miércoles, 7 de septiembre de 2016

Eyeliners dobles de Debby + eyeliner Essence...Entre la decepción y el aprecio (review + swatches)

Hace unas semanas decidí renovar mi colección de eyeliners de colores con tres nuevas adquisiciones. Una es de Essence, antiguo conocido en quien confío y otras dos, de Debby, que han supuesto mi primer contacto con la marca y, como podréis deducir por el título del post, ha sido algo agridulce.

Pero dejadme que os argumente, como debe ser. ¡Vamos al lío!
1. El "viejo amigo": Liquid Ink de Essence.


Los eyeliners líquidos de la línea "Liquid Ink" son famosos en la red por su calidad /precio: asequibles, como todo lo de la marca alemana, son además duraderos, pigmentados y muy buenos de usar si te gusta el formato líquido.
Yo repongo siempre el negro, pero al ver este gris acero pensé que podría ser una buena opción para delinear en un tono un punto más suave al consabido oscuro. Y la verdad es que ha sido una gran adquisición que ya veíais en los últimos looks publicados. Ojalá la marca saque más tonos, porque picaría con ellos.
El tono es 03 - Steel the grey y me temo que pertenece a una EL.





2. Y llegó la sorpresa: eyeliners dobles de Debby

Caminando por los pasillos del Bodybell donde compré el eyeliner de Essence, me topé con estos eyeliners de Debby que es una marca de la que algo había leído pero que nunca había probado. El formato me pareció super original y práctico: un tubo con dos puntas, en una tenemos el delineador y en la otra la máscara de pestañas. Ojo porque la máscara es negra, no del color del eyeliner (cosa que habría sido un puntazo, la verdad). 
Me costaron 7'95 y si no recuerdo mal, había también en marrón y negro.


Pues bien, mi decepción viene cuando los aplico: aparte de que el pincel no es flexible - yo los prefiero así porque se adaptan mejor a la forma de mi ojo - la trazada no es homogénea :(

Detalle de la punta del eyeliner

Abajo veis perfectamente lo que digo: con una pasada, el producto no queda homogéneo por lo que hay que dar varias, cayendo con  más facilidad en el tema de que nuestro delineado quede más grueso de lo deseable.

 

Así que, la verdad es que ha sido una toma de contacto con la marca bastante mejorable. Los tonos me parecen preciosos (el azul eléctrico, especialmente) y la idea, práctica (la máscara, sin ser nada del otro mundo, no va mal). El pincel no es de mis favoritos, pero puedo pasarlo...pero el tema de cómo queda el producto...mal. Muy mal.
De manera que, los iré intentando gastar, pero desde luego no os los recomiendo.
En estos días los veréis en varios looks.

¿Habéis probado algo de Debby?
¡¡BESOS!!


Me gusta