciudad...me cuesta)

Vivir las estaciones intensamente: en la ciudad también, pero los signos de la naturaleza, los ritmos de la tierra...se perciben en el pueblo como en ningún sitio...

Las mascotas también son felices: especialmente si tienes un perrito, que necesitan mucho espacio y aire libre. La mía "sale sola" a la calle, y vuelve cuando quiere. ¡Es más feliz que una perdiz!

Valoras más los pequeños detalles. El arte de ser feliz con los pequeños detalles es incompatible con las prisas. En el pueblo, todo va más tranquilo: hay menos tráfico, menos sensación de peligro... la gente está más relajada.

Se vive en comunidad y las fiestas son...¡a cada momento!
...Al menos donde vivo: que si verbenas, que si feria, que si tal santo...un no parar en el que niños y mayores celebramos la vida, todos juntos :)


...y tú, ¿Dónde vives?
¿También te parece aburrido vivir en un pueblo? ;)

¡¡BESOS!!

27 comentarios:

Beatriz MissPotingues dijo...

Me ha parecido una entrada muy interesante. Supongo que también depende en el momento de la vida en que te pille, y en cómo enfoques tú esa forma de vivir.
Yo no me veo viviendo en un pueblo pequeño, al menos, por ahora, pero quizá con el tiempo me llegue, porque te reconozco que he ido cambiando mucho con los años en ese sentido.
Disfruto de las grandes ciudades, porque creo que siempre puedes encontrar tu momento, pero sí que es cierto que, en lugares más pequeños, los focos de atención son otros, y te permiten desconectar del exceso de ruido, no sólo acústico, sino multisensorial e informativo.
Besos!

Eneri dijo...

yo sé que soy chica de ciudad :)))

Melyssa Blog belleza y cósmetica dijo...

Yo siempre he vivido en un pueblo y no lo cambio por nada si voy un día a la ciudad de compras, al cine... y vengo más cansada que si llevará dos días trabajando seguidos. Me molesta el ruido, las prisas que lleva siempre la mala gente y eso de saludar y que no te contesten me pone de los nervios!

Prefiero mi vida tranquilita, y es lo que tu dices esa "seguridad" que no encuentras nunca en la ciudad, besitos

Albeautypink blog dijo...

Hola guapa!! Yo también vivo en un pueblo un poco mas grande que el tuyo, pero pueblo y la verdad después de todo el día trabajando en el centro de Madrid se agradece la paz. Sin trafico, ruidos y con el olor a tierra cuando llueve.
un besotiis!!

Marigem Saldelapuro dijo...

Hola!!!!! Coincido contigo. Yo vivo en una ciudad mediana(275000 habitantes) y estoy contenta, pero porque estoy rodeada de naturaleza y todos los días salgo a caminar pro la playa o el campo, sin necesidad de coger el coche. Te confieso que me encantaría vivir en un pueblo, y es algo que no descarto para un futuro, aquí en Asturias la mayoría de los pueblos son como tú dices, con ofertas formativas, asociaciones, actividades, buena comunicación...es algo que me habría gustado hacer siempre, pero claro, a veces no es viable.
Un besito y me ha encantado el post, pero mucho.

María Fernández dijo...

He vivido 20 años en Madrid capital, 5 en Granada capital y ahora vivo entre un pueblo pequeño y una ciudad de tamaño medio. Reconozco la tranquilidad para dormir, a veces para vivir (porque vecinos ruidosos hay en todas partes) y desde luego la naturaleza de la que disfruto es un añadido que no tiene comparación, pero la realidad al menos donde yo vivo es que el nivel académico del colegio y el instituto es pobre (muy pobre y el salto que tienen que dar los chavales cuando se van a estudiar fuera es muy grande tanto que muchos no pasan de 1 curso) el centro médico funciona lamentablemente y de las urgencias ni hablamos y de la farmacia (farmacias hay dos y hay veces que cierran a la vez y tienes que hacer 35km para comprar medicamentos) o también para hacerte una triste radiografía o para ir de compras... yo suelo aprovechar cuando salgo del trabajo para comprar lo que necesito o ir al médico y cada mes elegimos un día para hacer la compra y cargar a fondo el coche, pero conozco a muchas personas mayores que no tienen coche y sus hijos están fuera (con lo que se ven solas para todo) que se quejan de lo mal que funciona las cosas (porque el único autobús disponible para ir a la ciudad sale a las 9 de la mañana y regresa a las 3 y a las 17 y si lo pierdes no puedes regresar. Parece una locura, pero esos 35km marcan una diferencia enoooorme!
Sinceramente, en Madrid he sido inmensamente feliz. En mi caso tenía tranquilidad, podía hacer deporte sin que nadie me molestara y sí, es cierto que tienes que tener más cuidado pero creo que el pueblo no es para mí, al menos mientras tenga una cierta edad ;-) pero el trabajo manda y uno va donde le toca.
Creo que en mi caso en el medio está la virtud, estoy convencida de que sería feliz en una ciudad grandecita y que no fuera turística (porque ya he pasado por ahí y sé lo que es) y claro está que me permitiera ejercer mi profesión. Con suerte lo conseguiré en un par de años porque ya podré elegir destino ;-) mientras tanto, disfruto de lo que tengo he intento ver el vaso medio lleno en lugar de medio vacío.
Muchos Besotes!!

