domingo, 13 de noviembre de 2016

Alimentación y reflexiones: Esto de dejar los lácteos…¿es una moda?

De un tiempo a esta parte, muchas de las personas (la mayoría, mujeres)  que me rodean se han pasado a la leche vegetal. Algunas a la soja, otras a la almendra …incluso a la de arroz. Voy al supermercado y en el estante de la leche, donde antes había leche entera, semi o desnatada, hay ahora un abanico de opciones, colores y etiquetas espectacular.
Esto no va, obviamente, de gente que no toma leche porque es intolerante a la lactosa. Ni tampoco de quien ha dejado de consumir todo tipo de lácteos por una postura personal (derivados animales). Esto va, de cómo a veces las modas cambian nuestra alimentación por intereses económicos, y si no andamos críticos…no nos damos ni cuenta.
¿Qué opinas tú del tema? Te cuento cómo lo veo yo

1. El interés por vender “leche de…”
No voy a entrar en consideraciones veganas del tipo “somos la única especie que sigue tomando leche tras el destete” porque son temas ideológicos en los que no entro. Los respeto pero no los sigo. Aparte, como argumentación, algo floja: también somos la única especie que hace muchas otras cosas, como llevar ropa y no por eso vamos en pelotas en situaciones públicas, por poner un ejemplo).
Tampoco en juzgar a nadie – en absoluto se me ocurriría – porque lo bien o lo mal que uno/a le caigan las cosas, es algo muy personal. Hay gente con intolerancias que tiene que renunciar a todos los lácteos (o el gluten, o lo que sea) y bastante tienen ya con lo suyo.
De hecho, yo misma reduje el consumo de leche de vaca como os contaré después.
Simplemente me planteo cómo (y cuánto) han aumentado en revistas los anuncios sobre leches vegetales y las variedad, como digo, en las baldas de grandes almacenes. Si os fijáis, muchas de las marcas productoras lo eran ya de leche de vaca con lo cual lo que han hecho – inteligentemente – es ampliar su clientela potencial.


Y sí, obviamente, cada una tiene sus propiedades y hay muchos estudios sobre ellas. Si no digo que sean malas, sólo me planteo si de verdad es tan necesario, en todos los casos renunciar a los lácteos.
Porque ya no es solo leche…es mantequilla, yogur, queso, helados y todos los derivados que salen de la leche, que son muchos. Risa me da ver la nevera de algunos que toman leche de almendra y luego está a rebosar de “copas choco-nata”.

2. Ojito con los estudios y…la cantidad de porquerías que comemos luego “pero leche, no”.
Por la red (y en las revistas) pululan muchos “estudios” con muchos intereses detrás. Como se explica en el documental “Sobredosis de Azúcar”que os he recomendado más de una vez, muchas “investigaciones” tienen sesgo de partida en su financiación. Cuidado con esto, porque modelan tus creencias dándote la información que a ellos les interesa que creas.

Por otro lado, está lo que yo ya llamo, directamente, postureo. Me hace gracia la gente que se pasa a la leche de avena “porque es más sana” y luego come barritas dietéticas prefabricadas o se infla de zumos artificiales. ¡Chiquillo, comete una fruta! Es como hacer las dietas esas de sobrecitos y batidos… no tiene sentido.

3. Mi postura personal.
Personalmente, reduje mi consumo de leche porque sí noté en mi organismo que la leche que tomaba (a veces, hasta 5 cafés con leche al día), me hacía sentir hinchada y con gases, especialmente después de comer – debo decir que de paso he reducido los cafés a dos, el de por la mañana con leche y el de la tarde, solo y también noto mejoría en otros aspectos-. 

Pero sigo tomando lácteos porque me encanta el queso. Obviamente, con moderación y dentro de una dieta equilibrada…pero es que esto es lo de siempre: en alimentación, más que “esto prohibido, esto es un alimento mágico consúmelo a saco”, creo que lo hay que tener es un mínimo de juicio para...

