domingo, 1 de febrero de 2015

Rooibos Nutella (Manicura)


No sé si puede llamarse creatividad, pensamiento divergente o faltarme un tornillo (crean, a menudo me inclino más por ésto último) pero ya saben que me inspiro en cualquier cosa para hacer looks o manicuras. 

La que vemos hoy está inspirada en una riquísima infusión de la que les hablo también brevemente.
Tanto me gustó, que me animó a hacer ésta manicura mientras me la bebía :)
Les cuento porqué...y cómo.

1. La infusión: Rooibos Nutella de Teterum.
Especialmente en invierno - no les he pillado aún el punto a las frías - soy una gran bebedora de infusiones. No os hablo sobre el tema porque considero que no es algo en lo que me sienta con mucho que aportar, simplemente las disfruto.
La que sí sabe de ellas es mi amiga Miss Potingues, como os he contado en alguna ocasión, y fue ella misma quien me hizo llegar esta, a sabiendas de mi glotonería ;)
Teterum es una marca de tés con una iniciativa muy especial: la de las "catas a domicilio". Te hacen llegar los tés a casa (que puedes comprar en su tienda online) pero además tienen propuestas muy interesantes, como la colaboración con ONG's y la filosofía sostenible a nivel social y medioambiental.
Tienen una variedad de propuestas increíble y os recomiendo que las conozcáis porque seguro que no podéis elegir sólo una.
En este caso, vemos un rooibos que ya sabéis que no tiene teína y además tiene propiedades tan interesantes como ser antioxidante, beneficioso para los problemas digestivos, equilibrante a nivel nervioso y diurético (como todas las infusiones, en este caso). Además, habréis imaginado por su nombre que viene acompañado de elementos muy sabrosos y ricos si sois golosillas, como es la cáscara de cacao y la nuez. Tiene también un toque de jazmín.
Yo no tengo tanto arte para expresaros con palabras lo que me evoca el sabor de este té...me resulta más fácil explicarlo con la manicura :)

2. La manicura:



Aunque me cueste hablar de las sensaciones que me evoca un aroma (más allá del "qué rico está" jajaja), sí tenía claro que quería una manicura cálida, coqueta y con un toque dulce. Esas sensaciones, pues, son las que me evocan esta infusión.

Para hacer la manicura utilicé un esmalte marrón rojizo de Flormar, concretamente, el tono 414 que tiene unos bonitos reflejos que en ocasiones rayan el rojo fuego, según le da la luz. Está aplicado en las uñas corazón e índice. Para la uña anular utilicé un tono nude de Sephora, concretamente el "Not that shy". Finalmente, en meñique y pulgar apliqué un dorado de H&M.

 

En cuanto a la decoración,está toda hecha con punzón y es muy sencilla: topos en el anular y dos pequeños corazoncitos en las uñas que van en el tono más oscuro.

Os dejo foto de los tonos usados:


¿Les ha gustado la manicura?¿Han probado esta infusión?
Seguro que, al menos el rooibos sí...¡a mi me gusta en todas sus versiones!
BESOS!!

Me gusta