miércoles, 11 de diciembre de 2013

L'oreal: El arte de la expresión en tus ojos (Look)

Ayer os hablaba del lápiz Colour Riche Le Khol y la máscara Mega Volumen Colágeno 24, que encuadran dentro de una propuesta que me gustaba mucho para esta época por su sencillez y elegancia. En principio se ve muy sencilla, pero a fuerza de mirar la imagen promocional creo que conseguí encontrar algunas claves más para que nos quede un look muy sofisticado y favorecedor gracias a la manera de resaltar no solo los ojos, sino también la piel, en el lugar que se merece. Vamos a verlo.

1. Los ojos: Algo más que negro.

  • Aunque lo que nos llama la atención, de entrada, es el uso del kajal, los ojos están trabajados también con un marrón medio, un tono bronceado, en el párpado móvil y ascendido. De esta forma creamos una base favorecedora que -sobre todo en pieles medias y morenas - va a hacer destacar aún más el delineado posterior.
  • También de forma previa, en el lagrimal apliqué un toque de iluminador. Aunque luego el delineado es muy marcado y "cierra" todo el ojo, de lagrimal a la zona externa, tener un punto de luz previamente hace que el ojo esté más abierto y no corramos el riesgo de empequeñecerlo demasiado.
  • El perfilado está hecho con el kajal, pero sellado con sombra negra mate. Como os decía ayer, considero que el lápiz es demasiado graso para usarlo de delineador sin correr el riesgo de que termine emborronando el ojo. 
  • En la waterline tenemos también el kajal, y finalmente, la máscara en las pestañas. Peinamos y fijamos las cejas, que también van a cobrar protagonismo en un look donde los ojos están tan marcados.

2. La piel, más trabajada de lo que parece.
 Si les impactó tanto como a mi la bonita propuesta que veíamos ayer, seguro que notaron que en la piel hay un juego de claroscuros muy interesante y favorecedor. Ya saben que las formas de aplicar broncer e iluminador se diferencian según el tipo de rostro, en mi caso, yo apliqué...
  • Polvos en formato "perla" en todo el rostro. Estos polvos, que les revisé aquí, dejan la piel luminosa pero sin que esté excesivamente brillante.
  • Broncer, aplicado en horizontal, en sienes, bajo el pómulo y barbilla.
  • Rubor melocotón justo bajo el hueso del pómulo.
  • Iluminador en el arco de cupido y las sienes, trabajado hacia la zona de lo alto del pómulo.



No sé qué les parecerá a ustedes, pero a mi me gustó mucho el resultado:

Quizá porque el negro me endurece mucho, y al trabajar tanto la piel y dejar un acabado tan "sano", contrarresta el efecto del negro y - entonces sí - me veo favorecida con él.

3. Los labios, "solo" con "tu" nude.
Y me explico: si ahora a este look le metemos un nude cualquiera, corremos el riesgo de echarlo a perder. Hay que mantener el buen aspecto conseguido con los juegos de tono de broncer y luz, y para eso nos tenemos que asegurar de que el labial esté dentro del rango de los que nos favorecen.

En este caso llevo el tono "Eva Longoria", que es amelocotonado y conjunta muy bien con el colorete, ademeás de mantener ese aspecto "sanote" del que os hablaba. Os aseguro que - en mi caso, al menos - de haber aplicado por ejemplo un nude virando a rosa, el efecto habría sido muy decepcionante (jajaja).



¡Y eso es todo!
Personalmente, y siendo un estilo bastante distinto al que suelo utilizar habitualmente, me ha gustado mucho y encuentro que es divertido porque varío, me veo "distinta" pero favorecida.

¿Qué opinan ustedes?
BESOS!!

Me gusta