1) escuchar a tu cuerpo y ver qué necesita y qué le sienta mal 
2) tener capacidad crítica con anuncios, modas y artículos sin fundamento 
3) seguir una dieta equilibrada donde, los alimentos más pesados y/o calóricos alternen con fruta, verdura y actividad física.

¿Cómo lo ves tú?
Espero que os haya resultado interesante.
¡¡BESOS!!

39 comentarios:

  1. Lo principal es escuchar a tu cuerpo, yo la he cambiado a leche sin lactosa porque notaba la barriga muy hinchada y después de algunos problemas digestivos fue una decisión de las que tomé.

    No es que sea intolerante a la lactosa pero sí la leche y la nata cuando las tomo me hincho como una pelota, lo mismo me ocurre con algunos quesos, aunque aquí peco más.

    Como ésto de las modas son modas, también habría que hablar de la stevia, que tengo un post medio hecho, que la gente se cree que la toma natural y es una porquería lo que toma.

    Con los zumos prefabricados no puedo con ellos y eso que hace muchos años era fan del Bifrutas de Pascual pero tienen una de azúcares y de cosas, de todo menos fruta.

    Muacksss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La stevia en consumo habitual es una caja de bombas. Si la planta de donde viene se usaba tradicionalmente oara causar abortos!! Estoy deseando leer tu post!

      Eliminar
  2. Este tema da para libros enteros. Es increíble lo que hace la publicidad, aunque esta misma choque con toda nuestra experiencia histórica. Estoy de acuerdo en que las personas que no tengan la mutación genética que nos hace tolerar la lactosa no la consuman, lo contrario sería ilógico. Pero estas campañas por desprestigiar a nuestros lácteos y ganaderos me deja los ojos como platos. Que yo sepa, la población europea ha sobrevivido con una dieta a base de lácteos, otra cosa es que ahora los lácteos sean de mejor o peor calidad que los que se tomaban antes. Además, no sólo de vaca, sino de cabra y oveja. La leche de estas últimas por ser de mamífero más pequeño suele digerirse mejor. Luego está lo que comentas, las lesches vegetales de supermercado están llenas de porquerías y...calorías. Otra cosa son las que preparamos en casa o se compran en herbolarios. Yo conozco casos espeluznantes, desde mamis de bebés de 2 meses que los inflaban a biberones de leche de soja, hasta el de mi propio padre. Lo convenció una prima suya de que la leche de vaca le había causado la enfermedad que tenía (la prima a todo esto no es nada relacionado con la salud) y se puso como loco a inflarse de bebidas vegetales....siendo diabético!! Pues tuvimos que tonar cartas en el asunto porque se le puso la glucosa altísima y le salían fatal los análisis y vigilarle lo que comía, con peleas de por medio, como un crío. Menos mal que la uncóloga medio lo hizo entrar en razón. Vamos, que para excluir un alimento, o sustituirlo por otro, hay que informarse muy bien, y mirar cosas como de dónde vienes y cómo se an criado lostuyos, que tus genes en ese aspecto pueden condicionar. Un beso y muyy feliz domingo!!

    ResponderEliminar
  3. completamente de acuerdo guapisima, yo no pienso dejar la leche, es mas, es necesaria, a no ser que tengas alergias no se debe dejar de tomar

    ResponderEliminar
  4. ¡Buenos días, Noelia! Pues qué quieres que te diga... benditos lácteos! A mí el vasito de leche por la mañana y mi consumo masivo de quesos (que, como te sucede a ti, me encantan) no me los quita nadie!

