miércoles, 18 de diciembre de 2013

Diamond Dust...o "a todo metal": la propuesta de Deborah estas fiestas


Ya saben que Deborah Milano es una marca que descubrí hace unos años y cuya calidad/precio, especialmente de sus sombras, me dejó gratamente sorprendida. Este invierno nos ha deleitado con una colección basada en la tendencia de ahumados metálicos que tanto nos ha gustado a muchas de nosotras, y hoy os quiero hablar de algunos de los productos de esta colección. 

Mañana, veremos un look con algunos de estos productos para que los veáis en acción.

1. La sorpresa: pigmentos bonitos y de calidad.
Tonos 02, "Rose" y 04, "Anthracite".
Ya saben que soy "fan de poster" de este formato, por su intensidad y versatilidad. Y sinceramente, no entiendo quien no se anima de una vez por todas con ellos: les prometo que no son tan engorrosos como imaginan y que enseguida se les coge el punto, es cuestión de aplicarlos a toquecitos, sobre una base cremosa y sacudiendo previamente la brocha para que no tengamos excedente de producto.
En este caso, la marca nos deleita con 4 pigmentos en tonos metalizados y de mucha calidad: son muy satinados, de grano finísimo y de color muy intenso.
Además, lo mejor de los tonos es que no son planos en absolutos: el 02 hace gala a su nombre porque, aunque es un dorado frío, tiene efectivamente un subtono rosado que le da un acabado muy especial. El 04 es sencillamente impresionante, porque parece un gris oscuro casi negro, pero vira a verde gracias a sus pequeñas partículas.

La foto del swatch no le hace justicia al Anthracite, abajo ven mucho mejor su "verdor".

2. Y el complemento perfecto: las sombras en stick.
Porque aunque los pigmentos no hay porqué usarlos siempre previamente sobre sombras en crema (simplemente es un consejo para empezar) y además, las sombras en stick tienen muchas más aplicaciones que las de ser base de un pigmento, el caso es que en cuanto a tonos van ideales con los dos que hemos visto anteriormente.
Imagino que el formato les ha recordado mucho a las famosas sombras de Kiko, y debo puntualizar que estas son menos "secotas" y se trabajan mejor (cosa que en caso de párpados secos agradecemos), como contrapartida, no agarran tantísimo como las otras. ¡Ojo! Que se fijan bien y no hacen pliegues, pero sin ser tan secas.
Con respecto a los tonos, como les decía se complementan muy bien con los pigmentos anteriores, aunque también encontramos uno blanco perlado en esta colección. Los que ven aquí son el 04 (beige frío, casi champán) y el 08 (de nuevo un tono antracita, perfecto para ahumados).


3. Los lápices: muy versátiles.
Ya saben que en cuestión de lápices, muchas coincidimos en que el "punto de dureza" es básico para sacarles el máximo partido. Un lápiz muy cremoso nos emborrona el maquillaje en un momento, y en cambio uno duro se hace a menudo imposible de trabajar. En este caso encontramos un grado de dureza y trabajo ideal tanto para la waterline como para trabajarlo de base de sombras, o perfilador. Me recuerdan muchísimo a los de Milani que os presenté aquí con la ventaja de que a estos no se les parte tanto la punta.
Como ven, de nuevo el acabado es metálico, en la línea de toda la colección, y los tonos que ven son el 04 Bronce y el 05 Blue. En la colección encuentran también un tono plata, perfecto para estas fiestas.


4. ¿Y los labios? 

Para combinar con una mirada tan atrevida, Deborah apuesta por un acabado ligero; aunque no necesariamente tan claro como ven en el que les enseño. Éste es el tono 20, y apenas aporta color aunque sí un brillo lleno de destellos con un acabado muy sensual, dando volumen al labio. No es pegajoso.


Como les decía, mañana veremos en acción algunos de estos productos y de paso, una propuesta de look que espero les inspire para estas fiestas que ya mismo tenemos encima.
¿Qué les ha gustado más?
Un besazo!

Me gusta