viernes, 26 de julio de 2013

Watt's Up de Benefit, "EL" iluminador en barra

Y las mayúsculas NO SON una casualidad ;)

1. De cómo lo descubrí y porqué me enamoró.
Si han estado al tanto de mis looks del pasado invierno, a menudo salía en las fotos de "familia" del final el iluminador Lou-Manizer de The Balm. En otras ocasiones, aparecía el Albatross de NARS. Ambos son en formato polvo, y me gustan mucho.
Pero es una cuestión de formato, y cada su formato tiene sus ventajas e inconvenientes, en este caso priman la facilidad de aplicación y trabajo y lo lucido de su resultado, con tintes muy naturales pero favorecedores. Además el formato cremoso a mí me gusta mucho para el verano, porque si bien tiene el riesgo de que, en pieles grasas puede durar un suspiro, en mi caso no es así y deja un aspecto luminoso, "glow", que es justo el que me apetece en estos meses.
Como les contaba en el Haul de compras pasado, lo que más me convenció fue la aplicación que me hizo la dependienta que me lo enseñaba (y, lógicamente y como consecuencia posterior lo favorecida que me veía con él), pero dejemos este aspecto para más adelante y permitan que se lo presente.

2. Características generales.
Lo que sí me resultó a mi novedoso es que Watt's Up es un iluminador en stick. No resulta tan pesado como un formato "crema" o "líquido", porque lo que deja es un velo de partículas doradas muy finitas sobre la piel. Eso lo hace además, rápido y fácil de aplicar, sin que tengamos que temer acabar cual luciérnaga.
















Está formado por dos partes, la del stick con el producto en sí y otra con una esponjita para trabajarlo (semejante a las de algunas bases y correctores). No obstante, aquí si que prefiero trabajarlo con los dedos o con brochita sintética.
Detalle de la parte del stick.
Su precio ronda los 25 euros, pero para mí es toda una inversión. Además lo compré con un pequeño descuento que tenía (que siempre viene bien llevar en el monedero para estos casos de enajenación potinguil).



3. Trucos de uso: lo bueno de aprender con profesionales.
Yo sé que alguna ha tenido experiencias nefastas con dependientas, pero aquí servidora, en su 90% de los casos no ha tenido solo experiencias buenas, sino muy buenas. En este caso os quiero contar cómo la chica que me atendió me enseñó a sacar mucho más partido al uso del iluminador.
1. Mi miedo desde que uso iluminador.
Ya saben ustedes que tengo bolsas. Esto hace que el uso del iluminador justo bajo los ojos me dé pánico, ya que en numerosas ocasiones se nos ha comentado que esto lo que haría (lógico total) es destacarlas. Así que, aparte del normal miedo de todas de acabar así por exceso de iluminador...
Discúlpenme si se cayeron de la silla...las entiendo.

...yo tenía miedo a intentar conseguir algo así de bonito y acabar con mis bolsas en modo "relieve".

2. Cómo aplicaba, entonces, el iluminador
...pues huyendo de estas famosas, que ambas lo tienen justo bajo los ojos, yo lo aplicaba en la sien y un toquecito en el arco de cupido (curvatura del labio superior). El tema es que "ahí estaba", pero tampoco lucía demasiado.

3. Cómo aplicarlo sí - como yo - tienes bolsas y el pómulo alto.
Lo que me gustó de esta experiencia es que cuando ví que la dependienta se acercaba a ponérmelo cerca del ojo, yo le HICE LA COBRA literalmente (jajaja). "no, no...que tengo bolsas".

...y ella me explicó que si tienes bolsas y el pómulo alto (como me pasa a mí) se aplica de la sien a la zona de abajo del ojo en diagonal y sin pasar del centro del mismo....y queda la mar de bonito!!
Así, sí!!
Les dejo esta imagen donde se ve perfectamente esta manera de aplicarlo...

Y les dejo varias mías donde lo llevo puesto (la mayoría irán saliendo estos días). Obviamente, en mi queda mucho más discreto que en la Olsen, pero es que yo tampoco busco ese rebrillor, solo la ponía como ejemplo de la dirección en que se trabaja...


  

¿Qué les parece? Espero que al menos los consejos les sean útiles (o igual ya lo hacían así). Para mí ha sido todo un descubrimiento.
BESOS!!

@gadirroja en INSTAGRAM