    Un beso y feliz domingo,
    Le Style et Moi

    ResponderEliminar
  5. Es increíble cómo la publicidad juega con nosotros para hacernos creer cosas que no son, según sus intereses.
    Si recordáis, modas las ha habido con el aceite de oliva, los huevos, el jamón serrano..., ahora le toca el turno a la leche. Pues yo seguiré tomando leche porque me encanta. Eso sí, nada que ver con la leche que traía el ganadero del pueblo, y llegabas a casa y la hervías...
    Lo de los edulcorantes es también un caso aparte.
    Primero la sacarina era buena; ahora se ha comprobado que es malísima, pero se sigue vendiendo.
    En el hospital donde trabajo, a los diabéticos se les da sobres de sacarina con ciclamato en lugar de azúcar.
    El ciclamato ha provocado cáncer de vejiga en ratones de laboratorio, pero como es barato...
    Luego fue la moda del aspartame; antes era buenísimo, y ahora se ha comprobado que también es malo.
    Ahora está de moda la stevia. Hasta que alguien nos empiece a descubrir que no es tan buena como parece.
    Yo creo que tenemos que mirar un poco atrás, e imitar a nuestros abuelos, que comían más sano.
    Muchas gracias por la entrada. Se presta mucho a discusión, y eso me encanta.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Jo, que rabia...he escrito un comentario de tres metros y no se ha publicado (no se por qué a veces tengo problemas para comentar desde el móvil en tu blog)
    Resumo: 100% de acuerdo contigo, huyamos de talibanes y de modas absurdas demonizando o promoviendo, ¿que sentido tiene tomar algo "sano" e inflarte a cola zero?, ¿inflarte a soja sin pensar en sus fitoestrogenos? (Mejor que la leche:no)
    Me ha gustado mucho el post.
    Besazos, ciao!

    ResponderEliminar
  7. Algo de moda y postureo hay, por supuesto, pero también es cierto que cada vez somos más conscientes de nuestra dieta, y la seleccionamos más, aunque no siempre con cabeza; una vez por desconocimiento, y otra por dejadez, pero, quien realmente quiere llevar una línea alimentaria, lo consigue.
    Tendemos a caer en la incoherencia, como lo que comentas de las barritas de cereales y los zumos prefabricados, que los nutricionistas están hasta el flequillo de decir que esas barritas son cereales garrapiñados, y es bien cierto. Te hace menso daño comerte un par de donuts, con todo lo que llevan, que no es poco.
    También te voy a ser muy sincera. Yo dejé los lácteos por un tema de salud, como bien sabes, pero, igual que no he vuelto a tomar otros alimentos que me restringieron durante el tratamiento por voluntad propia, tampoco volvería a los lácteos, y mira que yo no entendía la vida sin queso.
    Cundo rascas un poquito, y te pones las pilas con temas de nutrición y salud, alucinas de lacantidad de porquerías que nos metemos en el cuerpo cada día.
    Que sí, que luego habrá quien coma otras cosas y se quite la leche, pero si en vez de tener 3 tóxicos localizados en tu dieta, tienes 2, ya es uno menos. Otra cosa ya es el motivo de cada cual.

    Por otra parte, también entre los alimentos para poblaciones especiales hay mucho que cortar, porque no llevarán azúcar blanca muchos de ellos, pero llevan tal cantidad de edulcorantes y de azúcares de otro tipo, que, aunque sean más sanos, te pega un dumping sólo con olerlos. Palabrita.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Hola!!!!!
    Me gusta mucho como expones el tema. Te explico mi situación. Yo odio la leche pero me encantan los lácteos. Hace un par de años que me pasé a la leche sin lactosa porque tuve serios problemas digestivos(estoy operada de vesícula) y los médicos no daban con la causa, fue probar la leche sin lactosa y mejorar mucho, pero el resto de lácteos los tolero normales, solo me pasa con la leche.
    Mi hijo y mi marido toman leche normal, y lácteos.
    Mi sobrino es alérgico a la proteína de la leche y no solo no puede tomar láctoes, tiene todo muy limitado porque el paté, el jamón cocido, las galletas...muchas cosas llevan leche, aunque sea un poco, y claro, cuando es una alergia por poco que sea acabas en el hospital, pero ese es un caso especial, su hermana no tiene la alergia y toma leche sin problemas, y come de todo.

    Mi hija(mis hijos son mayores de edad, ambos estudian en la facultad, no son pequeños) es vegana, empezó siendo vegetariana y ahora es vegana. Fue un proceso hecho muy poco a poco y hace revisiones médicas a cada poco para ver que todo está en orden.
    Yo no quería que fuera vegana, pero ella tiene unas ideas y ya que es coherente pues la apoyo. Pero desde luego no solo no consume comida de origen animal, eso es extensible a su modo de vida, no usa nada de ropa o complementos de origen animal, ni cosmética testada en animales, ni consume Nescafé o coco cola, con son realmente dañinos con el medio ambiente, usa libretas de papel reciclado, es voluntaria con niños de oncología, donante de sangre y médula...intenta ser coherente.

