jueves, 2 de diciembre de 2010

Controlando emociones: EL ENFADO

Como os comentaba ayer, los psicoposts de esta tanda van a tratar sobre cómo controlar positivamente nuestros sentimientos/emociones negativas. Como veremos, todas son necesarias, puesto que son mecanismos de supervivencia, pero como siempre, intentaremos minimizar sus efectos y sobre todo, evitar que entren en una espiral irresoluble para nosotras.
Por ese motivo, los post tendrán una estructura similar: una definición de la emoción, una explicación de sus "síntomas" (nada como conocer a tu rival para enfrentarte a él) y finalmente, un ámbito más práctico y útil para que pongamos en juegosi nos sentimos reflejadas con la emoción de la que se trate. Vamos al lío...

El ENFADO es una respuesta de lucha, un mecanismo que se pone en marcha cuando percibimos una amenaza física o psicológica. Obviamente, el grado de objetividad de esta percepción depende de cada una de nosotras (yo me puedo enfadar por algo que para tí es una insignificancia).

¿Y qué ocurre en mi cuerpo cuando me enfado? ¡¡Agárrense que vienen curvas!! jajaja:


Obviamente los síntomas (que alguna vez todas hemos vivido) no se dan siempre todos ni en la misma intensidad, dependen de NUESTRA PERCEPCIÓN del estímulo.

...pero vamos al tema candente...¿Qué es eso de "la espiral del enfado"?
Hace referencia a la experiencia que vivimos a veces cuando una situación desencadena en nostronas una reacción de enfado...y antes de que tengamos tiempo de asimilarlo, otro suceso lo intensifica (así cuantas veces queráis jajaja).
En estas situaciones, en las que nuestro cuerpo está tenso por la vivencia anterior, perdemos nuestra capacidad de concentración y estamos, como popularmente se dice, más tensas que la cuerda de una guitarra...y a veces, siguiendo con el dicho popular "paga el pato" quien no debe, ¿verdad?

Para evitar estas situaciones, ya que los estímulos que las provocan a veces escapan a nuestro control (a menudo) lo que sí podemos hacer es DESARTICULAR el enfado: dejarlo en bolas. ¿Cómo?
  • Para situaciones a corto plazo (enfado pequeño, irritación): hacer una actividad que nos provoque placer y al mismo tiempo es preferible que requiera poca concentración. Ej.: Me cabreo con mi jefe porque es un capullo y no puedo enfrentarme a él, tengo las de perder. Antes de continuar trabajando y equivocándome o discutiendo con una compañera hago un parón para comer algo, beberme un refresco que me guste, hacer una llamada.
  • También funcionan actividades "distractoras", en la medida de lo posible que sean "llevables a cabo". Ejemplo: Me enfado puntualmente con mi pareja. Antes de volver a la "situación de batalla" puedo dar un paseo, darme un baño, leer un par de capítulos de mi novela, bloggear (jejeje)


...pero qué ocurre si la situación de enfado es más habitual, digamos más crónica? Es bueno que trabaje con ella, para prevenir y aprender de mí/conmigo misma. Una manera de aprender a controlar nuestros enfados es:
1. Escribe en un papel la última situación que te provocó un enfado. Céntrate tanto en las circunstancias como en la persona  que lo provocaron.

2. Escribe TODO lo que, en ese momento, te hubiese gustado decirle a la persona.

3. Deja pasar una hora. Al cabo de la misma, relee lo que escribiste y tacha todo lo que implique VENGANZA o RENCOR injustificados.

4. Ahora ponte en la piel del otro. ¿Qué habrías dicho para justificar lo que te hizo enfadar a tí?

5. Vuelve a escribir la lista de las cosas que le dirías ahora.

Me gusta mucho este ejercicio porque es muy completo:
- Trabaja el hecho de que en mi fantasía, yo diga todo aquello que siento que me quedé dentro. Este ejercicio es ya por sí, positivo, un calmante para mí.
- Trabaja la empatía, porque me obliga a ponerme en el lugar del otro...¿Habría hecho yo lo mismo? ¿Comprendo algo mejor ahora porqué actuó así?
- Previene mi forma de reaccionar en otras ocasiones semejantes.

Obviamente, ni este ejercicio ni la lámpara de aladdin acabarán con todos nuestros enfados (nos volveríamos gilipollas jajaja)...pero sí me ayudan en todo lo que he comentado anteriormente. ¿Os parece intentarlo?
Un beso!

10 comentarios:

MORGAN dijo...

La verdad es que nunca había escuchado el término "espiral de enfado", pero desde luego, es muy apropiado.
Me encanta el ejercicio de escribir, en los momentos de mayor enfado, lo que se siente y qué le diríamos a la otra persona. Alguna vez lo he hecho, y pasada la "calentura" releo y me doy cuenta de lo desproporcionado de mis reacciones. Hay que ver como el enfado desvirtua nuestra forma de pensar.
Besos

Mia dijo...

Me encanta esta entrada, a partir de ahora ya se que hacer para evitar la "espiral de enfado"... que novio siempre acaba "pagando el pato" y me doy cuenta tarde de que no es culpa suya =(

Gracias! Besos.

tita hellen dijo...

La verdad es que este post es de los más útil que has colgado, de hecho me ha hecho pensar en una situación que me ha provocado cabreos mil, y aunque soy empática, no me habia parado a pensar en las justificaciones de la otra parte. Sin embargo, como llevo con este tema desagradable más de 2 años y no he visto cambios y los que he visto han sido a peor, aún así, sigo en el status quo...

Por lo menos me ha servido para darme que pensar en ciertas cosas, que antes no valoraba. Ojalá la otra parte también lo leyese. Besazos

Danui dijo...

Uf, yo debería intentarlo, esta entrada me viene de perlas...XDDD
Me suelo mosquear a menudo y a veces me cabreo muchísimo!! sobretodo me acuerdo del otro día, de la "pelea" con mi vecina. Ese día saltaba a la mínima y aún cuando me acuerdo, me enciendo, pero ya no tanto, XDD.
Me ha parecido muy interesante.
Besotes guapa.

CasitadePiedra dijo...

Es cierto, para los enfados es lo mejor, dejar que pase el calentón inicial y luego cuando ya ha pasado un rato, analizas de otra forma la situación.

Genial, genial!! querida Gadi!... :)

Un besooo!!

Honolulu dijo...

Yo soy una de las que hace "pagar el pato" a los que no tienen la culpa y la verdad es que me hace sentirme muy mal... Probaré lo que aconsejas :)

Miss Potingues dijo...

Cuando me cabree la próxima vez, si me acuerdo, probaré.

Besos, guapa!

Nuria dijo...

Mi suegra es una "enfadosa" compulsiva. Ha tenido líos muy gordos con practicamente todo el mundo pues TODO la ofende. El hecho de que le ofrezcan un café, por ejemplo, le parece que es que le están tomando el pelo, que alguien la salude con un movimiento de cabeza es un desprecio y un largo etc. NI que decir tiene que yo ya no mantengo ningúna relación con ella, pues sus enfados son del tipo "agresivo", te insulta etc (para defenderse del agravio). Sólo le sigue la corriente su marido y ya no se relaciona ni con hijos ni nietos. Esto ¿te parece que tiene tratamiento o habría que dejarlo por imposible (tiene 65 años, y siempre ha sido así)?

Salander dijo...

Qué razón llevas! A veces es mejor desconectar, respirar, calmarnos antes de liarla parda. Intentaré aplicarme el cuento, aunque tampoco es que me enfade demasiado amenudo. Besos!

tereG dijo...

REVELADOR!!

Me gusta