martes, 2 de agosto de 2011

Otro autor que merece la pena: Domingo Villar


Hoy nos toca un español: Domingo Villar, a quien he descubierto gracias a su novela de este mismo año. Este autor de origen gallego y bastante polifacético (guionista de cine y TV entre otros), es el creador de una pareja de detectives que engancha desde el principio.


Ellos son Leo Caldas, un inspector treintañero gallego y su ayudante Rafael Estévez, aragonés hasta las cejas. Entre esta pareja se establecen diálogos y situaciones muy entretenidos y simpáticos gracias a que el autor explota la procedencia de cada uno hasta llegar casi a la caricatura, de una forma que va creando puntos de humor dentro de la trama negra que lleva la novela.
En este caso se trata de una investigación en la costa gallega. Ha aparecido el cuerpo de un marinero que aparentemente se ha suicidado, aunque así no lo crea, casi desde el principio, el propio inspector.


El problema está en conseguir que sus vecinos cuenten lo que saben, que se nota que lo saben pero no están dispuestos a compartirlo. ¿Miedo? ¿Supersticiones? ¿Qué hay de real y qué no?
En una atmósfera triste, lluviosa y con silencios que hablan por sí mismos, Leo tiene que descubrir al asesino.

Es un libro que se lee rápidamente y como digo, engancha y entretiene a un tiempo. El autor tiene publicado también uno llamado "ojos de agua", anterior a este y con la misma pareja como protagonistas. Si me hago con él os contaré qué tal.
BESOS!

@gadirroja en INSTAGRAM