    Mucha gente es incoherente, el ejemplo de la leche vegetal y las barritas energéticas compradas es perfecto, confundimos las cosas. Ya que tomas leche vegetal haz tú unas barritas o un pan de semillas, y los zumos comprados son veneno...un día se pueden tomar, faltaría más, en una ocasión especial, pero a diario son veneno.

    Un besito y creo que lo has expuesto de modo muy coherente, la gente se va a los extremos guiada por modas.

    ResponderEliminar
  9. No puedo estar mas de acuerdo contigo, Noelia. Desgraciadamente los medios están jugando con la sociedad a su antojo haciéndonos creer que es mejor para nuestra vida. Nosotros, que tenemos el poder de la información, esta en nuestras manos creérnoslo más allá de la publicidad. Informarse y conocer que producto es realmente beneficioso esta en nuestras manos. Gran documental y por supuesto, gran post. Me encanta la leche, pero últimamente no me noto nada bien con ella y mucha gente de mi alrededor está igual. No se que tendrá esta leche de vaca, pero desconfío bastante de su continente. No obstante, investigo que ocurre con varias marcas, que antes se vendían como los mejores lecheros y ahora son los mejores haciendo leche de Nuez ¿Es un vacile? Esta en nosotros el creernos todo lo que nos cuentan. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  10. Sí es verdad que cada vez más gente bebe leches de todo tipo menos la de vaca convencional. Se piensan que son más sanos, pero he leído muchos otros inconvenientes que aportan como colesterol o azúcar o temas así.
    Yo tomo la leche sin lactosa por lo que me hincha, y soja mis padres ya por la edad, pero esas modas nunca nos han gustado.
    Un besito guapa :)

    ResponderEliminar
  11. Pues yo no tomo ni leche vegetal ni la de toda la vida, porque simplemente no me gustan. Pero me encantan los productos lácteos, sobre todo los yogures.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Me encanta esta entrada, es un tema muy interesante! Yo creo que aunque se han puesto de moda las bebidas vegetales es algo positivo para dar a conocer una alternativa a la leche de vaca. En mi caso yo siempre he tomado leche de vaca pero no me sienta especialmente bien, hace poco mi madre me animó a probar una que toma ella sin lactosa y desde entonces me encanta y me he pasado a ella, aunque no renuncio a derivados lácteos como el queso. Ayer precisamente compré tres tipos de bebidas vegetales y tengo ganas de probarlas, pero básicamente porque adoro probar cosas nuevas y alternativas veganas aunque no lo sea, en general todo tipo de comida me da curiosidad ^^ De hecho, una vez me animé a hacer yo misma leche de avena y tengo ganas de volverlo a hacer, son alternativas que están genial.
    Eso sí, lo que me echa para atrás son los precios de las bebidas vegetales, son carísimas.. Si fueran más económicas seguramente serían mi primera opción, pero no puedo gastarme ese pastizal teniendo en cuenta que es un producto que tomo varias veces al día..
    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. pues sí, ahora "se lleva" lo de tomar soja y demás... yo como odio la leche ná de ná jeje

    ResponderEliminar
  14. Vaya, yo no creo que sea una moda. Puede que a algunas no les guste la leche o que simplemente les siente mal. AUnque si, obviamente hay muchísimo postureo. Yo por ejemplo tuve que dejar de tomarla, pero no por hinchazón, si no porque me provocaba unos cólicos de muerte, no la leche en si, si no la lactosa. Tuve que ir a urgencias y todo y me dijeron que era eso, puedo tomar queso y yogures y de todo, pero como me tome un colacao... Ya la hemos liado. ¡Con lo que me gusta! T_T

    Pero bueno, cada cuerpo es un mundo. Lo gracioso es que me puedo tomar un vaso de laccao (batido de chocolate) , pero no puedo tomar un vaso de leche con colacao... Tiene guasa la cosa. xD

