viernes, 30 de diciembre de 2016

Base Accord Parffait de L'oreal y corrector SuperStay de Maybelline (Doble review)


Hace unas semanas acabé una base de Deborah (la Dress Me Perfect) que me ha gustado mucho para usar, tanto en pleno verano, como a lo largo de este otoño que acaba de terminar, mezclada con otras más claras y así ir adaptándola a mi gusto. Al terminarla, me propuse buscar una sustituta: Uso a menudo mi adorada True Radiance, pero me gusta tener otra a mano para simultanear.
…la pregunta del millón, era cuál.
Os cuento porqué la de L’oreal fue la elegida, y os hablo de sus características.
Y de un corrector de Maybelline, porque estaba en promo y cayó también J
¡Vamos al lío!

1. Qué le pido a una base…y porqué la Accord Parfait.
Para comprender por qué me decanté por esta base, es mejor que os recuerde antes cómo me gustan a mi los maquillajes.
  • Textura: Me gustan líquidos. Si la textura es algo cremosa, tampoco me molesta, pero no quiero que sea demasiado densa porque se me hace pesada. Tampoco suelo entenderme con los formatos mousse. Me gustan, sobre todo, LIGERAS. Y que no transfieran.
  • Cobertura: De baja a media. No porque no me guste lucir una piel perfecta con una base de alta cobertura…sino porque no he encontrado la base de alta cobertura que se sienta ligera sobre la piel y que no sea demasiado “evidente”. Me gustan las bases que aparentan ser naturales y, por desgacia, es un aspecto que sigue reñido con la cobertura. Ah! Y ODIO que marquen poros.
  • Color: Otro aspecto importante. Soy morena y muy bronceable. Pero no me gustan las bases de subtono amarillo porque me dejan cetrina. Me gustan (y favorecen) las de subtono rosado, pero pude comprobar el otro día que, por desgracia, siguen en clara minoría frente a las otras dentro del abanico que ofertan las marcas. Tampoco me gustan las que oxidan (las de Kiko o Essence, hasta hace poco – ahora no lo afirmo porque no las he probado – me dejaban naranjita con el paso de las horas).
  • ¿Mate o luz? Curiosamente, este aspecto ME DA IGUAL. Como no tengo brillos, no suelo buscar específicamente acabados mate. Eso sí, si los uso no quiero que apaguen: volvemos a lo de antes; a menudo, la oferta de bases mate en el mercado iba asociado a alta cobertura y pesadez, aunque la cosa ha mejorado mucho estos últimos años. Sea como fuere, es un aspecto que me resulta indiferente.
  • Precio: Me da igual. Si me va bien, me da igual gastarme cuarenta euros en una base porque es un aspecto muy importante del maquillaje, la voy a usar a diario y la voy a rentabilizar por lo que duran. Eso sí, cuando compro bases de alta gama voy a lo seguro y siempre previa muestra o producto antes usado (como me pasó con la True Radiance, que la recibí de Clarins y la he repuesto sin pena alguna porque me parece fantástica). En este caso, como iba un poco a ciegas, me centré en gamas medias.
…creo que no me dejo nada. Pero además, hay otros aspectos que influyeron en mi compra:

Fui a reponer la Dress Me Perfect de Deborah que, como os decía en la entradilla, me gustó mucho…pero el siguiente tono al gastado, uno más claro, el 04…lo vi muy amarillo en subtono. 
Lo mismo me pasó con la HD Liquid Coverage de Catrice: fui a mirarla, tentada por las críticas positivas que tiene, pero sus tonos oscuros son todos con subtono amarillo.

Total, que allí me ví en Primor dando vueltas por los stand a ver si daba con alguna base que cumpliera todos los puntos enumerados anteriormente. Y encontré la Accord Parfait, que aparentaba hacerlo.
Vamos a  verla mejor.

