viernes, 5 de febrero de 2016

Trucos y tips para la rutina de belleza "perfecta"

¿Cómo organizar una rutina de belleza? A lo largo de los años, la experiencia me ha hecho ir ajustando, cada vez más, mis elecciones cosméticas a las necesidades de mi rostro. Esto ha sido un “círculo vicioso”…pero feliz: cada vez elijo mejor, los productos me son más efectivos, luego soy más constante con ellos…luego noto más resultados.
Como podéis imaginar, es algo muy motivador partiendo de que, con los años, no es que yo “haya rejuvenecido” (milagros, a Lourdes)…pero sí me veo mejor.
Como consumidora de belleza, lectora y usuaria, tengo a mis espaldas ciertos conocimientos que a mi, personalmente, me son muy útiles a la hora de organizar mi rutina. Y hoy, quería compartirlos con vosotras por si también os resultan orientativos.
1. Observa, observa y observa...tu piel.

 Lo de "piel seca, grasa y mixta" nos lo sabemos todos muy bien. Pero aún hay que matizar muchas cosas: 
  • Siempre digo, por ejemplo, que las "pieles mixtas" son un cajón desastre donde incluímos caracteristicas de epidermis que no nos encajan en las otras dos categorías...mucho más concretas y objetivas. Hay pieles mixtas con/sin acné, con/sin brillos, con/sin poro dilatado...y todas parecen aglutinarse bajo el mismo paraguas. ¿Y las pieles sensibles, qué? Podemos tener piel seca y sensible...pero también grasa y sensible. Las necesidades...no son las mismas aunque la delicadeza sí.
  • Además, con los años, las estaciones y los hábitos...la piel cambia. Con los cambios hormonales, ni te cuento. ¿Lo tienes en cuenta a la hora de elegir productos? Mi piel no necesita lo mismo ahora que hace 5 años...ni en verano, que en invierno. Ni habiendo dejado de fumar...y tras padecer dos brotes alérgicos fuertes (que ya os detallaré).
  • Todo el rostro NO es igual: zona T, contorno de ojos, labios, zona de la papada, donde se deja notar la flacidez antes...En esta línea, le veo sentido al "multimasking" pero no en la línea de volverme loca comprando 5 mascarillas para cada parte de mi rostro. Siempre he tenido claro que mi piel es mixta, pero mi contorno es seco: así que a cada zona, lo suyo.

Y tu piel...¿qué necesita?

2. Ten en cuenta tus hábitos y momentos.
¿Corres mucho por las mañanas? ¿Eres de ducha nocturna? ¿Eres rutinaria y paciente o impulsiva y nerviosa?
Para seleccionar qué y, sobre todo, cuántos productos van a formar parte de tus rutinas es importante tener en cuenta tu costumbres: no tiene sentido comprarte un serum, contorno, hidratante, protector solar...para las mañanas si luego todo son prisas. Vas a conseguir cansarte y apilar tarritos sin gastar.

Si prefieres disfrutar de la noche para relajarte con una ducha, es el momento perfecto para reforzar tu rutina: tira de serum, de mascarillas de noche... todas sabemos también, que es cuando la piel mejor aprovecha los tratamientos. 
Aprovecha tú también.



3. Diversifica cuidados entre tus “momentos beauty”.
No es necesario ni tiene sentido necesitar media hora al día para cuidarse con cremas. Si no...apañadas estaríamos las que tenemos que correr a diario. Entre la mañana y la noche no creo que llegue a los 15 minutos en mi caso,y yo uso bastantes productos: pero intento maximizar el tiempo y diversificar cuidados.
Aplico el serum y mientras, me lavo los dientes para dejar que absorba, siempre llevo un stick de labios en el neceser del bolso por si acaso, me subo la crema de manos y pies a la mesita de noche para que no se me pase...
Reparte tus minutos, y mímate.









4. Busca un rato a la semana para los cuidados esporádicos.
En la linea de lo anterior, igual que creo que es importante sacar unos minutos al día porque ayuda a relajarnos y a sentirnos mejor, dedicar un ratito (más amplio) a la semana para tu manicura, mascarilla facial o capilar, y "poti-ducha"... no solo es un derecho...sino que te hará sentirte más relajada, con mas humor y estar mejor con los tuyos.
"Esta tarde, me la doy libre" ;)







5. Ajusta ofertas y precios…a calidades y necesidades.



Hay grandes productos por los que merece la pena pagar...y productos muy buenos, a precios muy económicos. De todo "en la viña del señor".
Si un tratamiento me va bien y es de alta gama, prefiero ahorrar o comprarme menos caprichos e invertir. ¿Para qué quiero tener 3 sticks labiales de 3 euros que ninguno me va bien? Prefiero gastarme algo más en uno que yo sepa que me funciona.
Pero también es cierto que hay productos económicos que suplen nuestras necesidades: en mi caso y por ahora, la piel de mi cuerpo no es muy exigente: me gusta variar en corporales pero realmente con uno baratito me apaño divinamente.
Y tu, ¿inviertes en cosmética?


6. ¡¡Siempre!! Pide muestra.
Ya lo he dicho muchas veces...pero lo repito. Para ser constante con un producto, tan importante es que nos vaya bien como que nos sea agradable: usar una crema cuyo olor nos molesta enormemente, cuya textura nos da grima o cuyo formato nos resulta incomodísimo...¡al final es una tortura! 
Las muestras ayudan a menudo a comprobar algunos de estos detalles, 
Son gratis, y pueden hacerte descubrir un gran producto...pide por esa boquita




Soy consciente de que he estado revisando productos últimamente y no os he hecho una "actualización de mi rutina". Creo que es importante hacerlo porque puede seros útil, simplemente entreteneros y sobre todo, por clarificar un poco, porque parece que a veces las bloggers de belleza nos volvemos locas "echándonos cremas" y, desde luego en mi caso, soy muy persistente con mis productos y no empiezo otro hasta haber acabado el anterior (salvo que me vaya mal).
En estos días os iré mostrando como tengo organizada mi rutina ahora, con productos que recién incorporé y otros que estoy acabando. Serán post cortitos (con links a productos revisados y presentación de los que están por revisar) pero clarificadores :) 

Y tú, ¿Cómo organizas tu rutina?

Me gusta