sábado, 14 de enero de 2017

Potiducha con The Body Shop


Antes de las fiestas hice un pedido a TBS para incluir algunos regalitos que tenía pendientes. Y como suele ocurrir, eché también cositas para mí: eso sí, diré como factor eximente que los tres eran productos necesarios: un champú, un gel y una manteca para la hidratación corporal.

No me han gustado por igual los tres, así que hoy os cuento mis impresiones acerca de cada uno.
1. Champú limpiador de banana.
A ver por dónde empiezo.
Lo de limpiador, como que doy por hecho que todos los champús son para limpiar, pero bueno, no seré tan literal y os cuento que se refiere a la principal indicación del champú…nada para dar “chillíos”, de todas formas. Efectivamente limpia, pero deja el pelo bastante seco, te pide un acondicionador o mascarilla sí o sí antes  del siguiente aclarado. La marca dice también que es delicado, pero yo ese punto no se lo noto por lo “chirriante” y fosco que me deja el pelo.
Sus activos  me gustan más, ya que contiene puré de banana ecuatoriano y miel etíope peeero rodeado de “ricos sulfatos”, por lo que a nivel de ingredientes… natural, natural…como  que no. Eso sí, no lleva siliconas.
Y sí, el olor ya sabéis que me parece muy importante en cosmética…pero no tanto como para hacerme repetir compra sólo por él. Aparte, es un aroma muy suave, como decepcionante porque claro, tras leer tantas veces que huele super rico, me ha pasado como con la famosa Crema Americana de Lush,que al olerla pensé “¿Y tanto follón por esto?”. En fin, ya sabéis cuánto daño hacen las expectativas, mea culpa, jajaja. No me perdura el aroma tampoco, igual las afortunadas de pelo rizado lleváis esto mejor (en pelo rizado u ondulado suelen perdurar mucho más los olores, ¿lo habéis notado?)
Cuesta 5’00 por 250 ml. y en ese sentido no me parece especialmente caro, pero tampoco asequible.
Porque no me conquista ni en fondo ni en forma, no le encuentro el sentido a este champú y no repetiría con él.

2. Gel de pomelo rosa.

Mi parte sensual, catacaldos y caprichosa dio un gran bote al leer el nombre de este gel. “¿Pomelo rosa? ¡Eso hay que probarlo!”, me dije.
Y ha ido mucho mejor que el champú: huele genial, evoca muy bien el olor del pomelo sin ser demasiado artificial ni empalagoso y, por la contra, es duradero en la piel.

No se necesitan grandes cantidades para su uso y no me reseca la piel (mi piel es normal y no presenta nunca problemas en este sentido).

Cuesta 6 euros los 250 ml. y en ese sentido, es un capricho porque viviendo con 3 personas más, lo lógico es acudir a otros formatos/precios, pero para potiduchas especiales y merecidísimas de esas que nos damos de vez en cuando (recuerden poner en alto, si como yo, tienen pequeñas potingueras en ciernes ;) me parece muy recomendable.

3. Manteca de cacao

Qué decir de las mantecas de TBS. Pues que tienen merecida su fama y que por eso siempre suelo tener alguna en uso. El aroma del cacao me pareció adecuado para los meses de frío…y acerté.
No huele a chocolate…sino a cacao, como tiene que ser. Tiene cuerpo, sin ser extremadamente dulce y su nivel de hidratación es muy bueno. Casa  bien, como ya os dije, con fragancias dulces y/o florales suaves.
Su precio es de 16’50 por 200 ml. pero, al igual que los productos anteriores, yo la cogí en promoción y se me quedó notablemente más económica. Siempre os recomiendo que, para acceder a estos descuentos, os suscribáis a las newsletters de las marcas. La contrapartida que tienen es que a veces son tan suculentos que te hacen picar cuando no toca ;)

….y hasta aquí os cuento de este trío de productos de The Body Shop.
¿Habéis probado alguno de ellos? ¿Qué os parecieron?
BESOS!!

@gadirroja en INSTAGRAM