jueves, 30 de mayo de 2013

Los pies de ella y las manos de él (cuidados).

Con la llegada del veranito, como siempre digo, recordamos que nuestras piernas suelen terminar en dos útiles apéndices...sí los pies: esos que tienen uñitas para pintar también. ...y a veces, otras sorpresas más desagradables como por ejemplo durezas o descamaciones.
El largo invierno, los zapatos cerrados, el frío...nos ha hecho un flaco favor que, unido a nuestra "mala cabeza" descuidando esta zona, hace que encontremos que no están precisamente, para mucho lucimiento de sandalias y chanclas. Sin embargo, y pese a que soy partidaria de que ciertas rutinas hay que mantenerlas todo el año, quiero compartir con vosotras el tratamiento de choque-que muchas ya conocéis-completado con otros más periódicos que me han dado buenísimos resultados...hasta el punto de estar deseando que llegase el calorcito para sacar los pies a pasear ;)

1. Como tratamiento de choque: Calcetines Iroha de exfoliación progresiva.
Pese a que el consejo de cuándo utilizarlos ha sido una idea propia, los calcetines Iroha me parecen precisamente perfectos para eso: como unos preparadores de los pies antes de retomar definitivamente nuestra rutina de cuidados en tiempo de más calor. Además de hidratar, exfoliar y tirar de piedra pómez en los casos necesarios, lo cierto es que la piel de todo el pie (no solo la planta o el talón) se ha resentido de llevarla abrigadísima en invierno.
No sé ustedes, pero a mi me ha pasado más de una vez de llevar calzado y calcentín abrigadísimos - por temperaturas rozando el cero en la calle - pasar la tarde en un lugar con calefacción y encontrarme esa noche los pies echos una auténtica pena.
En ese sentido, los calcetines Iroha me vinieron de perlas para mudar toda la piel de los pies y restaurar de nuevo mi sistema de cuidados. Sus características básicas son las siguientes: son unos calcetines progresivos que utilizamos de 90 a 120 minutos y tras su uso y en el plazo de 4 a 7 días veremos cómo la piel de los pies se va renovando por completo, especialmente en las zonas más dañadas. Su precio es de 14'95 y, como les decía, les puede parecer caro para un solo uso...y sin embargo yo lo veo como una terapia de choque imprescindible y estupenda para que los cuidados posteriores luzcan en todo su esplendor.

2. Como tratamiento periódico: exfoliación e hidratación.
Tras utilizar los calcetines y esperar la semana de rigor - en la que recomiendan no hidratar los pies para aprovechar al máximo los beneficios de los calcetines - retomé las rutinas diarias y periódicas con los productos que tenía en casa de haber usado todo el invierno...y lo mejor es que pude comprobar como ahora eran mucho más efectivos.
Yo he usado el exfoliante de pies de Queen Helene - que por cierto, estoy deseando acabar y no porque sea malo, pero sí porque se me ha hecho eterno- , y como crema, suelo alternar alguna de Neutrógena con otras de marca blanca que compra siempre Manolo (jajaja). He visto en la web de Iroha otras mascarillas para utilizar durante 15 minutos y con resultados mucho más rápidos que quiero probar también:
 
A la izquierda, mascarilla reparadora y nutritiva con melocotón, y a la derecha, una relajante con menta.

3. Manos de hombre...también hidratadas.
A algunas compis que les he leído sobre cremas de mano ya les he contado que quien "me avitualla" a mí de este cosmético es Manolo. Siempre ha sufrido de manos secas y, últimamente - quizá por la edad  - se le está acentuando el problema, de manera que arrasa con todas las cremas de mano que encuentra (marcas blancas y menos blancas, farmacia, supermercados...)... pero claro, tiene un problema de base: NO ES CONSTANTE. Cuando se las nota mal, se pone crema...y cuando no, se le olvida. Así que pensé utilizar con él los guantes de Facialderm, que además de estar enfocados hacia pieles más maduras, tienen unos principios hidratantes muy interesantes.

Los guantes se dejan durante 15-20 minutos y, al retirarlos, aprovechamos el serum que ha quedado en las manos para dar un masaje y facilitar la absorción del mismo (y en este caso, para mimar también al parejo, que se lo merece ;)
  
Fue un alivio comprobar que son suficientemente grandes como para adaptarse a una mano grandota y ancha, y además yo utilicé unas gomas del pelo para facilitar su sujeción a la muñeca y que hiciesen todo su trabajo.

Os pongo fotos del antes y después porque merecen la pena: si se fijan, en la mano de la primera foto observamos unas grietas fruto de la sequedad que son las que llegan a resultar no solo molestas al tacto, sino incluso levemente dolorosas para él.

...Abajo, tras los guantes, las grietas aparecen suavizadas, como más difuminadas.

Obviamente, si no le recuerdo a diario que utilice su crema, el efecto no le va a durar mucho tiempo, pero lo que nos sorprendió para bien es que los resultados fueron inmediatos. El precio de estos guantes es de 4'95. Les dejo también el link a los guantes: http://www.facialderm.es/es/product/guantes-lifting-y-anti-manchas-para-manos-y-unas-perla

¿Han probado alguno de estos tratamientos?¿Cómo de regulares son con los cuidados de manos y pies?
BESOS!!


Me gusta