lunes, 11 de enero de 2016

Una merecida tarde de relax...¡beauty, claro!

De vez en cuando me regalo a mi misma una tarde de mimos "beauty". Sé que muchas lo hacéis también, y hoy me hace ilusión compartir con vosotras cómo me la organizo, y así cotilleamos sanamente ;)
¡Vamos al lío!




1. Porqué habría que tener una tarde "libre" POR LEY ;)
Muchas de nosotras vivimos con un montón de responsabilidades "a la espalda" (y algunas de ellas nos pasan factura tarde o temprano). Trabajo, familia y otras obligaciones que a veces son "auto-impuestas" (tengo que hacer deporte, tengo que ir a la compra, tengo que...) nos generan un ritmo de vida vertiginoso.
Todas las potingueras/coquetas tenemos un punto hedonista innegable, así que servidora, cuando prevé una semana movidita, se organiza una tarde de relax que no se la salta un galgo. Aunque el día oficial del relax es el domingo, cuando tenemos viaje en fin de semana es cuando yo sé que no voy a parar en los siete dias...asi que me doy libre la tarde del jueves...y me la organizo como os quiero contar hoy ;)

Disfrutar plenamente consciente de estas horitas, son buenas para estar bien por fuera...y sobre todo por dentro: nos dan paz, nos ponen de buen humor y nos relajan.

2. Manicura: Puesta a punto.

Aprovecho para limarme las uñas, que es algo indispensable pero que suele darme una enorme pereza mientras veo alguna serie que me guste. Ahora, como veis, me las estoy dejando cuadraditas. A ver cuánto duro, porque la forma natural de mis uñas es bastante redondeada y "me cuesta" acordarme de darles forma cuadrada intencionalmente.

Así, me dejo las manos listas para el fin de semana. Suelo optar por un tono que pegue con todo y dejar los "atrevimientos" para otros momentos porque si voy a estar fuera, no voy a estar pendiente de las uñas ni de combinaciones extrañas de color. El tono 07 de Etnia no cubre bien, así que aplico debajo una capa del esmalte marrón de Kiko que veis en la foto.

3. Mascarilla: ¡Qué faltica me hacía!
Aprovecho también para aplicar una mascarilla. Ya sabéis que voy alternando una basada en arcillas, limpiadora con alguna más nutritiva. Tengo una de Clarins (Désaltérante) que me encanta, pero también ando terminando la de Avène, que me parece fantástica.
Ese día me eché una generosa capa por todo el rostro...y a los minutos mirad como estaba...¡¡mi piel lo había absorbido casi todo!! Hecho que demuestra una vez más, que las pieles mixtas también necesitamos nuestros mimos...máxime cuando vamos cumpliendo años.



4. Hacer listas (parte de mi personalidad compulsiva, sí).
Venga, va... confesad que no soy la única que disfruta secretamente haciendo listas de todo. Esa tarde, y con el viaje a la vista al dia siguiente, me dediqué a planificar conjuntos de ropa para llevarme lo menos posible (lo más combinable posible, pero con estilo, claro!).
...sí...planifico también la ropa interior. Que levante la mano quien se ha tenido que dejar alguna blusa en la maleta por no llevar un sujetador adecuado, jajaja!!

5.... Y preparo complementos.
Cuántas veces no hemos dejado ese precioso pañuelo/collar/anillo sin usar meses y meses porque vamos con prisas para tener en cuenta esos detalles. Conjuntando mis complementos favoritos con las prendas que preparé, no me falta nada...como a mi me gusta ;)

...y me tomo un té muy rico...
...y cotilleo alguna revista o catálogo...
...o leo algún blog o escribo un rato en el mío ;)
¿Y tú, cómo organizas tus relax-beauty?
BESOS!!

@gadirroja en INSTAGRAM