Joanna de Cosmética en Acción dijo...

Soy de una ciudad, pero desde hace 10 años vivo en un pueblo de 7000 habitantes por motivo del trabajo de mi marido. Y no, no me aburro, pero la verdad es que me gustaría volver a la ciudad. Necesito recobrar mi anonimato. ;-)

Besos

El mono Gretel dijo...

Entiendo y comparto perfectamente lo que dices. Yo viví feliz hasta los 18 en una ciudad mediana con aeropuerto, mar, colegios, hospitales, posibilidad de muchos deportes, y cuando me fui a Madrid sentí que había perdido el paraíso (a lo Alberti total ajaja). Fueron unos años duros, sobre todo los dos últimos, hasta que dije basta y regresé al sur y al concepto de ciudad "manejable". Mi novio está destinado ahora en San Fernando y vive divinamente. Tenemos claro que en cuanto podamos reagruparnos y empezar "vida de familia" nos vamos a ir a pueblo pequeño o mediano. Queremos disfrutar de la naturaleza, tener animales, estar tranquilos con sensación de vivir en comunidad y si viene familia, que puedan aprender y disfrutar más allá de la pantalla de una video consola. Si es que hoy en día poder alejarse de "la gran ciudad" es un lujo personal y profesional. Un entrada muy chula!! Un besito!

Estoy entre paginas dijo...

Hola, me ha encantado ver a tus karatecas, yo tambien tengo dos karatecas, ambos con cinturon marron, y estoy orgullosisima de ellos, muchos besos y a seguir disfrutando del karate!!!!!

Oly Colour dijo...

Coincido contigo, el aburrimiento forma parte de la persona, no hace falta vivir en una gran ciudad para divertirse... Personalmente busco la tranquilidad,donde vivo por las noches como mucho se escucha el mar o el viento, porque aquí pega fuerte... Algun fin de semana que voy a visitar a mi madre dan las 2 de la mañana, las 3 ,las 4 y no paran de escucharse acelerones de motos, todo el tráfico del mundo, la gente hablando como si fuesen las dos de la tarde, que, a las 2 de la mañana llega hasta el 6ª piso su conversación. No puedo con eso, me pone muy nerviosa.
Tranquilidad para vivir que si quiero bullicio (raro en mí) cojo el coche y voy donde quiera.

mallirubi dijo...

Hola guapa, estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo también vivo en un pueblo con poquitos habitantes y estoy encantada. Adoro la naturaleza y salir caminando a dar un paseo por la sierra sin tener que coger el coche es un lujo...Además, tengo un nucleo urbano cerquita por si necesitamos alguna cosa a la que aquí no tengamos acceso. ¡Estoy encantada!
Un beso.

Adaldrida dijo...

Me ha encantado el post. Yo vivo en Logroño pero veraneo en pueblos y son la gloria.

msevilla dijo...

Yo es que vivo en Madrid, aquí trabajo y tengo a mi familia, y siempre que puedo salgo de aquí, encima no tengo pueblo, vuestro plan me parece genial.

Blog GlossySombras dijo...

