miércoles, 27 de julio de 2016

Recomendaciones para una dieta MÁS saludable (alimentación, consejos y reflexiones)

En mayo de este mismo año, decidí dar una vuelta de tuerca a mi estilo de vida y hacerlo (aún más) saludable. Aunque había dejado de fumar hacía un año y salía a caminar de 3 a 4 veces por semana, y pese a que comíamos bastante sano en casa, me apetecía, me pedía el cuerpo "algo más".
Hoy os cuento los cambios que he hecho en mi alimentación. Y os enseño los cambios, que son NOTABLES, por si os inspira :)
Este post es una "evaluación" de todos esos nuevos hábitos, pero también una motivación: si he sido capaz de hacerlo en verano...este otoño la reentré va a ser magnífica, porque ya está "todo rodado" en ese sentido :)

Hoy os hablaré de cómo he cambiado mi alimentación y qué tips he incorporado.
1. Alimentación: Siempre es susceptible de mejorar.
La verdad es que yo pensaba, hace unos meses, que comía muy sano. Pero ha sido cambiar mi alimentación y comprobar lo que es de verdad COMER SANO.
Porque sí, en casa apenas comíamos grasas, tampoco fritos y bastante verdura...pero cometía ciertos fallos que - creo - no me sentaban nada bien. También (reconozco) que picoteaba demasiado justo antes de la cena (a partir de las ocho o así) y acompañaba ese picoteo de un vino. 
Es decir, que mi dieta, sin ser mala...era mejorable. Os cuento hoy cómo la he ido cambiando paulatinamente.

2. Los cambios en mi dieta: razonables y con recompensa.

Las infusiones ya las tomaba antes,
pero este verano he aumentado la ingesta: fresquitas y con fruta
son una merienda deliciosa :)

Tras analizarlos y tomar conmigo misma el compromiso de cambiar los hábitos de alimentación que os contaba antes, he asumido que en mi dieta...


- Tomar proteínas: El pescado, los huevos y las carnes blancas (y las rojas, con moderación) son necesarios para que el cuerpo esté tonificado y fuerte. Las legumbres son también fuente de proteína. No hay que tener miedo a las calorías de los alimentos, hay muchas formas de cocinarlos. 

- Contar nutrientes, no calorías: Antes me preocupaba más por los platos con muchas calorías y en realidad, estaba fallando en los nutrientes, porque tomaba pocas proteínas como he dicho arriba. Una dieta saludable debe ser equilibrada. También las grasas son necesarias para mantener nuestro cuerpo saludable, todo es cuestión de cantidades y aliños (los ha más ligeros gracias al uso de especias, vinagretas, aceite acalórico...). Las Dunkans y compañía son dietas enormemente desequilibradas. Si comes de todo, y te mueves no engordas. La clave está en las cantidades.

- Tomar los menos procesados posibles: Como los cambios en mi dieta los he hecho más por salud que por perder peso, he tomado más conciencia que nunca acerca de cuanto de saludables son algunos alimentos. Y la verdad es que, los procesados...son, mayormente, muy poco saludables. Llevan azúcares, féculas, harinas...lee las etiquetas. Tras los "cereales fit", las "mayonesas light" y el "pavo en lonchas" hay auténticas atrocidades gastronómicas... mejor comer un poco pan de tahona si te apetece y sin pasarte que cereales llenos de azúcares "escondidos".

- Cumplir a rajatabla LAS 5 COMIDAS diarias: Desde la facultad...no  merendaba. Asociaba las meriendas con menús infantiles y pensaba que como "el almuerzo me dejaba llena" no necesitaba merendar. Pero claro, justo esa costumbre es la que me impulsaba, luego a las ocho a "atacar" la nevera. Ahora aprovecho esa franja para tomar un par de piezas de fruta, y llego a la cena estupendamente. Como más...y he adelgazado.

- Comer fruta:Como os decía antes, ahora hago más comidas al día y sin embargo, he perdido dos kilos. Mi asignatura pendiente era ésa y la he conseguido superar. Al menos tomo dos/tres piezas de fruta diarias, repartidas entre postres, media mañana y merienda.


- De vez en cuando, un capricho: Esto lo he defendido y defenderé siempre. En mi caso, es en forma de chocolate (un par de onzas al día, mejor negro si es posible) y algún viernes noche que salgo de tapas y consumo lo que me pongan (fritos, por ejemplo, que no como nunca en casa).

3. Los efectos: Motivadores, a tope.
Desde Mayo (comencé a adoptar las pautas descritas arriba entonces) a ahora, he perdido dos kilos. Y eso es lo de menos porque no es lo que iba buscando. Lo mejor es cómo me veo y siento yo: más sana, con más energía...hasta más contenta.
Y por supuesto, más orgullosa de tomar una postura más consciente con mi alimentación y la de mi familia porque la cocina que hago para mi, es la que hay en casa para todos y porque soy modelo para mis hijas de lo importante que es comer de todo, equilibradamente y con conciencia :)

Dos kilos no son ninguna medida que vayais a decir "¡oooh, que barbaridad!" Y es que, sinceramente, no necesito perder más peso ni quiero hacerlo, pero como lo he compatibilizado con ejercicio, yo sí he notado mucho cambio...para mejor. 

Os dejo una foto del antes/después a los dos meses y ya en ella vais a tener pistas de las rutinas de ejercicios que he seguido, pero eso lo veremos en otro post:

A la izquierda, a primeros de mayo de frente y después a primeros de Julio. Lo mismo, de espaldas. Creo que los cambios son notables. Ojo, que se deben a la mezcla del ejercicio y alimentación, no sólo a ésta última. Pero para no extenderme, me he centrado hoy en alimentación.


¿Y vosotras, os estáis cuidando día a día?
En el próximo post sobre esta temática os cuento sobre el famoso bbg y algunos recursos útiles.

Me gusta