    Buen post ,como siempre :)

    UN BESOTEEEE

    ResponderEliminar
  15. Yo soy alérgica a la lactosa, no me queda otra que asegurarme de tomar leches que pueda tolerar porque si no me duele muchísimo la tripa y lo paso fatal así que hace años que pido infusiones cuando voy a un bar o restaurante ya que el café me gusta en grano y de una marca particular y no siempre lo tienen y la leche ni olerla. Creo que están tan de moda porque mucha gente tiene alergias e intolerancias y en otros casos porque "culo veo, culo quiero" como dicen en mi tierra ;-p lo que es cierto, es que no es normal beber leche de espelta para luego meterte cuanta bollería industrial encuentres, pero eso es gusto de cada cual y poco o nada se puede decir.
    Muchos besotes y feliz domingo!

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  17. Querida Gadi me ha parecido muy interesante el post porque escucho a muchísima gente que ha dejado de tomar leche por intolerancia a la lactosa, lo primero que tengo que decir que yo siempre he sido, no ahora porque tenga unos años y la ventaja de tenerlos es que sabes muy bien lo que quieres y lo que no quieres... pero ni de muy jovencita fui una persona "inluenciable" yo siempre he ido a la mía,

    Después de esto te diré que yo también pienso que tipo de intereses económicos hay detrás de esto.... aunque no sea consumidora de leche, es decir, yo solo he tomado la leche materna, eso sí estuve mamando dos años!!!! ja ja ja, mi madre le daba de mamar a mi hermano y yo con dos años ya y con dientes me enganchaba, ¡¡¡que mamona!!! y nunca mejor dicho, pero después de esto jamás he vuelto a tomar leche porque mis desayunos desde mi más tierna infancia y lo que está en ni memoria han sido con chocolate (sin leche, hecho con agua) y parece ser que según me contaba ni madre yo desde muy pequeña empezé a negarme a tomar leche ni en meriendas ni en niguna otra cosa, solamente porque le decía que no me gustaba, yo me criaba de una forma bien y saludable mi madre no insistió nunca en este hecho, se lo preguntó al pediatra y éste le dijo... pero ¿la niña está bien? mi madre dijo claro que sí tiene mucha vitalidad, se pone poco enferma y está estupenda, y le dijo pues que no tome!!!! sino le gusta, así que la leche nunca ha estado en mi alimentación como tal, por contra tengo que decir que me gusta mucho el queso en todas sus variantes y además "curao" desde una edad que a ningún niño le gusta este tipo de quesos, esto si que está incluido en mi alimentación todos los días al igual que los yogures que me encanta y han un gran abanico donde elegir, pero me llama la atención esta intolerancia a lactancia que tanto hay!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  18. Yo hace un tiempo que me he pasado a la leche de arroz para desayunar, pero es porque no me gusta la leche, aunque después si me tomo un café lo hago con leche,lo que me encanta son los yogures y los quesos, yo como lo que me gusta, eso de las modas no es para mí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. La verdad es que me parece genial que haya más variedad para poder elegir lo que cada uno quiere comer, sea cual sea el motivo que le lleve a eso. Como dices, hay que respetar lo que elije cada uno :)

    ResponderEliminar
  20. me ha encantado este post Noelia. Opino lo mimo. lo mas importate es escuchar tu cuerpo y ver las necesidades ; pero también se nota y mucho que se renuncia a comer " sano" por moda. Porque alimentación prefabricada de sano no tiene nada.

    ResponderEliminar
  21. El mayor porcentaje seguro que es moda, pero te puedo asegurar que a mi esta "moda" me viene de lujo. Tengo intolerancia a la lactosa diagnosticada y a la hora de encontrar productos sustitutivos lo tengo mucho más fácil, pero vamos lo de tomarlo por tomarlo...lo veo absurdo, es bastante jodido vivir con una restricción alimenticia, porque la lactosa esta en todos los lacteos y derivados, leche, nata, mantequilla, suero de leche...y todos estos en polvo también...miles de productos lo contienen no sólo lo que podemos imaginar....

