miércoles, 15 de septiembre de 2010

Peleándome...

...conmigo misma. O lo que es lo mismo "desacuerdo interior", que lo llama Levy. Frustración, también es más conocida y aunque es más general (me la puede causar otro) a veces la causa sale de mí y revierte en mí de nuevo, generando ese mal rollito del que hablamos.
Estos "desacuerdos interiores" pueden ser inconscientes, implícitos y nos causan una racha de confusión personal, tristeza o apatía. Por eso es importante, para "destaparlos" esas charlas conmigo misma de las que el otro día hablábamos.
Por otra parte, ese desacuerdo puede ser también:
- Evolutivo: es decir, cuestión de vivirlos. Muchos hemos tenido (o hemos conocido a gente con) crisis de identidad en la adolescencia, madurez, adultez, menopausia.... Y a menudo, no es que se arreglen solas, pero sí que se ven con mayor claridad conforme vamos tomando conciencia del paso del tiempo (de ahí nuestro sabio refranero "...el tiempo todo lo cura..:"
- Personal: está más relacionado entre lo que soy y lo que deseo ser. Cuando se produce una contradicción entre "yo" (acciones, comportamientos...) y "mi conciencia" (valores, deseos, aspiraciones...), entramos en una lucha interior.

...pero tienen arreglo (menos mal). Lo primero que tengo que hacer es CLARIFICAR VALORES, no solo CUÁLES sino, sobre todo DE DÓNDE PROVIENEN. Y esto ya lo hemos hablado:
  • ¿Son mías mis metas/valores/deseos que me producen frustración, o son "heredadas"? (por sociedad, familia...)
  • ¿Si son heredadas, REALMENTE las deseo para mí ? ¿Qué me impide rechazarlas?
  • Si son mías...¿qué me impide alcanzarlas? ¿Hay algo que pueda hacer yo, quie pueda modificar en mí, para acercarme a ellas?
Todas estas preguntas y más forman parte de lo que el autor llama el diálogo interior, que veremos en el próximo post.
Seguro que, por un motivo u otro, todas hemos vivido estas auto-broncas, a que sí?
Besos pacíficos!!

@gadirroja en INSTAGRAM