miércoles, 31 de diciembre de 2014

Dos manicuras: Hoy, aires de fiesta


Esta noche se avecina una larga velada y seguro que todas queremos ir coquetas. Pero muchas de nosotras tenemos ya responsabilidades que apenas van a dejarnos un ratito para arreglarnos. Os propongo hoy dos manicuras muy sencillas de hacer y rapiditas que tienen un toque "más allá" de un simple esmaltado.

Cambiando los colores las podemos adaptar a, prácticamente, cualquier combinación.

¡A ver si os gustan!

1. Rojo y plata.
Esta primera propuesta se basa en dos sencillas premisas: la fuerza del contraste (podría ser con oro y negro, verde y plata...) y la decoración con guías y puntos. Como os he contado en la entradilla es muy sencilla de hacer porque con simples pegatinas de guías para la francesa podemos conseguir ese dibujo de las uñas corazón y anular: basta con pegarlas al bies (en lugar de la punta de las uñas como habitualmente) una vez se haya secado bien el esmalte inicial.

Tras retirar las guías (yo siempre lo hago inmediatamente y así me queda mejor que si espero a que se sequen) he decorado con puntitos con una dotting tool (un palillo o una horquilla nos hacen el apaño también). Igual no se percibe mucho, pero el tono de la media luna y el de los puntos es diferente: más acero el primero, más plata el segundo.

 

Os dejo abajo los esmaltes utilizados, sobre ellos podéis encontrar información en sendos post de hace muy poquito:

2. Confetti para las uvas.

Si la propuesta anterior os parece sencilla, ésta lo es todavía más. He usado un esmalte verde pistacho muy claro en todas las uñas y he aplicado un top coat de efecto (lo encontráis en bazares) de la mitad de la uña hacia el final. El único intríngulis es ir dando capas del top coat hasta conseguir la cantidad de glitter deseada. En la uña corazón, además, he usado un esmalte con textura para dar otro aire.
Como os decía, es aún más fácil que la anterior, aunque requiere un poco más de tiempo para esperar a los tiempos de secado del glitter y que no se nos quede un pegote que luego se nos vaya a reblandecer con cualquier toque.


Aunque el top coat que veis - del que ayer os hablaba - es muy llamativo, podemos hacerlo con un esmalte de glitters cualquiera e ir aumentando la cantidad de glitter a medida que llegamos al final de la uña.


¿Han pensado ya la manicura para esta noche?
Espero que, sea como sea, tengan una fantástica entrada al 2015.
¡¡Muchos besos!!

@gadirroja en INSTAGRAM