sábado, 3 de diciembre de 2016

Hablemos de hidratación corporal + tres corporales de uso y abuso estas semanas

Me he dado cuenta que hace tiempo que no toco este tema en el blog y, coincide además con que estoy utilizando tres cremitas para la hidratación corporal (sí, para qué ceñirnos a una, jajaja…es que soy un poco maniática para conjuntar aromas) de las que no os he hecho reseña.
Así que es el momento idóneo para tocar este tema, apuntar algunas reflexiones y hablaros de estas tres hidratantes.
¡vamos al lío!
1. Cómo es la piel de mi cuerpo y qué le pido a una hidratante.
La piel de mi cuerpo, por ahora, no tiene grandes necesidades. No es seca, ni sensible ni tiene problemas de descamación por lo que no he necesitado nunca, por ahora, hacer grandes inversiones ni ser especialmente cuidadosa con los ingredientes de las corporales. Me parece importante explicar esto por una cuestión de coherencia: igual que evito vaselinas en los labios o siliconas en las faciales de noche, en el tema de las cremas corporales no necesito tener tanto miramiento.
Eso hace que me centre más bien en otras características, sino secundarias, no tan relevantes: la textura y el aroma. Y aquí, sí que tengo el “morillo más fino”.

  • -      Textura: Me gustan los aceites para verano y las cremas para invierno. Probablemente aquí esté en juego un matiz algo subjetivo de lo que mi cuerpo prefiere con frío o con calor, pero el hecho es que es así. En verano me encanta el toque jugoso que deja un buen aceite en tripa, piernas y manos. No me importa, además, esperar en ropa interior un rato haciendo lo que sea. En cambio, en invierno, todos vamos con prisa para vestirnos y siempre se agradecen texturas más untuosas que se absorban con un masajito.

  • -     Olor: Me gusta mucho conjuntar la fragancia de mi gel, mi body milk y mi perfume. A ver, tampoco hay que hacer equilibrismos pero sí es fácil organizar por familias olfativas: normalmente, mis fragancias suelen ser dulces y/o florales, por lo que tampoco es algo muy difícil. Lo que no soporto es usar una crema y un perfume que tengan olores muy opuestos – como una crema de frambuesa con un perfume amaderado oriental, por decir un ejemplo - .
Aclarados estos matices, os cuento las tres cremas que tengo en uso, y qué me parecen.

2. Crema corporal de vainilla y nuez de macadamia de Dove.


La compré en ECI y me costó alrededor de 6 euros. Me tentó por el tema de la vainilla, que es un aroma que me encanta, y el hecho de que llevase también manteca de karité. Como veis, se presenta en formato bote de 300 ml. y su textura es tipo manteca, bastante densa.
Su aroma es suave, de manera que no interfiere con prácticamente ningún perfume o colonia, y por eso es un poco “comodín”, porque combina bien con cualquiera de mis fragancias actuales.
 La he visto rebajada en la red a  menos de 4 euros.

3. Magic Chic, Body Milk de Deliplus.


No suelo comprar mucha cosmética en Mercadona pero soy humana y me dejo tentar a veces. Hace unas semanas sacaron colonia y body milk de una EL llamada Magic Chic y la colonia no la probé, pero la crema huele muy del tipo de fragancias como Lady Rebel, de Mango…que a mi me gusta muchísimo. Así que cayó…por 1’50 no lo pensé mucho.
Su composición no es la mejor del mundo, pero ojo, tampoco difiere tanto de la de Dove, que me costó 4 veces más. El envase es algo curioso, de botellita con difusor y la textura más bien tipo “body milk”, más líquida que una manteca, por lo que se absorbe antes. Combina muy bien con Amor, Amor Forbiden Kiss de Cacharel, que es una fragancia a la que doy mucho uso algunas noches de invierno que salimos a cenar. Con fragancia o sin ella, deja en la piel un olor duradero y muy femenino que nos gusta mucho tanto a mi, como a mi pareja ;)

3. Manteca de cacao de TBS 

Esta manteca saldrá en un haul de unas compras a la conocida marca, en unos días. Pero mientras tanto, os adelante que - como todas las de esta firma - es estupenda a nivel de hidratación, y olor.
Su aroma es muy rico y no empalaga aunque sea dulce. Combina muy bien con la fragancia de Roger y Gallet que os reseñé hace poco porque, aunque sean notas diferentes, tienen en común el ser suavemente dulces y muy femeninas. Me encanta.

Como veis, el denominador común de los olores que me gustan en esta época es bastante similar aunque vaya variando de marcas y aromas, ¿verdad?
¿Qué texturas y olores preferís para el otoño/invierno en hidratación corporal?
¡¡BESOS!!

Me gusta