viernes, 28 de octubre de 2011

Marchando...otra de mascarillas: monodosis vs. arcillas al peso

El porqué del título tiene una clara explicación. Hasta ahora en el blog han visto siempre reviews de mascarillas monodosis, que tienen sus ventajas. Sin embargo, hace poco he podido hacerme con un par de paquetitos de arcilla en polvo para preparar mascarillas en casa y os quería hablar de ellos.
Hoy os contaré por tanto, la monodosis que he estado probando este último mes, y también os hablaré del Gassoul, que es la arcilla que he alternado.


  • Monodosis: Mascarilla de albaricoque de S&S

Muchas de las que me leéis a menudo sabéis que tengo 3 marcas para las monodosis que me gustan bastante. La primera, por calidad, es la de Apivita. Aunque su precio es el más elevado de las tres, tiene una gama amplia e interesante y a mi me ha gustado todo lo que he probado de ella. Sin embargo, lastimosamente, en el Corte Inglés de Granada que era donde yo podía comprarlas, han quitado el stand de la marca, con lo que ahora mi acceso a ella es más difícil.Su precio está entre 3 y cuatro euros y pico según la variedad. La siguiente es H&M, descubierta hace poco por mí y que me sorprendió porque no esperaba mascarillas tan apañadas de una tienda que en realidad se dedica a vender textil, básicamente. Cuestan dos euros y todas huelen de maravilla, aunque la variedad es más reducida. Muchas de ellas son efecto calor y para mi es un punto agradable, aunque sé que no a todo el mundo le gusta esta característica. Su precio ronda los dos euros. Finalmente, tenemos la marca de la que hoy os enseño una versión, que es S&S. Yo la encuentro en el Hipercor y me cuesta solo un euro cada sobre. Me recuerda a las famosas mascarillas de Montagne Jeneusse, con la diferencia de que esta me va mucho mejor. De MJ no he vuelto a comprar desde que probé esta porque ya me había llevado más de un chasco.

Sin embargo, y pese a que muchas de estas que os digo (S&S) me han ido bien, la que hoy os enseño me dejó un poco igual... La mascarilla en sí es de Albaricoque, aunque entre sus ingredientes encontramos otros principios activos como el extracto de Gingseng, aguacate y uva...
Cuando la abrimos, tenemos una cremita espesa de color rosado y que huele suave y agradable. 
...pero en el uso, no noto "nada del otro mundo". Frente a otras de la marca que sí dejan el rostro más limpio, o relajado, o hidratado...en fin, lo que se suponga que prometen, a esta  no le veo yo méritos. Por eso prefiero contároslo por si os decidís a probar la marca, que no sea con la más sosona de la gama! jajaja. Os dejo un cuadro resumen de lo que comento.



  • Arcillas en polvo: Ghassoul.

Harta de mis cacareos quejosos acerca de que cuando voy a la ciudad nunca me acuerdo de entrar en un herbolario, mi amiga Miss Potingues me mandó un par de bolsitas de arcillas. Entre ellas, la que hoy os cuento.
El Ghassoul es una arcilla muy apreciada en la cosmética marroquí por sus múltiples uso en cuerpo,cabello y rostro...pero como yo no tenía ni idea del tema, no me las daré de lista y os contaré lo que he descubierto investigando sobre ella...



  • El Rhassoul o ghassoul es una arcilla natural, del grupo de la montmorillonita; es un silicato. Sólo se conoce un yacimiento de ghassoul en el mundo: en el valle de Moulouya en el Atlas. Aparte del silicio, contiene magnesio, hierro, calcio, potasio y sodio. Su nombre procede del verbo árabe "rassala" cuyo significado es "lavar". Es, por lo tanto, una "tierra para lavar".
  • El ghassoul es un producto 100% natural, purificante, astringente e hipoalergénico. No contamina el agua. Puede considerarse, por lo tanto, producto "bio". Además, para cumplir con su función, no necesita ningún ingrediente nocivo añadido. Cabe añadir que, por si fuera poco, resulta económico.
  • Cuando se mezcla el ghassoul con agua, se obtiene  una pasta untuosa de propiedades absorbentes, limpiadoras y desengrasantes. Estas virtudes le convierten en un aliado ideal para el cuidado de todo tipo de piel y cabello.Parece ser que en la antiguedad no solamente se usaba como cosmético, sino también para el lavado de telas y utensilios.


Aquí tenéis las cositas que yo usé para prepararlo y aplicarlo: el sobre con el polvo (arriba lo que veis es un macro del polvillo, que es heterogéneo y parece como especiado), unos dedos de agua templada, una cuchara de palo y la brocha para aplicarlo.
Cuando echamos el polvo en el agua templada y lo removemos, obtenemos una mezcla, como os decía más arriba, heterogénea (como si llevase aparte de polvo algo herbáceo o pequeñísimas ramitas) que tiene un olor especiado agradable y que ejerce un ligero efecto exfoliante al utilizarla y retirarla.
Me ha resultado muy curiosa la indicación de la cuchara de palo porque con las aceitunas que se aliñan tradicionalmente en casa sucede lo mismo. Me explico. Manolo suele aliñar olivas aquí en la casa porque es algo que siempre se ha hecho en su familia, que tiene olivos (aquí es muy normal en Granada) y siempre que voy a sacarlas me riñe si me ve coger una cuchara de metal porque las estropea. No sé qué misteriosa explicación química tiene esto, pero seguro que la hay, a ver si me acuerdo de investigarla (o si alguna experta que lea esto nos alumbra). 


Y lista para usar. Es agradable aplicarla al estar templada, como relajante y el olor también ayuda (al menos a mí que me gusta, ya sabemos que esto es muy personal). Cuando la aplicamos, queda una capa lodosa que se va secando a lo largo de los minutos como cualquier otra arcilla. Al quitarla la piel queda limpia, sin brillos y el poro muy cerradito. A mi me ha gustado mucho y pienso seguir repitiendo semanalmente con ella.
Eso sí, cuando en casa te la ven puesta, pues ya tienen cachondeo contigo para veinte minutos. Pero bueno, si además de cuidarte la piel repartes humor en familia, mira qué bien jajaja.



Finalmente, no me queda más que contaros salvo mi reflexión sobre el "versus": las mascarillas monodosis son muy prácticas para viajes, son baratas y nos permiten probar muchos tipos de una tacada. Sin embargo, las que vienen en polvo, salen más económicas a la larga y suelen ser más naturales. Si sabemos que nos va bien, es una inversión estupenda para nuestra rutina.
¿Y vosotras, cuáles usáis?

Me gusta