viernes, 12 de marzo de 2010

LA POSTURA ES IMPORTANTE

…corporal, claro, ¿en cuál estabais pensando? ;)

La idea del post viene avalada por mis amplios y habituales dolores de espalda y los comentarios oídos a lo largo y ancho de mi trabajo: Habitualmente, a las mujeres nos duele la espalda.

Curiosamente, buscando información sobre el tema, me encuentro estudios que respaldan mi impresión, como éste:
“…El problema asistencial que plantea el dolor de espalda en el mundo occidental es importante sí se tiene en cuenta que un 80% de personas padecerán al menos, una vez en su vida dolor de espalda…”
Fuente: Estudio sobre algunas características del dolor de espalda crónico en mujeres de 15-55 años.
TORRAS BERNÁLDEZ, C. CANOVAS GARRIDO, I. ROIG GRAU, J. A. BERNAD GIMENO, A. GARCÍA CURADO, F. ALGILAGA NAVARRETE, Mª.J. BERNAT LÓPEZ*, R. CASAS VILARDAGA*, L. MASFRED PULOL*, D. MARTÍN MUNCHARAZ*
Mi hija mayor pesa 25 kg, o sea que me siento 
totalmente identificada con el tiíllo de la derecha

¿Por qué a las mujeres nos duele (más) la espalda? Pues como las cosas si pueden ser difíciles, no van a ser fáciles, por una confluencia de factores que os resumo aquí:

-          MALAS POSTURAS COMO COSTUMBRE (ORDENADOR, CUIDAR BEBÉS…)
-          …POR CAMBIOS FÍSICOS: PECHO, EMBARAZO
-          … POR FACTORES PSICOLÓGICOS (AUTOESTIMA, COMPLEJOS…)

Mi experiencia personal se encuadra en la primera entrada; lo tengo clarísimo. Soy consciente de que mi postura corporal no es adecuada cuando cojo a mi bebé, le cambio el pañal o me agacho a recoger algo del suelo. El problema está en cambiar este mal hábito en situaciones tan cotidianas que no reflexionas antes de hacerlas.
Yo duermo como la de MAL, pero porque caigo así en la cama 
y no soy capaz ni de cambiar de postura...

…pero si seguimos investigando encontramos más cosas interesantes…: todas sabemos que la postura, además de por salud, debe cuidarse por estética (una persona con “chepa” no luce mucho). Sabemos también, especialmente las mujeres que hemos pasado la adolescencia, que a veces los complejos nos influyen a la hora de “presentarnos ante los demás” y de ahí que muchos de los problemas de espalda de mujeres con pecho grande vengan de una doble confluencia: el peso del propio pecho (biológico) y la costumbre inconsciente de esconderlo (ahuecando por tanto la espalda y desviándola).
Hasta aquí todo claro. Pero ojo! Se produce también lo que en psicología se conoce como “efecto pygmalión”: una persona con mala postura da señales de baja autoestima; pero una persona con baja autoestima, termina por desarrollar una mala postura corporal (es un mecanismo de autodefensa, al fin y al cabo).
Os presento un extracto de una interesante investigación:
Sin duda, el cuerpo y la mente se influyen mutuamente. Este planteamiento sobre mente y cuerpo coincide con la noción original de Darwin y Dalton, según la cual adoptar una “postura” sobre algo indica si nos gusta o no, expresión que ha llegado intacta hasta nuestros días (e.g., tener una posición a favor o en contra de una polémica).
La psicología social ha estudiado este asunto de forma experimental en el laboratorio con paradigmas muy variados. Por ejemplo, en una reciente investigación publicada en el European Journal of Social Psychology, el profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, Pablo Briñol, junto con sus colaboradores Richard Petty y Ben Wagner, de Ohio State University, pidieron a un grupo de estudiantes que pensaran en sus puntos fuertes o en sus puntos débiles mientras mantenían una postura de confianza con la espalda firme y erguida y sacando pecho o mientras se encontraban en una postura de duda, con la espalda encorvada.
Después de generar los pensamientos sobre fortalezas o debilidades en una de estas dos posturas, todos los participantes tuvieron que contestar a una serie de preguntas sobre su futuro profesional. En concreto, los participantes evaluaron la medida en que se consideraban buenos candidatos de cara al mercado laboral, si creían que podían pasar un proceso de selección con éxito, y si pensaban que serian trabajadores satisfechos, capaces de rendir bien en el trabajo.
Los resultados demostraron que estas evaluaciones de si mismos se vieron determinadas por lo que habían estado pensando anteriormente. Como uno podría esperar, los participantes que estuvieron pensando en sus fortalezas se evaluaron mejor como candidatos que aquellos que pensaron en sus puntos débiles. Lo más relevante del estudio fue que este efecto de los pensamientos sobre la evaluación sólo se produjo cuando tuvieron una postura de confianza.
Aquellos que realizaron la tarea con una postura de duda no consideraron válidos sus propios pensamientos.
Visto de otro modo, estos resultados demuestran que cuando se piensa sobre nuestros puntos fuertes, una postura segura hace que nos creamos más lo que pensamos y por tanto que nos sintamos mejor con nosotros mismos. Curiosamente, cuando se piensa sobre nuestras limitaciones, adoptar una postura segura también hace que veamos esas limitaciones como más validas, reduciéndose nuestra auto-evaluación. Por tanto, la confianza que puede proporcionar la postura corporal firme valida cualquier pensamiento que tengamos en mente en ese momento, tanto si es positivo como si es negativo. Lo cual, como muestran estos resultados, puede dar lugar a ciertas paradojas en algunas condiciones, tales como que pensar en las propias limitaciones y tener una mala postura lleven a una evaluación general favorable (ya que la postura reduce la validez percibida de las limitaciones). En otras palabras, que una mala postura y unos pensamientos también negativos acaban dando lugar a una evaluación positiva.
En resumen, a pesar de su naturaleza primitiva, el cuerpo puede afectar a la mente de forma mucho más sofisticada de lo que inicialmente se pensaba, como ilustra este proceso meta-cognitivo llamado “auto-validación”.
Fuente: Universidad Autónoma de Madrid (UCCUAM)

