jueves, 1 de noviembre de 2012

Dos de Sleek: Lápiz automático y gloss highshine

Vamos hoy con otra doble review de las que tenía pendiente hace tiempo. En este caso son dos productos de la conocidísima marca Sleek que he visto poco por los blogs, así que ese ha sido el motivo de que me anime también a contaros qué me parecen a mí. Y os advierto, desde ya, que se me han convertido en imprescindibles.

1. Lápiz automático marrón chocolate (Twist Up Eye Pencil 142).

Me lo enviaron de Alegrarlapestaña, y debo confesaros que de por mí no lo habría comprado, seguro. El porqué es muy sencillo: cuando era jovencita se pusieron de moda este tipo de lápices y tuve malas experiencias con ellos. Eran cómodos y evitabas el sacapuntas pero tenían la contrapartida de ser más secos que los otros, de manera que también resultaban más duros, con mucha tendencia a resecarse y dejar de pintar, y en algunos casos incluso llegó a caérseme la mina entera del portaminas...con funestas consecuencias para terminar de apañarme después.

Pues bien, o en estos años (un puñadito, la verdad) los han mejorado, o simplemente  los de esta marca son buenos. Como les decía, se ha convertido en un habitual para mí porque es cómodo, pigmenta, no está seco y además tiene un color perfecto para muchas ocasiones. 
Aparte de que combina perfectamente con cualquier maquillaje neutro de diario por su color, se ha convertido en una opción perfecta para cuando quiero enmarcar el ojo sin endurecerlo excesivamente con un negro; combina bien con beige, vainilla, berenjenas, verdes e incluso morados, por ser un tono tan oscuro. Su precio es de 4'10 euros y está disponible en tonos negro (133, Midnight) y blanco (White, 649) en la tienda que les comento, aunque en la oficial tienen también otros colores (azul y oro).

2. Gloss brillo (Lip Gloss High Shine, tono Sheer Gold).


Ya ha aparecido en mi selección de labiales favoritos para este otoño por su versatilidad, y, curiosamente es otro producto que probablemente no me habría animado a comprar de motu propio. También tengo justificación para esto: siempre me tiran más, a la hora de comprar, los formatos labial que los glosses. Y además, a este se unía el hecho de que al ver el color en el bote, pensé que sería insulso o que me dejaría labios de cadáver. Nada más lejos de la realidad.
Como ven en la foto, aunque su color es blanquecino, está compuesto por pequeños brillitos dorados que dejan un acabado natural, jugoso y bonito en el labio. No es pegajoso y su duración es menor que la de un labial, como es el caso de la mayoría de los glosses.

Me van a permitir que me auto-plagie, no tiene sentido
volver a echarme una foto si ya la tengo hecha.
Además de quedar bonito por sí mismo, da un toque muy especial sobre cualquier labial mate o de menos brillo. Su precio es de 2'99 porque está rebajado ahora y hay también otros tonos disponibles (Cristal glazé, Honey Comb, Sweet Sixteen, etc.).

Finalmente, les dejo con el chuache de ambos productos...


¿Suelen usar lápices automáticos? ¿Les ha pasado en alguna ocasión que han probado un producto que no habrían comprado jamás, y les ha encantado?
BESOS!!

@gadirroja en INSTAGRAM