sábado, 16 de agosto de 2014

Fimo para las uñas: Consejos e ideas.

Si, como servidora, hacen sus pinitos con el nail art, estarán familiarizadas con estos apliques que - pese a que son bastante sencillos de utilizar - pueden tener su miga para fijarse bien a la uña. Hoy os hablo del fimo y os dejo con algunos consejitos y propuestas para sacarle todo el partido posible.


1. El fimo: ¿Qué es?
En realidad, "fimo" es una marca (igual que cuando decimos "donut" a una rosquilla cualquiera, se ha producido una especie de metonimia curiosa) de pasta moldeable cuyo uso comenzó popularizándose a nivel de artesanos y manualidades. Es parecida a la plastilina, pero tiene la ventaja de que una vez cocida, se queda rígida. 

Alguien debió darse cuenta de que esto era un filón para las aficionadas al nail art y su uso comenzó a popularizarse hace unos años. Hoy día es un aplique básico dentro del mundo de las manicuras creativas.
Normalmente, el fimo para uñas se vende bien en rollos para que los cortes tú misma, o en piezas ya preparadas. Hay una variedad de propuestas, motivos y colorido impresionante y es un material que podemos adquirir por poco dinero.

Las que os voy a enseñar hoy son de Tmart.es, pero ya sabéis que se venden en muchos más sitios tanto online como físicos (bazares, normalmente).

2. Mis ruedas de fimo.
Como os decía más arriba, recientemente adquirí en Tmart un set de ocho ruedas con motivos y coloridos muy variados. Vamos a ver mis favoritos...


Mariposas
Florecillas
Rodajitas de fruta
Corazones

3. Algunos consejos para que quede mejor y un par de propuestas para utilizarlo.
Las primeras veces que te animas con el fimo, si no tienes paciencia para fijarlo bien, te va a durar un suspiro en las uñas y la verdad es que es una pena. Algunos truquillos que me funcionan a mi:

  • Mucho mejor comprar fimo ya cortado, que cortarlo tú. La diferencia de precio no es significativa y el grosor del fimo cortado a mano sí lo es con respecto del que viene en las ruedecitas. Si el fimo es muy grueso, vamos a tener el problema de que no se adapte a la superficie curva de la uña y nos andemos enganchando con todo (pelo, ropa...) y se nos estropeará la manicura fácilmente, además de que a nivel estético queda mucho más bonito si está bien integrado.
  • Una vez tengas las uñas listas para aplicar el fimo (pintadas y secas) aplica una gotita de top coat para fijar la pieza. Hay pegamentos específicos para este tipo de técnicas, pero ¿sabéis qué? A mi me funciona igual un top coat que haya empezado a secarse, de esos que están ya demasiado pegajosos para usarlos. Es, además, una manera de sacarles partido. Aplico una gotita de top coat con un plaito de naranjo o un dotting tool y listo. 
  • Tras ponerla, aplica un par de capas de top coat...con una va bien, pero si das dos es mejor: la superficie queda mucho más igualada y además de sobresalir menos, queda estéticamente más bonito. Mientras se esté secando, aprovecha para darles toquecitos con tu palito de naranjo y así terminarán de adaptarse a la forma de la uña.
Con respecto a como utilizarlo, tirar de la imaginación es ideal, pero os dejo algunas propuestas de cómo lo utilizo yo...

- Con una francesa de color, a juego para dar un toque simpático...


- Para dar un toque a una uña de lunares.



A lo largo de estas semanas les iré enseñando otras propuestas, porque la verdad es que hay mil y una manera de dar un toque divertido y original a nuestras manicuras con ellos.
¿Les gusta usar fimo en sus manicuras?
BESOS!!

Me gusta