viernes, 15 de agosto de 2014

Cinco propósitos de belleza (Tag)

¿Suelen hacerse propósitos de belleza? Y la "pregunta peliaguda"...¿los cumplen? Aprovechando que fui nominada a este tag, les cuento los míos, los reviso en firme hoy...y prometo traerles mis resultados a un año vista (porque no hay porqué esperar a Enero para empezar a ser constantes, ¿verdad?). 

Aprovecho que el tag me ha llegado ahora para proponerme cuestiones más bien de cara al "verano" (y sus agobios y así el año que viene, de cara a la "operación biquini", comprobar si he sido constante y qué resultados he obtenido.

Eli es una blogger a la que sigo desde hace muchísimo y cuyo estilo me gusta porque es muy ameno, crítico y con mucha personalidad. Así que cuando me pasé a leer su propio tag y me llevé la sorpresa de estar nominada... me hizo mucha ilusión. Les dejo aquí su tag, por si quieren conocer los propósitos que ella se planteó.

Y ahora, vamos a los míos :) Como veréis, los tres primeros están muy, muy relacionados. Y los dos últimos, de índole más mental, también. Y es que ya saben lo que dice el refrán sobre la "mens" y el "corpore" ;)

1. Mi constante problema con el ejercicio.
Mi constante problema con el ejercicio se resume en una circunstancia: falta de tiempo. Llevo una vida activa pero no hago deporte de manera constante desde hace mucho y esto, sinceramente, me crea hasta remordimientos porque me encantaría salir a andar todos los días una hora pero no quiero sacrificar ni mi tiempo familiar, ni mis tareas domésticas, ni por supuesto el rato diario que le echo al blog que para mi, es mi gran hobby.
Así que como no hay manera (y creánme que lo he intentado) me voy a proponer hacer aún un poco más activa mi vida: no usar el ascensor, ir caminando a los sitios siempre que pueda y hacer, todas las tardes, alguna tarea doméstica que implique cierto movimiento (vamos que ver una serie no cuenta jajaja).
Aquí me tienen...en el sofá!! Cumpliendo como una campeona!! jajaja!
A ver si soy capaz de cumplir al menos con estos propósitos sencillos y así me siento un poco menos "oxidada" (sí supieran lo que era yo antes!...me doy penita!!).


2. Y la falta de constancia con la celulitis.
Porque claro...una cosa lleva a la otra. Todas sabemos ya que la celulitis tiene bases hormonales y también que en ciertas constituciones está más presente, pero si a eso añadimos poco deporte y poca constancia con los tratamientos... ya la tenemos garantizada.
Personalmente, me gusta usar anticelulíticos pero al igual que con la limpieza y tratamientos sigo una rutina marcial...con las corporales no tanto. Me va por rachas, así que aquí y ahora me comprometo a ser muchísimo más constante. Además pronto les hablaré de un nuevo tratamiento que me he comprado para motivarme a mantener esta constancia :)

3. ¡Ojito con los kilos, Gadi!
...y llegamos a la tercera "enmienda" (o más bien "jodienda" jajaja!). Cuando empecé con el blog estaba MUY delgada. Era una época en que mis hijas estaban aún muy pequeñitas y aparte de la falta de sueño, el "briegue" era muy grande. Imagino que eso me hacía, con la misma alimentación (vamos, comiendo lo que me apetecía), estar tan delgadita.

No se equivoquen, que yo no quiero volver a ese peso (58 kilos con 1'69 de altura). Al contrario, cuando empecé a ganar kilos de una manera muy progresiva, me veía mucho más guapa y mejor. De hace unos dos o tres años a ahora, vengo pesando 62-63 kilos y encuentro que estoy en mi peso ideal.

...peeeeero claro, una ya no es una niña y me pregunto si eso, unido a los ítems anteriores y al hecho de que nunca me he preocupado demasiado de dietas, no me está haciendo coger peso y volumen de más. Insisto, no me malinterpreten, soy consciente de que no me sobran kilos, pero no quiero confiarme y dejar de sentirme a gusto porque sinceramente, son muchas ya las prendas que he tenido que descartar y algún kilo más que sobrepaso al que consideraba mi peso ideal.

Eso está haciendo que me plantee, por ejemplo, que a veces como demasiado pan (picos, colines en realidad...pero lo mismo es), que picoteo antes de la cena todos los días y que a veces ceno tarde y en cantidad. Así que mi propósito es, simplemente, cuidar estos aspectos para no seguir cogiendo peso, que tampoco es saludable.
4. Risoterapia: Una forma de sentirme bien (y estar más guapa).
Como os decía antes, este objetivo y el posterior son de tipo más bien "psicológico". Me he dado cuenta (la madurez es un grado) de que cuando lidio con problemas (que a veces no son míos, pero en los que me implico) eso me hace estar algo tristona, como falta de energía o incluso un poquito apática.
También me he dado cuenta de que, para sentirme bien necesito REÍRME. Soy una persona muy alegre y si me veo involucrada en épocas de las que les explicaba antes, mi ánimo baja....y mi energía también.
Por eso, cuando identifico esta sensación, le pongo remedio rápido: una comedia, una serie, un monólogo...o gastar una broma a alguien cercano. Reírme un buen rato me renueva, por lo que me propongo buscarlo intencionalmente, cuando vea que me haga falta.

5. ¡Para el carro, chiquilla, para el carro!
Y este objetivo es también relacionado con mi personalidad. Soy nerviosilla y a veces quiero abarcar más de lo que puedo. Eso me frustra, cuando no "cumplo mis metas". Y la vida no es una carrera de fondo.
Afortunadamente, Manolo, que me conoce muy bien, cuando ve que ando "pasada de vueltas" prácticamente me obliga (con mucho cariño y mano izquierda) a darme un respiro.
Me propongo para el año que viene, ser yo misma "mi Pepito Grillo" en este sentido :)


Como ven, variados y con su "chicha".
¿Se animan a participar en este tag?
Espero que sí...no voy a nominar a nadie porque les prometo que lo he intentado y me salía una lista interminable: me daría mucha curiosidad leerlo en sus blogs.
¿Me cuentan sus propósitos?

@gadirroja en INSTAGRAM