    Genial tu post.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  22. Sólo puedo decir que estoy totalmente de acuerdo contigo. Y por supuesto, cada uno es libre de tomar el tipo de leche que quiera, y sobre todo la que mejor le siente. Pero sí que recomendaría a algunas personas que se informaran un poquito mejor antes de defender a capa y espada las bondades de la leche de soja, pongamos por caso.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  23. Muy interesante Gadi. Estoy de scuerdo contigo en que la gente se contradice mucho y sigue las modas. Hace una semana vi un video de una conocidisima bloguer de moda en el que dice ser vegetariana pero consume pieles (?)
    todos sus seguidores se le echaron encima, claro.
    Yo hago como bien dices, escucho a mi cuerpo, además recuerdo que dando dí el pecho el cuerpo me pedía mucho lácteo ¿sería para reponer?
    Cada día miro más los ingredientes y opto por algunos cambios pero a día de hoy comer 100% sano sale carísimo y requiere emplear mucho tiempo: hacernos nuestro propio pan, más casero todo etc... así que un equilibrio es siempre lo mejor.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  24. Qué pena me da a mí que cada día "me prohiben" en cincuenta estudios diferentes cincuenta productos que consumo habitualmente. Que si jamoncito, que si leche de vaca... Mira, en mi casa procuramos cuidarnos y comer variado sobre todo por semana (verdura, pescado, legumbres), pero cada vez me lo ponen más complicado. Estamos en una época en que o te comes una lechuga o una zanahoria cruda siempre habrá alguien que te diga que lo que comes no es saludable por esto o por lo otro. Me tomo en serio la alimentación pero a veces tanta información llega a agobiarme. ¡Ojalá pudiera ser más "pasota"! Es una época en la que te hacen sentir culpable si un día te haces un bocata de jamón serrano (porque ¡OH! es pan blanco y ¡OH! es jamón dañino!), o te tomas un vaso de leche de desayuno (¡OH! solo los humanos tomamos leche de adultos) o mil cosas más.

    ¡YO DESISTO! :(

    ResponderEliminar
  25. ¡Hola guapa! Tema interesante el de hoy...te cuento lo que me pasa a mí con la leche y no es otra cosa que simplemente que no me gusta. Ni la leche ni la mayoría de los productos lácteos (verme comer un yogur es un poema...no llego ni a medio, no lo soporto). Lo único que tolero es el queso. Y me preocupa en el sentido de que pienso que todo es necesario así que a mí me ha venido genial el boom de las leches vegetales. Suelo tomar de arroz (por ser la menos calórica) y de soja (que es la que más me gusta), así como suelo comer yogures de soja...que han sido mi salvación. Como dices, lo mejor es escuchar a nuestro propio cuerpo y ver lo que nos gusta y sienta bien. En mi caso la leche vegetal me funciona genial. Y por cierto, cuando has dicho que somos la única especie que seguimos tomando leche después del destete he recordado a mi gatita, que en cuanto llega el invierno desayuna leche calentita a diario y no veas cómo se relame ;) Un besote

    ResponderEliminar
  26. Un post genial:) Opino como tú; está bien no abusar... pero vamos... con lo que me gusta a mi el quesito y la leche de vaca como para dejarla!!:)
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  27. A mí no me gusta el sabor de la leche, probñe la leche sin lactosa y el sabor era menos intenso, más aguachirri, así que bien. El queso y los lácteos si que los como.
    El tema de la alimentación es tan extenso, estoy harta de ver gente que está a dieta y sale una noche y se toma no sé cuantas copas de ron cola, por ejemplo, nunca entendí cómo estás toda la semana pasando hambre y un sábado te tomas seis coca colas, con ron, claro!.
    Pienso que hay que ser equilibrado, no pasar hambre, no cometer excesos, evitar comer porquerías, pero si un día te apetece un donut, pues a comer.
    Nunca me gustó comer carne y desde que le dí el pecho a mi niña soy vegetariana
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  28. Como con muchas cosas llegan las modas y ¡boom! sale "leche de" de debajo de las piedras. Habría que analizar la verdadera composición de muchas de esas leches. En lo personal, dejé de tomar leche de vaca un tiempo porque me sentaba muy mal y me metí de lleno en la de soja, parecía que la digería mejor. Pero después de un tiempo volví a la de vaca y de momento sin problema.
    También me pierde el queso y dentro de unos límites ¿por qué no?