Te entiendo perfectamente. Yo vivo en un pueblo bastante pequeño en la sierra de Madrid y a veces me encantaría vivir en la capital porque al final entre idas y venidas pierdo muchísimo tiempo cada día yendo a la universidad, al trabajo, etc. De hecho de broma, siempre digo que esto es Mordor en verano y Narnia en invierno jajaja Pero luego al volver a casa siempre me alegro de no vivir en una ciudad. Me encanta estar rodeada de naturaleza, de salir a la calle y no oír más que los pájaros, poder hacer mil y un planes por la zona ahora que hace buen tiempo y, por qué no, librarme alguna vez de ir a clase cuando en invierno la nieve bloquea la carretera jajaja Viviría en ciudad por circunstancias de la vida tipo trabajo muy exigente o cosas así, pero vivir en un pueblo para mi, significa paz la mayor parte del tiempo :)
Un besoooo

Noelia NW dijo...

Buen tema este aunque mi caso es el contrario que el tuyo pues me crié en pueblo y ahora vivo en ciudad; aunque mi barrio es de gente de toda la vida y muy estilo pueblo as que en ese sentido genial y me siento más liberada habiendo salido de mi pueblo por lo cerrados que son de mente y criticones, en mi pueblo es así y yo se lo digo bien claro. Si no fuese por eso, me encantaria mi pueblo.

Un beso!!

Julia dijo...

Pues yo vivo en una ciudad - pueblo. Es una ciudad muy pequeña, que casi se puede considerar un pueblo. Pero aquí no te libras del tráfico. No hay tanto, pero hay. Lo de la naturaleza... a mí me gusta mucho andar por las afueras (además nosotras vivimos en la periferia) y ahí si que hay monte. Pero en la ciudad encuentras lo mismo que en otra ciudad más grande: parques y árboles plantados en la calle. Tenemos un cine muy cutre y caro para lo que es. Tranquilidad tenemos por lo que comentaba antes: vivimos en las afueras. En el centro eso no existe. Aquí te conoce todo el mundo, tú sin embargo no conoces a nadie (misterios de la vida). Tenemos lo mismo que una ciudad más grande, menos el bus urbano (que hay uno pequeñito y sólo va por el centro) y los centros comerciales. Como diría yo, muchas desventajas y pocas ventajas comparando con otra ciudad.
Sinceramente estoy deseando marcharme de aquí. Seguro que en un pueblo de verdad las cosas son distintas, pero esto al fin y al cabo es una ciudad, pequeña, pero ciudad.
Un beso, guapa :)

esther makeup dijo...

Yo naci en una ciudad relativamente grande y vivo en una de las mas pequeñas de España. Echo mucho de menos mi ciudad natal por todo lo que ofrece y de lo que aqui carece. La verdad es que para gustos los colores, y aunque hay gente que no concibe la vida en un pueblo, a mucha otra le horrorizaria vivir en una gran urbe. Ya lo han dicho antes, pero opino que depende de cada uno y del momento de la vida en que te pille.
Un besote

Nuria Mira Ludeiro dijo...

Yo vivo en un pueblo muchisimo mas pequeño que el tuyo. Y, vale, aqui el ritmo de vida es mas tranquilo, me encanta salir a pasear por el monte con mi perra... pero me encantaria vivir en el centro
Besos y feliz finde

Mia Lozano dijo...

Yo no es que viva en un pueblo... Es más bien una urbanización de 2pijos",como digo yo. Me tocó vivir aquí por lotería. Y el sitio es la mar de tranquilo. AUnque yo siempre había vivido en ciudad,desde que vivo aquí,te aseguro que duermo muchísimo mejor. Aun tengo insomnio,ya que lo he padecido desde hace años. SIn embargo,por aquí,ni vecinos majos,ni nada que se le parezca. De hecho,no conocemos ni a la mitad,porque casi todo son extranjeros y no suelen relacionarse mucho con la vecindad. Y los pocos españoles que vivimos por aquí,apenas nos vemos. Así que... Para mi un pueblo es lo mismo que la ciudad. No noto la diferencia,excepto porque el coche se me enguarra más con el polen en primavera y que mis alergias son mucho peores desde que vivo aquí. xD De todas formas,me gusta la tranquilidad,porque nadie te molesta ni cuquichean. :9


Un besazooo

Sara by dijo...

Hola guapetona estoy totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho, cuando voy a valladolid y me quedo en el centro, no veas como me cuesta dormir...como a ti!!

