sábado, 28 de octubre de 2017

Tips para cuidar el pecho con consejos específicos: Productos, ejercicios y consejos

Dentro de "el repaso general" que me gusta hacer de cara a la rentrée, quiero dedicar un post a los cuidados específicos de una zona tan delicada como es el pecho. Siendo una zona que apenas tiene sujección y se ve afectada por los cambios hormonales, de peso y otros factores, tener unos hábitos estratégicos para su cuidado es importante si quieres mantener un escote bonito.
Hoy os cuento algunos tips que me han funcionado bastante bien.
¡Vamos al lío!



1. Adelgazar: DES-PA-CI-TO.

Hace un par de años me propuse volver a la vida activa (tras coger unos kilillos por dejar de fumar).
Perdí los kilitos, pero despacito y bien. No los he recuperado.

Yo sé que esto es de "primero de tetología" 😂 pero a veces no lo tenemos presente: el seno en sí está compuesto de grasa (aunque bajo la mama estén los músculos pectorales como veremos luego), así que si adelgazamos de manera brusca, perdemos muchos kilos rápidamente, tenemos constantes altibajos en la báscula por una alimentación desequilibrada o terminamos la lactancia de los bebés de manera brusca en lugar de paulatina... el seno lo padece.
Igual que cuando adelgazas, zonas como la cara interna de brazos y piernas suelen presentar flaccidez, al estar menos "rellenas" de esa grasita que has ido perdiendo...la piel del pecho se resiente muchísimo más. Por eso, si te has propuesto perder unos kilos es mejor ir adaptando tu modo de vida a una alimentación sana, incluido ejercicio (que no tiene que ser una maratón olímpica, puede ser salir a caminar una hora) al menos 3 días de 7 que tiene la semana...que hacer dietas estrictas que, además, suelen tener efecto rebote.

Si, como he comentado antes, eres de las personas que lo mismo pesas 3 kilos arriba, que 3 abajo...cuidado con eso porque tanto oscilar de peso fomenta mucho la flaccidez y ya hemos visto que en esa zona, es rápidamente perceptible.

2. Lactancia materna = ¿pecho caído? ...No, si lo cuidas.

Uno de los miles de mitos que rodean a la lactancia es el de que "estropea el pecho".

Quién me diría a mi por aquel entonces que
crecerían tan rápido (A Betty no le he dado teta, pero ella me
quiere como si lo hubiera hecho XD )
Yo opino que es totalmente falso, con matices, claro: está claro que la genética influye (en todos los tips que vemos hoy lo hace), pero el cómo organices tu la lactancia, y sobre todo, la retirada de la misma, es lo que más puede hacer que el pecho sufra...o no.
Cuando estás dando de mamar, los senos están continuamente llenándose de leche y vaciándose. Es un proceso y es cíclico. Pero el cuerpo es muy sabio, y las subidas de leche se van adaptando a la demanda: cuando tu bebé crece y comienza a ingerir otros alimentos, mama menos y tu pecho produce menos...a lo largo de los meses, el flujo de leche va descendiendo, hasta que el niño/a deja la teta, y termina la lactancia.
Esto es "lo ideal" (yo pude hacerlo en ambos casos) pero es verdad que, por circunstancias ajenas a la mamá (vuelta al trabajo, enfermedad, etc.), a veces la lactancia se interrumpe de una manera mucho más brusca, en un periodo de tiempo breve pasamos de tener leche...a no tenerla porque no mama el bebé. En este caso, es mejor utilizar un sacaleche para ir enseñando al cuerpo a reducir el flujo de leche poco a poco (de paso, si no tienes contraindicaciones para usar tu leche, es la mejor que puedes utilizar para las papillas de tu bebé, yo también lo hacía así) y así no habrá bajadas bruscas de volumen en tu pecho.

3. Cuidados cosméticos específicos.

Sin duda, utilizar productos específicos para la zona, es algo básico si quieres conservar tu pecho lo más bonito posible. No es "mágico" (veremos que el siguiente punto es aún más efectivo), pero sí ayuda.
Yo he probado varios productos, y algunos me han gustado más que otros. Lo último que he probado es una mascarilla para el pecho:

Curiosa forma, la de la mascarilla, ¿eh? 

Deja la zona turgente, pero no hace milagros. La recomiendo para un momento especial en que quieras usar un vestido con escote. Lo bueno que tiene es que viene con un serum que puedes aprovechar los días posteriores (en la foto, en un botecito que lo puse).


4. Ejercicios CON PESO: Lo que mejor funciona.

En mi experiencia personal, la cosmética ayuda, pero lo mejor para que el pecho luzca tonificado es el ejercicio con peso. No creáis que por usar unas mancuernas de 2-3 kilos vais a poneros como Van Damme porque no es así, no tengáis miedo.
Sin embargo, sí endureceréis los pectorales y al desarrollarlos levemente, el pecho - la masa grasa que está por encima - aparece menos caído, más turgente.
Hay muchísimos ejercicios en la red y puedes probar varios para hacerte tu propia rutina, pero yo tengo un favorito con el que enseguida obtengo resultados y que hoy, quería compartir con vosotras (minuto 2'38'').

No he comentado en el post la importancia de un buen sujetador, pero es algo básico también. Personalmente, al tener poco pecho no tengo mucho problema para encontrar un sostén que me vaya, pero sé por amigas y familiares con más pecho que dar con el modelo adecuado, a veces no es fácil (ni barato)...pero merece la pena.


¿Cómo cuidáis esta (delicada) zona?
¿Me recomendáis algún producto?
¡¡BESOS!!

@gadirroja en INSTAGRAM