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  29. Yo tenía algo de hinchazon con la leche entera, me pasé a la desnatada y no la noto que me repita tanto, pero es un poco aguachirri... eso sí, la de soja me sienta como un tiro, no sé que tiene que me sienta fatal.

    Sin embargo los lacteos no me dan problemas en general, así que un poco de aquí y un poco de allí, lo importante es equilibrar la balanza. Y como bien dices, la fruta fresca es un must.

    Besotes

    ResponderEliminar
  30. Fantástico el tema que has tocado Noelia...

    Definitivamente la publicidad mueve montañas y es muy triste ver que sea la moda más fuerte que la consciación personal de que debemos tener una buena alimentación.

    Yo sí que tomo leche de vaca pero solamente en el desayuno para acompañar mi avena. Y me da igual que las del herbolario me miren mal porque la consumo. Mi cuerpo lo nota y lo agradece. Luego el resto del día dí tomo leche de arróz, de coco, de avena, etc. Pues como bien has apuntando son más ligeras y le sientan bien a nuestra digestión. Son ideales para acompañar el café.

    Curiosamente una persona que conozco por la dichosa moda dejó de tomar leche de vaca y se pasó a la de avena, pero cuando notó malestar en las rodillas y aticulaciones volvió a lo de siempre y su cuerpo también lo notó y mucho.

    Debemos tener cuidado de auto "medicarnos" con esos cambios bruscos sin consultar a un especialista porque nos podemos llevar desagradables sorpresas.

    Muy gratificante el post. Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Como bien dices lo fundamental es escuchar al propio cuerpo. Yo voy alternando diferentes tipos de leche, más que todo porque me gusta ir cambiando y si he notado que si tomo muchos días seguidos leche de vaca tengo el estómago más delicado, pero por tomarla de vez en cuando no me pasa nada y de hecho me gusta. Lo que si sigo tomando son yogures y queso. Hay que alimentarse con cabeza,jeje. bsts

    ResponderEliminar
  32. Me ha gustado mucho tu reflexión. Está claro que cuando la industria ve una posibilidad de negocio se lanza con todo y la mala fama que tiene la leche de vaca ha sido precisamente eso. También es verdad que las leches vegetales son una buena opción para complementar nuestra dieta, así que como bien dices, la clave está en buscar el equilibrio.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  33. Yo sigo tomando leche y lácteos, me parecen fuentes de calcio, proteínas y vitaminas imprescindibles. No voy a renunciar a ellos. De momento no los he sustituido por ninguna otra fuente de calcio principal. Estoy de acuerdo contigo. Besos

    ResponderEliminar
  34. Pues yo uso y abuso de los lácteos, toooodos y estoy muy sana, lo único que voy a cambiar es la leche normal por la que lleva soja ya que en el momento por el que estoy pasando es aconsejable.

    ResponderEliminar
  35. A mí mi leche de las mañanas no me la quita nadie. Ni mis yogures y mi queso. He tomado bebidas vegetales (de soja y avena), pero no como sustitutos de la leche. Por la mañana me tomaba mi taza de leche con colacao y por la tarde un vaso de leche vegetal. Estas leches tienen propiedades beneficiosas y algunas saben bien, así que, como otro alimento más de la dieta, me parecen una buena opción. Pero nunca sustituirán mis vasos de leche.

    ResponderEliminar
  36. Muy de acuerdo con eso de escuchar a tu cuerpo.
    Mi padre solo toma leche de soja porque la leche en sí le sienta fatal y toma suplemento de calcio.
    Yo tomo leche desnatada de siempre menos cuándo estoy muy resfriada (cómo estos días pasados) que tomo solo zumo natural de naranja.
    Un beso.

    ResponderEliminar

@gadirroja en INSTAGRAM