miércoles, 9 de junio de 2010

EL AMOR ES UN ARTE

El psicopost de hoy irá de relaciones de pareja. Ya hemos hablado en alguno anterior acerca de lo que implica construir una pareja, vamos a ver hoy qué otros factores influyen.

La obra “Dejemos hablar al amor”, de Isabel Menéndez y Victoria Queipo, afronta el tema a lo largo de todo el libro poniendo ejemplos cotidianos, pero de lo más diverso. Pero mi capítulo preferido es, sin duda,  el número cuatro, del que os cito las partes más interesantes.

Empieza con una bella cita de Freud que reflexiona sobre nuestra necesidad de amarnos (a nosotros mismos, para empezar), pero también de ser amados:
“Un sólido egoísmo preserva de la enfermedad, pero al final, hay que ponerse a amar para no caer enfermo y se cae enfermo cuando no se puede amar”

¿No es un bonito – casi trabalenguas- que refleja nuestra necesidad de amarnos desde el” yo” para que nos amen?

Dentro del capítulo, además hay un apartado que merece a mi parecer, una mención especial. Se llama “El amor es un arte” y en él parte de una reflexión de Reik que sienta las bases del amor: el amor solo es posible cuando se ha llegado a cierta fase de desarrollo individual.

Es indudable que los niños aman y los adolescentes también! Pero el amor pleno, el que no entiende de vínculos de sangre ni adn… el de pareja y amigos, que es el que se construye por gusto, necesita un “trabajo mío previo” para que funcione.

 Ese trabajo no es otro que vivir, tener experiencias de vida: equivocarse, meter la pata, hacer daño o que me lo hagan… esos ensayos de amor que vivimos a lo largo de toda la vida. Y en estos ensayos aprendemos cosas como estas…

“…para poder amar se debe tener cierta confianza en uno mismo, saber quién se es y cómo se quiere llegar a ser…”
…”para que el amor se produzca hay que haber recorrido un proceso determinado y tener una maduración psicológica que no se da de entrada. Se aprende a amar igual que se aprende a vivir…”

Aunque es una referencia que no pega aquí ni con cola, jajaja, hay una canción de Madonna de aquella etapa en que se puso en plan filosófico total al principio de engancharse  a la cábala. El tema es “Secret” y dice:
….until I learned to love myself I can never-ever-loving anybody elseeeeee….
Pos eso.

Esto me ha hecho recordar también una cita de Erich Frömm que viene a decir lo mismo…
  • -          El amor infantil sigue el principio: "Amo porque me aman."
  • -          El amor maduro obedece al principio: "Me aman porque amo."
  • -          El amor inmaduro dice: "Te amo porque te necesito."
  • -          El amor maduro dice: "Te necesito porque te amo."

En fin, y cerrando un poco esto, que la vida nos hace más sabias también a la hora de amar, ¿verdad?
¿Cómo lo véis?

@gadirroja en INSTAGRAM