viernes, 18 de octubre de 2013

Look en ocres con la Original de SLEEK

Ya saben que esta temporada me ha dado por los ocres, que además de estar en boga, son favorecedores y muy ponibles para diario. Y dado que en la paleta Original de Sleek, que compré con idea de usarla mucho este otoño, vienen unos preciosos tonos en esta línea, aproveché un día de comida entre amigos para hacer un look ponible y cálido que hoy les muestro.


Para que sepamos de qué tonos hablo, dado que en esta ocasión, las sombras de esta paleta no tienen denominación, les pongo en primer lugar la foto de los potis:

1. Los ojos:
Si miran los tonos de la paleta, encontramos que en la fila de abajo tenemos un oro frío (1º sombra), un marrón muy cálido y rojizo (4ª) y un ocre oscuro (5ª): estos son los tonos que verán en el look.

Como siempre que planteo un degradado, comencé por trabajar la sombra más clara en el lagrimal y la mitad del párpado móvil: los tonos más claros "abren" ópticamente la mirada, y los oscuros, que aportan profundidad, van mejores para destacar la cuenca.

Es por eso que reservé el tono más oscuro de todos para la banana, matizado además con un marrón mate para que el resultado final no fuese excesivo en brillos ya que como ven, estas sombras son muy satinadas. El tono más anaranjado ha quedado entre ambos, dando color al último tercio del párpado móvil y ayudando a crear ese efecto degradado.

Como era un look de día, no ascendí mucho el color para no obtener un resultado demasiado marcado. Lo que sí hice fue delinear con bastante grosor y marcar de nuevo con el tono más oscuro a ras de pestañas inferiores. La waterline, como ven, va en tono piel, una opción que me gusta bastante para los looks de día.

Finalmente, apliqué sombra color piel hasta la ceja para igualar y difuminar el corte de color, y máscara de pestañas.


2. Rostro y labios:
 Pese a que buscaba un aire natural, no me resistí a utilizar una de mis últimas adquisiciones de Clarins: Se trata de un labial de color teja claro que escogió Manolo para mí. En unos días les cuento cómo fue esa compra. Como ven, es un tono muy favorecedor y opino que casa muy bien con los aires cálidos del maquillaje en conjunto.












Para el colorete y la iluminación utilicé una combinación que me encanta: el colorete Rose D'or de Milani (muy cálido) con el iluminador Mary Lou-manizer de The Balm, de acabado frío. Fíjense en la imagen qué contraste de luz y oscuro más bonito dejan ambos en mejillas y pómulos, sin quedar cargantes...








¡Y eso es todo!
Un look en tonos muy otoñales, para cualquier momento...o casi, ¿no creen?
BESOS!

@gadirroja en INSTAGRAM