martes, 29 de noviembre de 2011

Grandes canciones, grandes looks: Padam, padam

Otra mujer que me inspira muchísimo y cuya voz y música me encantan, es una grande de todos los tiempos. Edith Piaf, cuya desgraciada vida fue el marco perfecto para sus desgarradoras canciones, sin duda no fue solo una cantante: tenía una personalidad fuerte y decidida que la convirtieron en mito.


Hija de un circense y una cantante, fue abandonada por ambos padres cuando era solo un bebé y pasó a recibir los dudosos "cuidados" de su abuela materna. Posteriormente, fue acogida por su abuela paterna que era prostituta, y fue criada por las compañeras de ésta. Se quedó embarazada muy joven, pero su única hija murió de meningitis a los dos años de edad.
Cuando alcanzó la fama no cambió su suerte: llevo una vida de amores desgraciados y adicción a la morfina que acabaron con ella a la pronta edad de cuarenta y siete años. Su gran amor, su marido Marcel, murió en un accidente de avión (os recomiendo que veáis esta escena en La vie en rose por Cotillard, es una de las mejores no de la película, sino de las interpretaciones femeninas en el cine).


Edith, cuyo apellido artístico significa "gorrión" tenía esa imagen frágil y pequeña, un rostro dramático y unas manos que siempre acompañaban sus interpretaciones, eran una prolongación de su gran voz. 
Su aspecto era, acorde con la época, marcadamente dramático. Pero sin embargo, los ojos iban casi desnudos. Unos labios rojo oscuro, unas pestañas muy marcadas, las cejas hilo propias de los años 40 y un toque de sombra oscura en el arco ciliar son los elementos que caracterizan su imagen.



Así que me suponía un reto, porque yo suelo asociar drama a unos ojos muy maquillados...¿cómo hacerlo, entonces?

Empecé aplicando el jumbo milk por todo el párpado para unificarlo y crear una base más clara que la de mi piel. Sobre éste apliqué sombra color carne mate, y a continuación con un pincel tipo boli, tomé sombra marrón chocolate mate (Martora). La apliqué en la "uve" externa, pero también en la interna (arriba del lagrimal). Nunca suelo hacerlo asi, pero si miráis las fotos, siempre se ve esa zona del ojo más oscura y creo que es la clave de la mirada triste y dramática de Edith.
En la foto de abajo se ve mejor lo que comento, justo debajo de donde empiezan las cejas. Está muy difuminado, claro, porque sino queda muy raro. Además, usé ese marrón para perfilar muy levemente (en las fotos de ella no he visto apenas perfilado)...
...y también a ras de pestañas inferiores, con la misma sombra.
Finalmente, un toque de sombra vainilla bajo el arco ciliar y máscara de pestañas hacen el resto. No quise usar nada en la waterline para seguir dando una imagen de "ojo desnudo". Obviamente, las cejas no las he tocado (lo que me faltaba, aparecer por el curro con cejas hilo jajaja), pero sí las he peinado de la manera más arqueada posible.

Pensé en uno de mis rojo más cereza para los labios, el "Retrofuturist" de Lime Crime, pero aún así quedaba claro, por lo que lo mezclé con un gloss negro de Rimmel y quedó así:
En las mejillas llevo el colorete más natural de los que estoy usando este otoño, es el de Misslyn
Hala, listas pal' drama...
Bodegón pinturil:


Look logrado o no, eso depende de cómo me vean ustedes. Pienso que es ponible y otra forma de enfocar un nude en los ojos, por ese toque oscuro bajo la ceja. No quiero despedirme sin mostraros la canción que inspira este post. Aquí tienen a una Edith ya madura, cantándola en directo. Fíjense en el movimiento de las manos, siempre acompañando el compás de su desgarradora voz:


Sensationnelle!!

Me gusta