2. Base Accord Parfait.

Las indicaciones de esta base hacen referencia a la capacidad de adaptarse a tu propio tono (aunque claro está, partiendo de uno que vaya contigo, milagros no hace), lo ligera que resulta y su resultado natural. Sí cumple estas premisas.
Como veis, se presenta en envase de cristal con difusor. Sé que muchas preferís botes de plástico pero yo tengo un punto pijo que hace que me sienta irresistiblemente atraída por una base en envase bonito,con una presentación en condiciones. Los botes, para los champú están muy bien (jajaja, léase con voz de Nati Abascal o Carmen Lomana, a elegir ;)

En cuanto a su textura, es líquida y ligera y apenas se siente sobre la piel. Es cómoda de llevar y no tiene problemas de transferencia ni de oxidación sobre la piel.
Su duración no es "extra", pero tampoco parchea, es buena. 
Como más me gusta aplicarla es con las manos, pero no es porque la base tenga ninguna característica especial que haga más recomendable esta opción sino porque, simplemente, me gusta más así aplicar las bases de un tiempo a esta parte.
De esta base encontramos 12 tonos que se dividen según su subtono rosado (R), neutro (N) o dorado (D) y este factor, como he explicado antes, es uno de los aspectos que me hizo decantarme por ella ya que me noto mucho más favorecida con maquillajes que tienen subtono rosado y, curiosamente, me resultan algo más difícil de encontrar. El mío es el 5-R (Sablé rosé).


Con respecto a su precio, ya sabéis que varía muchísimo según lugar de compra. En Primor me costó 13'50 pero es que además tenían un 20% en segundo producto de la marca o de Maybelline, de ahí que me decantara por el corrector que ahora os destaco.
Os dejo foto con sus ingredientes, no muy diferentes de los de cualquier base convencional por las siliconas aunque a su favor diré que tiene glicerina entre sus primeros ingredientes y eso la hace hidratante.
En general y por todos los puntos que os he comentado, es una base que me ha gustado mucho porque se adapta muy bien a lo que pido a estos productos.

3. Corrector Super Stay 24h.

El poder de las ofertas: no iba con idea de buscar un corrector, pero sucumbí al descuento. Eso sí, ya que lo hacía lo hacía bien y busqué un corrector que respondiera una vez más a mis gustos en este tema. Curiosamente, no les suelo pedir mucha duración - aspecto que está entre sus indicaciones en el primer lugar - por el mismo motivo que expliqué a la base, pero sí les pido que:
  • Queden naturales, no cuarteen, sean ligeros: No tengo ojeras y sí arrugas de expresión así que odio los correctores densos porque me las marcan más.
  • Formato "tipo gloss": Como veis en la foto. Tiene que ver con que otros formatos (barra, stick, "pan") se caracterizan por tener correctores más densos de los que huyo por los motivos explicados en el punto anterior. También hay correctores ligeros en formato pincel, pero suelen terminar muy sucios y presentan dificultades para darte la cantidad que necesitas (cuando ya llevan uso, suelen "relajarse" y en una pulsación te dejan corrector para una semana, ¿no os ha pasado?).
  • Tono adaptable a mi piel.
  • Precio medio o asequible: Como no tengo pigmentación en la zona y tampoco necesito mucha duración, aquí no veo mucho sentido en invertir en alta gama, sinceramente.
Pues una vez más, lo cumple casi todo. Y digo casi porque le encuentro el pero del subtono: aunque al probarlo en tienda me pareció rosado, resulta que es amarillo. Por suerte, con las semanas de uso puedo garantizaros que no oxida (sino sería horrible). Me gusta más el Dress Me Perfect de Deborah, aquí lo tengo claro. Pero bueno, piqué por la oferta y mal producto no es, al César lo que es del César. Su precio fue 7'99 y el tono es el 02, Medium.

¿Conocíais alguno de estos dos productos?
Espero que os haya resultado interesante.
¡¡BESOS!!

Me gusta