jueves, 17 de marzo de 2016

Dermatitis, más allá de lo estético (II): Tratamiento facial que me funciona

Hace un par de semanas os comencé a contar sobre mi problema de alergia. He comenzado con el tratamiento capilar porque los síntomas empezaron por allí: en un primer momento, fue - como os conté - una época de picores y el desagradable tema de las escamas. Muy molesto sí...pero lo que no sabía yo es que lo peor estaba, aún, por llegar.

Hoy os cuento lo que me pasó y qué productos cosméticos me han ayudado a paliar los efectos de la alergia en mi piel.

1. Mi eritema facial: cómo, porqué y precisión sobre el tratamiento.
Para poder entenderlo todo necesito, ahora, contaros cómo mi dermatitis capilar fue degenerando en un terrible eritema de rostro. En esos días (antes de navidad) yo me notaba molesta y tenia rojeces en la piel. Había días en que mi piel estaba más rojiza, y días en que menos.
Yo ya pensaba que era alergia (suelo tenerla en primavera aunque me da en los ojos, no en la piel) porque con este invierno tan primaveral que hemos tenido, hay floración en todas partes y yo vivo en pleno campo y suelo hacer actividad física al aire libre. En ese momento, dado que era una leve coloración de las mejillas y la frente, no le dí mayor importancia. Tampoco estaba segura de que no fuera mi "eccema evolucionado" (acababa de terminar el primer trimestre y siempre son épocas de estrés).
El caso es que una buena mañana, ya de vuelta en casa y en el trabajo...me levanté así:
 

Espero que estas imágenes no dañen vuestra sensibilidad, pero las creo necesarias para que entendáis cómo me sentía: estaba hinchada como un monstruo, los ojos deformados, la cara me ardía horrores, me dolía muchísimo y me sentía abotargada, atontada...también a nivel mental. Enseguida fui a urgencias, donde me pincharon antiestamínicos, me mandaron hacer un estudio de alérgenos y me pusieron un tratamiento temporal.
Aparte de contaros esto para que os podáis hacer una idea de como estaba, quería haceros la precisión de que en ningún momento lo que yo os cuento aquí es un tratamiento: el tratamiento (médico) es el que me mandaron en el centro de salud, tanto el temporal como el definitivo que me ha mandado la alergóloga. Lo que yo os quiero contar aquí es qué productos me calmaron, paliaron y ayudaron a regenerar mi piel, síntoma puro de la alergia.
Siempre, ante estas situaciones, lo primero es lo que yo hice: ponernos en manos de profesionales.
Después, ya con el diagnostico y los fármacos pertinentes, si viene la fase de cuidado de la piel de la que yo os quiero hablar.

Por si tenéis curiosidad, os diré que mi alergia es a los ácaros, al epitelio de perro y al de gato. Aunque son alergias que suelen derivar en problemas respiratorios, rinitis o conjuntivitis, en algunos casos aislados se manifiestan con dermatitis. Y yo he sido una de las "afortunadas".
Más adelante, en otro post, os hablaré de algunos cosméticos que me recomendó la alergóloga y que también me han ido bien.

2. Roséliane de Uriage: ¡Gloria bendita!
En aquellos momentos - y días después también - en que era una "pupa viva" pensar en ponerme nada en la cara me aterrorizaba porque tenia la piel super reactiva y todo (mis tratamientos habituales también) me provocaba escozor. Pero necesitaba utilizar algún producto que me calmase y me hidratase porque tenía la piel como quemada y muy dolorida (días después me pelé, como cuando te quemas del sol, y por tanto seguía demandando hidratación).
Mirando entre mis potingues sin abrir encontré esta hidratante para rojeces de una linea que Uriáge ofrece a las pieles sensibles, con rojeces y/o congestionadas.
 

Es una crema que tiene cierta densidad y un olor levemente empolvado. Debido a que tiene entre sus primeros componentes agua termal, glicerina y manteca de karité, resulta calmante e hidratante también. Fijaos que tiene siliconas...pero en este caso me daba igual: funcionaba.


3. Aceite de rosa mosqueta Dernove.


Como ya sabéis, cuando he tenido problemas de piel , el aceite de rosa mosqueta siempre me ha dado buenos resultados. Me cuadró que no tenia en casa, así que fui a la farmacia y me dieron éste.
 
Me gusta su presentación con boquilla pero lo que no me ha hecho tanta gracia es que no sea aceite de rosa mosqueta 100%... tiene otros extractos y eso no me ha gustado: la próxima vez estaré más atenta al inci antes de pagar (se cree una que por pedir un aceite no hay trampa que cuele...y también!). Ojo, que no me ha ido mal...pero todas sabemos que los que son 100% aceite puro, y si además son de prensión en frío...mejor que mejor.

El aceite lo usaba por las noches para hidratar con mayor profundidad, mientras descansaba esas horas. Al día siguiente, no quedaba ni rastro en mi piel.

Afortunadamente y poco a poco, todo ha vuelto a la normalidad y ya tengo tratamiento estable...pero lo he pasado bastante mal.
Espero que, si estáis en una situación similar, os sea útil este post.
Y si tenéis algún otro cosmético que os funcione en este tipo de situaciones, no dudéis en compartirlo con todas.
¡¡BESOS!!