martes, 26 de enero de 2010

¡¡Viva la diferencia!!


Hay por ahí un dicho sexista que afirma que las mujeres siempre nos estamos comparando...

... y lo peor es que a menudo lo hacemos cierto.

Sin embargo, el matiz está en que aprendemos a compararnos desde que tenemos orejitas. Primero la familia, los amigos... y llegan los poderosos mass-media, que para vendernos sus productos, no nos impulsa a estar bien con nosotras mismas, sacarnos el mejor partido posible, trabajar desde nuestro "yo" externo e interno... sino que nos quiere a la imagen y semejanza de modelos irreales (y photoshopeadas, todo sea dicho).

A veces leo o escucho, "es que fulanita tiene unos ojos ideales para maquillar"... "es que menganita con esos labios, se puede hacer lo que quiera".

¿Y tú? ¿Qué pasa contigo? ¿Porqué no hacemos "maquillaje constructivo" y en vez de decir "yo no me puedo pintar los ojos de verde porque me queda fatal", decimos "voy a probar qué me favorece" (y sin miedo, por favor).

Si algo estoy aprendiendo es que, probando con el maquillaje, descubres rasgos y posibilidades que no te habías planteado, o que te habias "vedado" a tí misma por haberlo leído en vetetuasaberdónde.

Así que ¡¡arriba el color!! ¡¡viva la diferencia!!... y a probar se ha dicho.





(por cierto, la foto que acompaña el post es de mi próximo vídeo en youtube (si queréis verlo bien, ya sabéis), donde, predicando con el ejemplo, me hago tupé que es algo que siempre había pensado que me quedaría fatal porque tengo la cara larga, y según con qué looks me veo bien).

Me gusta