martes, 8 de septiembre de 2015

¿Cómo afrontas la vuelta a la rutina? Algunas ideas que me funcionan a mi (psicología y bienestar)


Inauguro esta sección mensual de tips de psicología o autoayuda con un artículo que tenemos muy presente ahora: la vuelta a la rutina.






1. Un ánimo "en la buena onda": Porqué es necesario.


Ya sabéis que hace unos días declaré "inaugurado" el otoño en el blog pero entiendo que para muchas personas, la vuelta (al cole, al trabajo, a la rutina al fin y al cabo) está por empezar. Estaréis viendo que suelo ser optimista y enérgica con estas cosas (tener un trabajo que me gusta ayuda muchísimo) pero esto no implica que servidora no tenga sus miedos, inseguridades e inquietudes como cualquier humano que se precie:

  • Mi trabajo me gusta sí, pero también me veo envuelta en problemas, discusiones, opiniones divergentes y conflictos. Esto hace que volver no sea precisamente "un camino de rosas".
  • Los nuevos horarios, el fin de la sensación "tengo días por delante", las obligaciones domésticas, las inquietudes escolares de mis hijas que también se enfrentan a novedades... están ahí.
Seguro que a muchos os sucede lo mismo. Algunas personas lo notan más que otras pero también están quienes, aunque no lo manifiesten o lo adviertan conscientemente...lo sufren. A veces, los sentimientos negativos (miedo, inseguridad, agobio, estrés...) pueden pasar de manera sibilina por nuestra mente...pero ahí están, condicionando nuestras conductas y nuestro bienestar.

Por eso, personalmente, me gusta hacer una especie de "examen de conciencia" a estas alturas, y la verdad es que creo que me funciona bastante bien. Os cuento hoy algunos de los tips que a mi me sirven para afrontar la vuelta a la rutina con ánimo, energía y buen humor:

1.1. Buscar una herramienta...para empezar
Llámala agenda, cuadernito de notas o wordpad de tu ordenador: da igual (qué antigüita yo con el wordpad con la de apps que hay ahora jajaja!!). Bueno, da igual como decía: esta herramienta va a posibilitarnos llevar a cabo los siguientes consejos. Será el "cuerpo material" donde vamos a plasmar muchas de las estrategias que van a ser nuestro soporte emocional para la vuelta a la rutina.
Yo me he comprado un cuadernito precioso para el bolso....ya os contaré dónde en un haul :)

1.2. Hacer una lista de propósitos
Asequibles y pequeñitos; no se trata de plantearnos una meta cuya consecución nos genere otra fuente de estrés, sino justo lo contrario: pequeños logros que nos refuercen día a día y nos ayuden a sentirnos bien con nosotros mismos. ¿Los míos? Prometo un post sobre ellos por si os pueden servir de inspiración.

1.3.  Ilusionarme con cosas nuevas
Nuevos hobbies que no tienen porqué restarte tiempo, sino simplemente llenar pequeños ratitos de descanso: lecturas, música, series, punto o pequeñas manualidades.
Aunque no ha sido un descubrimiento reciente, últimamente estoy disfrutando mucho de los puzzles. Siempre tengo uno "empezado" en un rincón de la casa y me siento a ratitos muertos a encajar alguna pieza. Aunque sea muy lento por hacerlo así...me relaja muchísimo.

1.4. Ama los pequeños detalles
Vivimos en un mundo (incierto) en el que, si atendemos a las rrss, parece que un "día normal" (trabajar, la casa, descansar...) no es un día que cuente...pero eso es una gran falacia. La mayoría de los días son rutinarios y mediocres en muchos casos...salvo que sepas apreciar los pequeños detalles que te rodean: haz el esfuerzo de aprender a valorarlos conscientemente día a día y merecerá la pena.

Y no olviden supervitaminarse
y mineralizarse!
1.5. Revisa, también, tus "beauty propósitos"
Estamos a la vuelta del verano, cambias de horario, de hábitos de alimentación en muchos casos... revisar tus costumbre y tratamientos es básico porque las necesidades de tu piel con el cambio de horario, temperatura, costumbres...también van a cambiar, probablemente.
Añade hábitos saludables a tu "rentrée beauty": mascarillas periódicas, no olvidar la exfoliación, probar una mascarilla de noche...yo os tengo que hablar muy pronto de estos temas :)







1.6. ¡Siempre! RecompénsaTE
A menudo olvidamos, en el día a día, dedicarnos un ratito para nosotros. No influye tanto la cantidad como la calidad de ese momento y el hecho de que funciona como recompensa: Un baño especial, escuchar en silencio esa canción que te gusta o una cena rica (y quizá un poquito "menos healthy" de lo habitual) al final de la semana...¡Te lo has ganado, qué leches!

1.7. Aférrate a tu RED DE SOPORTE: 
La rentrée son momentos de tensión por los cambios, el fin del relax en muchos casos, el miedo a nuevas etapas en algunas ocasiones. Los TUYOS (familiares, pareja, amigos) podrán darte la red que necesitas para encontrar nuevas fuerzas: si no surgen los momentos para compartir por la vuelta a la "vorágine" del día a día...PROPONLOS TÚ. No tienen porqué ser grandes cosas: un paseo, un café a media tarde o una cena sencilla pueden unir más que cualquier ocasión "suntuosa".

...¿Qué os parecen estos tips? Yo estoy decidida a ponerlos en marcha, espero que a vosotros os hayan resultado interesantes.
Ya me contaréis.
BESOS!!

@gadirroja en INSTAGRAM