miércoles, 17 de febrero de 2010

¿QUE HECHO YO PARA EDUCAR A ESTO?

Cuando de adolescente veía "Menudas estrellas" (o su equivalente ahora en la autonómica, "los niños de Juan y Medio, aquí en Andalucía), siempre le decía a mi madre que no soportaría tener un hijo ASÍ.

Me explico: un niño tiene que parecer un niño. No soporto a las folclóricas de 5 años, con mirada enrevesada, gesto torcido y boca de clavel lamentándose por Francisco Alegre y olé.
Y no es que no me guste el folclore. Y los niños me encantan, pero ya que vivimos en una sociedad donde la adolescencia cada vez empieza antes y dura más, puñetas, respetemos al menos a la infancia.

No puedo creerme que un niño cuente un chiste irónico y lleno de doble sentido o haga preguntas con carga extra de maldad a un famoso porque sea así de genial. Ese niño lo que está es amaestrao como un mono.

Y el pobre, además, con esta instrucción, ha ido dejando atrás sus verdaderas cualidades de niño: inocencia, frescura, imaginación... y la posibilidad de cometer errores y decir chorradas, sí, también eso.
Por ese motivo, cuando veo imágenes como la que acabo de encontrar, no puedo evitar preguntarme si, de vez en cuando, la mami y el papi de este primor no se preguntarán lo que cito en el título de este blog...

¿QUE HECHO YO PARA EDUCAR A ESTO?

... por cierto, el que todo un sector social le siga al rollo a esta criturita también dice mucho de la sociedad gilipollesca en que vivimos. Esto es como "El traje nuevo del emperador", ¿soy yo la única que piensa que esta niña es una hortera del copón (y que me perdonen las sociedades protectoras de la infancia, pero con quien hay que intervenir es con su entorno más cercano)?

Me gusta