viernes, 17 de febrero de 2017

Reseña doble: Exfoliante de rostro (Amie) y de cuerpo (Dr. Organic)


De corporales va la cosa últimamente, ¿habéis visto? Eso es porque, cuando una es constante, hay épocas en las que parece que todo se acaba a la vez y toca reposición. En este caso fue el turno de mi exfoliante facial y corporal y ya os enseñé en un haul de compras en un par de tiendas, entre ellas Primor, mis dos nuevos fichajes para la exfoliación tanto de rostro, como de la piel del cuerpo.

Os detallo mejor hoy qué me parece cada uno.
1. Exfoliante facial Amie

Esta marca me da mucha curiosidad desde hace años, pero dado que muchos de sus productos los encuentro orientados a pieles más jóvenes que la mía, no me había lanzado con ella.

No obstante, encontré el exfoliante y pensé que los exfoliantes, en general, son como el amor “y no tienen edad” (jajaja). Un producto perfecto para probar la marca y quitarme mi espinita con ella.
Por si no la conocéis, aunque lo dudo, Amie Skincare es una marca inglesa de cosmética natural con precios asequibles. Es apta para veganos y vegetarianos y sus productos no contienen parabenos, aceites minerales, sulfatos, petroquímicos ni están testados en animales.
Dentro de la marca no hay una oferta muy extensa de productos ni líneas. Sí encontramos dos exfoliantes, uno más orientado al uso diario y el que yo os enseño hoy, con una periodicidad más habitual dentro de lo que estos productos implican (yo los uso un par de veces o una vez a la semana, según cómo me vea la piel).
Empezando por el formato, nos encontramos un envase cómodo para usar en la ducha, con unos 75 ml. de tamaño.
En cuanto a la textura del producto, se trata de una base tipo crema que tiene dos clases de partículas encargadas de hacer la exfoliación mecánica: unas más pequeñitas, que rascan más y otras más grandes, que arrastran. No resulta una mezcla muy homogénea y me da la sensación, al aplicarla, de que pierdo mucho producto, porque cuando voy a masajear el rostro, la mayor parte de él ya se ha deslizado cara abajo: la crema y las partículas van "cada una por su lado" y cuando voy a masajear en círculos apenas queda producto...un rollo.
Entre sus activos destacan los de carácter hidratante (manteca de cacao, glicerina, manteca de mango) y también aparecen reguladores (extracto de arroz, polvo de bambú). 


Su precio no llegó a los 7 euros en Primor, pero debido a lo incómodo (y poco efectivo, por ende) que se me hace de usar, no lo recomiendo ni pienso repetir con él. Como os he dicho más arriba, la marca tiene otro exfoliante, una especie de limpiadora/exfoliante para uso diario que no sé si irá mejor, pero desde luego no me han quedado muchas ganas de seguir probando.

2. Exfoliante corporal Dr. Organic.


En el caso del producto para el cuerpo, escogí esta otra marca en la que tampoco tenía experiencias previas (ese día estaba yo por innovar, jajaja).
Dr. Organic es una marca inglesa de cosmética natural apta para veganos y vegetarianos de precio asequible y venta “popular”, esto es, en los drugestores de Reino Unido. Tiene diferentes líneas según necesidades (manuka, coco,  granada, argán…) y una cantidad INGENTE de productos en cada una de ellas. Os recomiendo curiosear su web si queréis conocerla mejor porque puede venirnos bien para picar luego, con más información y conocimiento, lo que vaya llegando a España. 
Con respecto al formato, de nuevo nos encontramos un bote, de plástico, práctico de usar y con 200 ml. de cantidad. Como veis, en mi caso pertenece a la línea de oliva, que es hidratante, y además, como otros activos destacan el áloe, la glicerina y el extracto de uvas, almendras dulces y algodón. Tampoco contiene parabenos, siliconas, sulfatos ni petrolatos.


En este caso, nos encontramos con una textura crema de nuevo y un grano de tamaño medio-grande y dureza también de media a dura. Y sin embargo el funcionamiento es totalmente diferente (y mucho mejor): la crema se extiende genial por la superfice del cuerpo en que te centres (espalda, nalgas, tripa…) y te permite masajear muy bien, sintiendo la exfoliación del grano a la vez que la piel se queda hidratadita y suave. Se retira aclarando bien. Y hala.

Su precio fue de unos 8 euros, aproximadamente y como habréis deducido, me ha gustado mucho. Me apetece mucho, por tanto, seguir probando productos de la marca.

Fijaos que, en dos productos semejantes, la experiencia ha sido muy diferente. Y es que en los exfoliantes hay un detalle, más allá de formatos, olores e ingredientes que es SUPER IMPORTANTE: la mezcla en equilibrio de partículas y base cremosa que facilite y haga efectiva la aplicación. ¿Verdad que sí?

¿Os ha pasado lo que a mi con el exfoliante de Amie, alguna vez?¡Contadme!
¡BESOS!

@gadirroja en INSTAGRAM