domingo, 20 de julio de 2014

Dos esmaltes, una manicura: Flormar

¿Os apetece una manicura? Hoy vamos a ver una propuesta hecha con dos especialísimos esmaltes de Flormar. La verdad es que es una marca de la que tengo poquita cosa porque no me queda a mano, pero gracias a alguna compra esporádica y a los regalitos de otras blogueras tengo mi pequeña colección y la verdad es que ninguna de las cosas que he probado me han decepcionado.
Pero si por algo es famosa esta marca es por sus esmaltes, así que vamos a verlos mejor.


1. Los esmaltes: Nail enamel
Si algo caracteriza a los esmaltes de esta marca es cumplir la premisa "BBB" que tanto nos gusta:
  • Son buenos de cobertura y duración, y no he dado con ninguno que tinte la uña (lo cual valoro muchísimo).
  • Tienen una gama de colores espectacularmente bonitos, y tonos además, muy especiales de esos "raros" que tanto nos gustan a las potingueras.
  • Tienen precios apañados, podríamos decir que son baratos aunque no alcancen la "baratura" de ciertas marcas low cost, pero teniendo en cuenta la calidad...son económicos.
Los dos tonos que hoy vemos en mi propuesta cumplen ese segundo apartado al completo, porque ambos tienen un toque especial:
El tono JG453 pertenece a una EL así que ahora mismo será muy difícil de encontrar. Ni siquiera aparece en la web de la marca. Es un naranja intensísimo, perfecto para verano, que se adorna con finísimas partículas doradas. No digo "glitter", sino partículas porque no se perciben como puntos aislados, sino como un reflejo al darle la luz a la laca. Se ve mejor en la imagen:

El tono 394 sí que es fijo y es de esos que no te cansas de mirarte cuando los llevas puesto. Una base color marrón whisky se viste de preciosas y finísimas purpurinas de los tonos más insospechados. verdes, plata, rosas y naranjas reverberan según la luz va dando en su superficie.

2. La manicura.
Así que teniendo estos dos tonos tan especiales, ¿quién se resiste a combinarlos?
Utilicé el naranja para hacer una francesa en índice, corazón y meñique y los habituales pulgar y anular los reservé para el bonito tono de glitter.
Además, tenía por casa unas pegatinas del bazar y aproveché para adornar un poquito más las uñas de la francesa aunque debo decir que últimamente - y cuando digo últimamente puedo hablar de un año vista - las pegatinas de bazar me salen malísimas y estoy considerando hacer un pedido a una tienda online de cositas para las uñas porque valen lo mismo y me salen mucho mejores (siempre he pensado que serían los mismos...de China, pero noto esa diferencia de calidad que os comento).
Para terminar, apliqué una capa de top coat para proteger la manicura y terminar de sellar las pegatinas que, como os digo, son reguleras.








Pese al detalle de las pegatinas, conseguí que me durase bastante...y como les digo...¡no me resistía a mirar una y otra vez mis dedos anulares! jajaja

Espero que les haya gustado!
BESOS!

Me gusta