jueves, 18 de noviembre de 2010

Yo es que trabajo con mi familia...

...entrecomillado, se correspondería con la última sección de nuestra obra de referencia este último mes sobre convivencia.
¿Qué nos dice Rojas Marcos sobre el tema?

No soy, precisamente, la más apropiada para hablar de esto, ya que comparto lugar de trabajo con mi pareja. Y aunque a menudo nos han preguntado sobre si no nos "quema" pasar tanto tiempo juntos, y aunque suene a topicazo, lo cierto es que no...pero no porque seamos la "pareja perfecta" (en absoluto!!); sino porque...

  • Dentro del lugar de trabajo mantenemos funciones y espacios diferenciados, a menudo incluso "frecuentamos" a compañeros diferentes.
  • En nuestra vida personal tenemos hobbies, amistades y tiempo también diferenciados y separados
  • A menudo hemos tenido que tomar decisiones comunes sobre temas que veíamos desde ópticas diferentes, pero hemos hablado, acordado y negociado hasta dar con un acuerdo que nos satisficiese a ambos.

Todo esto no quita que no hayamos tenido broncas por desacuerdos en el trabajo, lo mismo que las tenemos por desacuerdos en la casa, pero no creo que sea un factor que empeore mi relación.

Sin embargo, el autor no se refiere a este tipo de mezcla entre familia y trabajo (la mía es más del tipo del refranero español que me lo pasé yo por el forro jajajaja); sino a la del tipo "negocio familiar".

El autor dice, de este tipo de convivencia, que suele ser una fuente de conflictos. Esto no implica q1ue siempre sea horrible mezclar familia y negocios, pero...

"...los efectos de la mezcla de los vínculos afectivos familiares con el ánimo de lucro propio de un negocio provoca tensiones que repercuten tanto en el equilibrio de la familia como en la estabilidad de la empresa".

La verdad es que no tengo vivencias personales muy cercanas al respecto, pero siempre conocemos algún caso en esta línea, ¿Verdad?

...¿pero cuáles son los conflictos concretos que se suelen dar en estos casos? Vamos a verlo en un esquemilla...

De todas formas, y dado los tiempos que corren para las PYMES me da a mí que por desgracia a este tipo de conflictos les queda cada vez menos vida!


...en fin, esto ha sido todo del la obra sobre la convivencia, un repaso entre pareja, familia y trabajo del que me quedo con esta conclusión del autor cuando cita a Wendell Berry:

"La salud es CONEXIÓN. Solo reparando conexiones rotas podemos curarnos"

El próximo día os propondré una tanda nueva de psicoposts.
Besos!

Me gusta