sábado, 31 de diciembre de 2016

Cremas, potingues y tratamientos…¿Pedimos a veces milagros a la cosmética? (Reflexión).

Rutina de día.

Se acerca el final de año y es época de reflexionar para cambiar malos hábitos. Hoy reflexiono sobre un tema que me parece muy interesante cuando hablamos de cuidados: Anti-arrugas, anti-celulíticos, anti-manchas, reductores… a veces, depositamos nuestras esperanzas en tratamientos de todo tipo pero ¿los acompañamos de hábitos que faciliten su funcionamiento…o esperamos de ellos “prácticamente magia”?
Sobre esta idea me gustaría que pensáramos y opináramos hoy.
Aprovecho, además, para acompañar mi entrada con los productos que estoy usando en cada una de mis rutinas. Tenéis reseña de todos en el blog.
1. Origen de la reflexión de hoy
Cuidados periódicos.
La reflexión de hoy viene inspirada por un post de Envuelta en crema en el que hace una completísima reseña de un producto específico para las manchas en la piel y sus impresiones. Debo decir que ella – como siempre – explicó muy bien la situación de partida, lo que ha notado y lo que no e incluso pincela el porqué. La lectura de sus impresiones me ayudó a encontrar las palabras para reflexionar sobre un tema que ya me rondaba la cabeza hace mucho. 
¿Pedimos a veces milagros a la cosmética?
Ahora mismo os desarrollo esta idea…y luego me contáis, en comentarios.

2. Problemas, hábitos y tratamientos: todo está relacionado

Rutina de limpieza
Como decía en la entradilla, es curioso como a veces somos contradictorios:

  • Usamos antiarrugas pero fumamos, tomamos el sol sin protección, no dormimos lo suficiente o no bebemos el agua necesaria.
  • Compramos anticelulíticos pero tomamos azúcares refinados y llevamos una vida sedentaria.
  • Usamos exfoliante y mascarillas de arcilla…pero no nos desmaquillamos correctamente.





¡Que nadie se moleste! No estoy criticando expresamente a ninguna persona, simplemente resalto contradicciones que yo misma he cometido alguna vez.

La aplicación y combinación del producto es también de VITAL IMPORTANCIA. No podemos culpar a nuestro cosmético de falta de efectividad si no lo aplicamos en el momento, la cantidad y con el masaje o técnica adecuados. 

Factores a tener en cuenta, en este sentido:
Corporales

  • Tu edad…y tu aspecto: No todas las treintañeras tienen las mismas necesidades – por poner un ejemplo. Usa anti-edad cuando la necesites. Esa chorrada de “tengo 25 pero uso antiedad para prevenir” la he leído muchas veces y me llevo las manos a la cabeza. Entonces, con cincuenta, ¿qué? ¿dormir en cámara de oxígeno? Observa y usa en función. Lo mismo con el tipo de piel.
  • Prioriza problemáticas: También lo he comentado en alguna ocasión. Mi piel es mixta, en ocasiones sensible y voy hacia la cuarentena. Es por eso que no suelo usar productos muy astringentes, sino más bien suaves pero efectivos.
  • Aprende técnicas y masajes: Son primordiales para que los tratamientos penetren y funcionen. Especialmente, en el caso de los corporales, pero no sólo: ya sabéis que, en este sentido, me encantan las marcas que incorporan tutoriales con técnicas de aplicación.
  • Sé constante: Este último apartado…debería haber sido el primero. No podemos quejarnos de la poca efectividad de un producto cuando no somos marcialmente constantes con su aplicación.

3. Conclusión: Cuidate tú…y refuerza con el producto.

Rutina de noche. Algunos de esos productos están SIEMPRE en mi mesita de noche.
Así no tengo excusa para aplicarlos :)

Como veo que me estoy extendiendo y seguro que la idea, ya la he reflejado antes, os dejo un cuadro en el que relaciono estas ideas: si nos cuidamos con hábitos saludables, los cosméticos funcionarán mejor. O mejor dicho, serán el extra que deben ser….porque como digo en el título, ni magia, ni milagros.

Alimentación sana + deporte + anticelulítico/reductor →RESULTADOS CORPORALES
Alimentación sana + beber agua + limpieza+cremas→RESULTADOS FACIALES
Protección solar SIEMPRE, máxime en pieles con tendencia a manchas
Azúcares, sal alcohol…los menos posibles. NO sólo engordan, retienen líquidos y favorecen la formación de grasa localizada (como la papada o las bolsas)

¿Estáis de acuerdo en estas ideas? De vez en cuando, conviene repasarlas.
¡Pasad una noche fantástica y entrad en el año con muy buen pie!
¡¡BESOS!!

@gadirroja en INSTAGRAM