sábado, 6 de agosto de 2016

Señoras y caballeros: Métanse sus consejos por dónde les quepan (Reflexiones, psicología, bienestar)

Lo que apetece responder ante ciertos consejos
De un tiempo a esta parte no paro de leer sobre un fenómeno recurrente: la CONSEJITIS aguda.
La consejitis aguda tiene un claro campo de acción cuando nos dedicamos a juzgar a los demás y a ofrecerles luego consejos (aunque no nos pidan ni lo primero, ni lo segundo). Se abona, además, especialmente, cuando hablamos del aspecto físico de la gente.

En el fondo, no deja de ser una manifestación de que la persona que te está dando el consejo es tóxica. "¡Vade retro, Satanás!", pienso yo para mis adentros cuando topo con este tipo de gente...pero lo preocupante es que parece estar de moda...

(pasen y lean)...


De esta manera, me he encontrado consejitis agudas en …

Sí, señor.
¿Alguna perla de sabiduría más?
Me cabrea mucho la consejitis porque, como decía antes, me parece un auténtico atropello y una falta gordísima de educación que alguien dé su opinión sobre el aspecto de otra persona que no lo ha pedido…y más aún que encima ofrezca el consejito de turno “come más, toma el sol, haz deporte,…”.



Pero me cabrea más, todavía, el paternalismo de la persona que primero te juzga, y luego te “salva” con su visión – acertadísima, objetiva y mejor que la tuya que no tienes ni idea, criaturita, mira como vas -. Y me joroba, no porque me diga gorda/flaca/blanca/negra/fofa/musculada/insaertaaquítuadjetivo…no. 

Me joroba porque esa persona se está poniendo en una situación de superioridad con respecto a mi, tratándome como a una niña o al alguien con falta de capacidad para cuidarse y estar saludable (o atractivo en algunos casos, pero esta cae aún antes por su peso: ¿Y si me importa un copón estar atractivo/a? ¿Y si yo , ASÍ como estoy, me veo atractivo/A?

Poniendo un ejemplo, como hice en el post que me inspiro el que hoy publico, os dejo un comentario mío:

Yo estuve años muy delgada,mientras que criaba a mis hijas, porque ambas han sido bebés de dormir fatal. Y me mataba que alguien pusiera en duda mi equilibrio psicológico con ese tipo de comentarios que dices (¿tú comes?). Además, más allá del hecho de que la gente no tiene porqué opinar del aspecto de una (sobre, falte, de alto, de ancho y de todo) mucho menos aún de usar ese paternalismo en el que te están aconsejando todo el rato "por tu salud" (que comas, que no lo hagas, que hagas deporte, que duermas más, que....). Gracias, pero tengo 38 años, me cuido estupendamente y si quiero consejos, ya voy yo al especialista de turno.
¡¡Me cabrea muchísimo!!

…y es que  es así: muchos gorda/flaca/blanca/negra/fofa/musculada/insaertaaquítuadjetivo tenemos unos análisis de sangre matrícula de honor. Y no nos hace falta que venga nadie con sus consejitos.
¿Verdad que no?
Que los consejos se pueden dar de muchas maneras.
Y que la gente te quiere, y puede ser un “telodigoportubien” (que buena web aquella, qué lástima!)…pero …

¡¡NO hija, no!!

Señoras y caballeros…métanse sus consejos por dónde les quepan.

¿Te has topado alguna vez con alguien que padeciera la consejitis aguda? XD


BESOS!!

@gadirroja en INSTAGRAM