sábado, 9 de agosto de 2014

Una canción, una manicura: Hoy, Duende del Sur.

No sé si les he dicho alguna vez que me encanta Chambao. Su música me transmite muchísima paz y tiene letras fantásticas. Además, en su momento fueron toda una ola de frescura porque abrieron un camino a muchísimos grupos "flamenco chill out", que si bien pienso que es un género un poco difuso y hasta cierto punto puede ser un invento comercial, lo cierto es que a mi es un estilillo que me abrió a escuchar muchos grupos nuevos (como los Aslánticos, unos cordobeses que no pueden tener más arte) que se han quedado acompañando muchos momentos de mi vida.
Mi manicura de hoy, va por ellos, especialmente por la canción "Duende del sur" de los malagueños Chambao.
1. Chambao y su "duende del sur".
Como os he dicho en la entradilla, desde el año 2003, en que publicaron su primer disco "Endorfinas en la mente", me consideré fan de las bonitas melodías y las letras profundas en ocasiones y simpáticas en otras de este grupo malagueño.
Mención aparte merece la bonita y única voz de Lamari, una mujer que además es admirable por su lucha contra el cáncer de pecho. No obstante, y aunque Lamari en solitario me gusta, es con Chambao cuando - bajo mi punto de vista - adquiere todo su potencial.
Algo que caracteriza mucho a estos andaluces es el uso de palabras propias de nuestra comunidad. Sin ir más lejos, el propio nombre de su grupo hace alusión a los "tenderetes" o casetillas que se montan - habitualmente en la playa - para relajarse, ver el mar o tomar algo.
En "Duende del sur", además, hacen alusión a la tierra andaluza de la que provienen pero también a esos momentos mágicos, casuales y muy especiales que a menudo encontramos en sus canciones.

2. La manicura.

Que los lunares son un símbolo muy andaluz es un tópico - que a veces hasta cansa - para qué engañarnos. ..pero en este caso, ¡no lo he podido evitar!
Es una propuesta muy alegre por el uso de los tonos y a mi se me hace hasta simpática...

Sobre una francesa hecha con esmalte de estampar (me da mucho coraje dar más de una capa con blanco porque las hago a pulso y dar dos capas es "riesgo de nivel cinco" jajaja) y un toque de esmalte nude, utilicé un naranja con pincel finito para delimitar el área entre la uña al desnudo y la propia francesa, dando un toque de color.
Seguidamente, con un esmalte morado, hice los topitos con un dotting tool. Finalmente, apliqué top coat. El resultado, como les digo, me parece original y simpático.

Aquí les dejo los nombres de las lacas usadas:

¿Les gusta Chambao?
Espero que la manicura les haya resultado tan "flamenca y salada" como a mi :)
BESOS!!

Me gusta