De este modo, y aquí viene lo bueno, una persona con una autoestima sana mostrará a los demás una postura adecuada y resultará a su vez más atractiva.
Vamos, la pescadilla que se muerde la cola. Pero imagino que sabiendo todas estas cosillas podernos ser más consciente de nuestra postura en diferentes ámbitos de nuestras rutinas y cuidarnos a la vez que estamos más guapas, ¿no?
Por si no os parece suficiente, os doy otro argumento:
…además cuidar la postura fortalece los abdominales: muchos casos de “vientre prominente” cuentan entre los factores diversos que pueden provocarlo, una mala postura con distensión de los músculos que sostienen el abdomen.

¡¡Qué de cosas no??

Conclusión… Mientras he estado escribiendo este post, estuve sentada al ordenador más derecha que un junto, pero que me expliquen a mí quién es el “guapo” que ayuda a andar a sus hijos flexionando las rodillas en vez de doblar la espalda o andando en cuclillas a la vez que ellos, jajaja… yo aguanto 30’ en esa postura!!

Lo que sí creo interesante y válido es detenernos un poco a reflexionar sobre nuestros hábitos y nuestras posturas habituales para ir incorporando a nuestro repertorio inconsciente hábitos más saludables y estéticamente más bonitos.
Espero que os haya interesado, un beso!!

7 comentarios:

Eiri87 dijo...

Me ha parecido super interesante... Yo creo que hago mal casi todo... Pero cambiar estos habitos es dificilisimo o al menos a mi me cuesta...

Ya tienes una seguidora mas! ^^

SinCortes dijo...

Me gustan mucho estas entradas, sobre todo para las adicta al ordenadore como nosotras la ergonomía es muy importante!

Danui dijo...

Buff...la verdad es que yo tengo muchos dolores de espalda, en parte porque no soy capaz de ponerme derecha, mi mala costumbre de encorvarme, apareció cuando me salió pecho y desde entonces, no he podido dejar esa mala costumbre. Me da muchisimo coraje, porque parece que tengo chepa, pero es que por más que lo intento, soy incapaz de estar derecha más de 10 segundos. Voy a intentar poner más de mi parte. Gracias por la info, yo al menos la tendré en cuenta. Besotes!

Purpurina dijo...

hace un tiempo vi un programa sobre la postura frente al pc, y la verdad q requiere cambios hasta de infrastructura para q podamos estar sentadas de la manera correcta, es un tema muy importante el q tocas q por lo general, todos sabemos, pero lo dejamos pasar.

yo tambien duermo con una mala postura, de lado, y me doblo tanto q me entierro los huesos, a la mañana despierto con una rodilla incrustada en la otra pierna y lo mismo con los codos.

besos

BEAUTYVICTIM dijo...

¡Uy! Mi espalda ha pasado por todos los estados habidos y por haber. Lo más importante para mí es haber aprendido a corregir la postura gracias al ballet clásico que he practicado desde muy pequeña. Pero las horas que me paso delante del ordenador son una pasada y me hacen polvo.
Muy buena tu info porque es un mal que padecemos más las mujeres que los hombres.
Un besazo, guapa

Inma

Tessa dijo...

Yo soy uun desastre,me siento fatal en el sofá,me sentaba fatal cuando era mas pequeña y mira que mi madre me dicia que me sentase bien pero nada!!!!! igual que lo de ir recta ,yo tiendo a exar los hombros palante y asi voy ,entre las peras y la postura jajajaja

Yo tengo lumbago y bueno ,a raiz de eso me dio un tiempo que me fijaba mas a la hora de agachar y flexionar y demas,a la hora de sentarme pero nada volvi a las andadas jaja

Me gusta estos post por que asi aprendemos cosas aunque nos cueste hacer las cosas bie peroooo asi kizas pensemos en estas cosas que normalmente ni le examos cuenta.

Besos!!!!

Salisha dijo...

Mirando por tu blog encontré esta entrada que es muy interesante!
Mi espalda está muy muy mal, hace ya años me dijeron que tenía descalcificación en los huesos, vamos que me falta calcio, no me gusta la leche y no como muy sano que digamos...
Y la postura que uso cuando estoy en el ordenador pues es malísima!! es como el dibujito ese del que está mal pero peor aún, no tenía silla! sentada a un lado de la cama junto a una mesa.... y como sabes que dije hace poco que me compré una mesa e hice un cambio en mi habitación al fin tengo silla aunque no la adecuada pero no podía comprar todo en el mismo mes jeje, así que para el mes que viene compro una silla adecuada para esta mesa y al fin estaré como debía estarlo hace años...
La que estoy ahora me es muy alta y me encorvo igual que antes, aunque a veces me echo para atrás de todo y el ratón tengo que bajarlo al lado del teclado para no estirar el brazo.
Si veo bien la postura de dormir la mala es boca abajo no? así solía dormir yo siempre, hasta que me empezó a doler el pecho y ya nunca más, lo malo que con el dolor de espalda/lumbago que tengo hace meses no puedo ponerme según de que forma, la única postura buena para que no me duela nada es boca arriba, pero me es algo incómodo, me gusta más dormir de lado.
Bueno y ya no me enrollo más que ya es largo de caray jeje :P

Un besazo!

Me gusta