Saruski dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, es calidad de vida. Yo soy de Burgos que es una ciudad peque-mediana, y me gusta es muy tranquila, llegas a pie a todas partes, no sé es calidad de vida. Y si tuviera hijos siempre he dicho que me gustaría irme a criarlos a un pueblo. Pienso que no están tan aplatanados como en la ciudad, sino que son más activos y disfrutan mucho más.Besitos guapa

Elena DiariodeunaBeautyAdicta dijo...

Yo hace un par de años abandoné mi ciudad para vivir en un pueblo (unos 30000 habitantes) y me encanta :)

ailec877 dijo...

Yo reconozco que soy chica de ciudad, pero de ciudad pequeña, no aguantaría vivir en una ciudad como Madrid. Ahora mismo vivo en un pueblo a las afueras de Madrid pero con cercanías. Para mi es como tener todas las comodidades de la gran ciudad (a 30 min en cercanías estoy en sol) y la cercania y buen rollo de los pueblos grandes. Bsts!

Reme Ballesteros dijo...

Bueno eso es algo muy personal y pienso que ante todo una persona debe adecuar su vida a las circunstancias y al sitio donde le toca vivir por distintas necesidades, no se trata de esto ni de lo otro sino que donde vivas lo hagas lo más a gusto posible; yo viví en un pueblo más grande que el que vives tu, desde luego, unos 8.000 o 9.000 habitantes hasta los 20 años, reconozco que crecí y viví muy a gusto pero en 1977 por diversas razones lo tuvimos que abandonar y venirnos a la capital (Valencia) desde entonces vivo aquí y aunque al principio me vine con gran disgusto y me iba al pueblo todos los fines de semana, puentes, etcétera me fui aclimatando a vivir en Valencia porque era el sitio donde iba a permanecer y bueno como digo no se trata de un sitio u otro sino que nosotras nos hagamos con el sitio donde vivimos, desde 1977 vivo en Valencia y me encanta!!! después de tantos años me considero de ciudad, no cambiaba esto por la tranquilidad de un pueblo por nada del mundo, nunca he pensado que vivir en Valencia me estresara, vivo en un barrio que me encanta, el trabajo lo tengo a 5 minutos andando, me encanta el clima de mi ciudad, es una ciudad manejable y duermo en ella como un tronco, en fin, mi vida en una capital me gusta como es y a pesar de haber vivido en un pueblo pues no lo cambiaría por nada, y jamás he pensado que me gustaría volver, pero repito que esto es algo muy personal y que lo más importante y muy por encima de pueblo o capital es conseguir sentirnos agusto en el sitio en donde por circunstancias diversas nos ha llevado la vida; creo que lo realmente estresante es estar viviendo en una capital y estar pensando constantemente que te quieres ir al pueblo y al revés que vives en un pueblo y no le sacas el jugo y estás pensando que quieres irte a la capital y se te queda pequeño.

Besos

Mareas. dijo...

Yo soy chica de pueblo, de toda la vida, vivo en uno y siempre me ha gustado, salvo el Verano que es la época del año que peor me sienta gracias al turismo, los autóctonos no lo pasamos excesivamente bien. También te digo que mi pueblo es grande tipo ciudad ya y creo que dentro de unos años me iré tengo la ilusión para vivir en otro pero aún más pequeño.
Un beso.

tita hellen dijo...

Los pueblos tienen cosas muy chulas, como vivir con menos estrés, la calidad de lo que comes es más controlada, las estaciones más intensas en su belleza, te haces más "autónomo" para el día a día y no tan dependiente de la tecnología (en el pueblo de mi madre no tenía ni radio, con eso lo digo todo!), pero reconozco que me gusta mucho el anónimato de la ciudad, que nadie esté pendiente de si entras o si sales y de con quién lo haces inventando historias, el tener una oferta de ocio más amplia y no tener que depender del coche y poder usar transporte público.

Eso sí, lo de dormir sin ruidos es un must por el que pensarselo todo dos veces.

Besotes

Julia R. dijo...

Ufff. Mi pareja quiere vivir en un pueblo. Yo no me veo, la verdad, me encanta pasear por Madrid y sus tiendas, necesito entretenimiento y en el pueblo de mi madre, cuando voy me aburro soberanamente. No sé no sé

Me gusta