sábado, 22 de septiembre de 2018

Receta sana, ligera y rica: Judías a la gallega.

portada

Hace unas noches me apetecía cenar judías: aquí en otoño muchas familias recogen ricas verduras de su campo y...¡me invitan! Tomates, berenjenas, judías... riquísimas y muy sanas porque están cultivadas de manera natural. Pero me apetecía hacerlas de una forma diferente a la típica ensalada o tortilla y busqué por la red. Encontré esta receta de judías a la gallega...a la que yo he dado mi toque personal. Como me gustó mucho hoy os cuento paso a paso.¡Vamos al lío!




1. Propiedades de las judías.

Como siempre, y de forma previa a la receta, vamos a repasar la aportación nutricional de las judías, que es también una forma de motivarnos a incluírlas en nuestra dieta habitual.
Además de ser ligeras a nivel calórico y aportarnos muchísima agua y fibra, el aporte de las judías verdes en vitamina C es muy notable. Además, tiene efectos anti-inflamatorios, por lo que es genial para prevenir la hinchazón abdominal por retención de líquidos o menstrual.

2. Judías a la gallega.

ingredientes

Para hacer esta receta (que cenamos Manolo y yo abundantemente, por lo que me atrevería que, para ser usada como entrante, es adecuada en porciones para cuatro personas) utilicé 5 patatas pequeñas y unos 400 gr. de judías que herví por separado. Vamos a usar además varios dientes de ajo (yo usé 4 pero es que en casa somos "fan de poster" del ajo), una cucharada de pimentón dulce y (esto es una aportación mía) una de picante.

patata y judias cocidas

Las patatas las cocí enteras (como para pulpo a la gallega) y las corté una vez se enfriaron en rodajas (a la panadera) que puse como base de la ensalada. Sobre ellas, las judías.
Mientras tanto, en una sartén eché un poco de AOVE y freí ligeramente los aojos en láminas. Una vez tuvieron algo de color, retiré del fuego y añadí los dos pimentones, removiendo. Importante haber alejado la sartén de la fuente de calor porque el pimentón se tuesta rápidamente y sabe raro.

aliño

Arriba tenéis el aliño resultante que vamos a verter sobre nuestra fuente después de haber echado también una pizca de sal. El aliño arrastrará la sal y la hará llegar a la base de nuestro plato.

presentación

Y así de fácil, ¡lista para comer! Si tenéis moldes de emplatado, quedan la mar de bonitas. Pero en casa, somos mucho de compartir en fuentes y servirnos de ellas. El resultado es una cena ligera, vegana y muy sabrosa.

presentación 02

Obviamente, el punto de picor/sabor lo podemos modificar variando la cantidad de pimentón.

¿Conocíais esta manera de tomar judías?¡BESOS!

@gadirroja en INSTAGRAM

UniWigs