viernes, 25 de febrero de 2011

Creencias irracionales de los adultos II

CUARTA CREENCIA IRRACIONAL: QUE LAS COSAS NO SALGAN COM QUEREMOS ES UNA CATÁSTROFE.
Este punto me cuesta un poco más porque mi manera de ver la vida dista mucho de este tipo de interpretaciones, pero sí es cierto que he conocido a gente que se agobia, se angustia…cuando las cosas les salen mal.
En esta vida hay muy pocas cosas no superables para un ser humano. Superamos la guerra, el hambre y la pérdida de nuestros seres queridos. Chincharnos ante “catástrofes menores” es una pérdida de valiosa energía, por lo que es mejor afrontarlas como oportunidades de parar, pensar, e intentarlo de nuevo.


QUINTA CREENCIA IRRACIONAL: LA DESGRACIA HUMANA VIENE DEL EXTERIOR Y LAS PERSONAS TIENEN POCA O NINGUNA CAPACIDAD PARA CONTROLARLA O SUPERARLA.
Obviamente, es cierto que algunas desgracias son imprevisibles y poco a nada podríamos haber hecho para evitarlas o paliarlas; sin embargo, y en la línea del primero de los posts acerca de estas obras, las "desgracias cotidianas" por así decirlo, los enfados, peleas, malentendidos...incluso abandonos, si que están de nuestra mano.
Vivir la vida con la asunción de que solo el tiempo o la acción de otras personas podrán cambiarla es una forma de NO vivir. ¿Recordáis la frase "Solo tú puedes cambiar TU vida"? Pues eso.

SEXTA CREENCIA IRRACIONAL: SI ALGO TERRIBLE VA A OCURRIR, DEBEMOS VIVIR EN LA ANGUSTIA Y NO DEJAR DE PENSAR EN ELLO.
Uno de los pensamientos automáticos más comunes (que también los trata el autor, pero que ya vimos en otra obra), es el pensar repetidamente el típico "Si algo puede salir mal, saldrá mal".
Y como ya se ha dicho en otras ocasiones, este tipo de pensamientos (escurridizos y difíciles de controlar, los muy malvados), tienden a, CIERTAMENTE, influir en el desempeño de mis actos.
Es decir, que si voy superconvencida al examen del carnet de conducir (siempre pongo el mismo ejemplo, pero es que conozco a tanta gente hábil con esta fobia absurda!!) de que voy a suspender. Efectivamente, lo suspenderé. Pero no por un profesor exigente o una circunstancia de mala suerte en la carretera. Lo suspenderé por mi actitud, mi inseguridad y mis nervios que van a influir en que reaccione peor.

SÉPTIMA CREENCIA IRRACIONAL: ES MÁS FÁCIL DAR LA ESPALDA A LAS PREOCUPACIONES QUE HACERLES FRENTE.
Esta la formularía yo de otra manera. Porque a veces, más fácil sí que es. Y por supuestísimo, mucho más cómodo. Pero no es lo mejor.
Si echamos las cortinas de la ventana para no ver caer la lluvia no deja de llover. Es más, podría suceder que no vea que no solo llueve, sino que truena, nieva y ventea y está entrando el agua en el piso de abajo, se están jodiendo los parabrisas de mi coche y mi perra, que estaba en la calle, está apunto de morir de hipotermia.
Esta ida de pinza pretende ilustrar que, al dar la espalda a los problemas solo contribuyo a que se agranden. O simplemente, a que se perpetúen en el tiempo, pero no desaparecen.
Al contrario, todos tenemos recursos para enfrentarnos a las situaciones problemáticas. Y además, hacerlo, provoca a largo plazo satisfacción con uno mismo y aprendizaje del hecho en cuestión.

¿Os están resultando interesantes estos apartados? ¿Reconocéis estas creencias en vosotras mismas o en personas de vuestro entorno? Mañana, acabamos la saga.
Besos!

Me gusta